Atletismo

Primer mundial indoor sin Ruth Beitia en diecisiete años

Ruth Beitia./EFE
Ruth Beitia. / EFE

La selección española de atletismo desembarca en Birmingham en su primera cita internacional tras la retirada de la saltadora cántabra

ALBERTO POZAS

La selección española de atletismo ha desembarcado este miércoles en Birmingham para afrontar su primer mundial indoor sin la capitana Ruth Beitia en casi dos décadas. Una cita ya de por sí desagradecida para un combinado nacional con una media inferior a los 25 años que basa sus mayores esperanzas en la batuta de Adel Mechaal en los 3.000 metros lisos, el arrojo de Óscar Husillos en los 400, el oficio de Álvaro de Arriba en los 800 y la calidad de Ana Peleteiro en el triple salto.

El mundial indoor que arranca este jueves y concluye el domingo supondrá la prueba de fuego para una selección de atletismo que, en los últimos años, ha hipotecado su éxito en esta competición a las piernas de la mejor atleta de la historia de España. Ruth Beitia ha sido nuestra única medallista de las dos últimas ediciones y ha conseguido el 50% de las preseas de la selección española en la última década: tres de las seis preseas conseguidas por España desde la edición celebrada en Valencia, en 2008, lucen en la vitrina de la cántabra junto con sus zapatillas.

Diecisiete atletas españoles, casi la mitad debutantes, afrontan esta edición del mundial de pista cubierta con pocas esperanzas de medalla, pero enarbolando la bandera del futuro deportivo del país. A sus 27 años, el catalán Adel Mechaal es el que más posibilidades tiene de subir al podio en unos 3.000 metros lisos sin grandes estrellas más allá del etíope Gebrhiwet, el vigente subcampeón Ryan Hill y el peligroso mediofondista marroquí Iguider. El de Palamós llega a Birmingham en calidad de campeón de Europa de la distancia, doble campeón de España y con su apoteósica última vuelta del mundial de Londres muy presente en la mente de todos sus rivales. Correoso y competitivo, Adel Mechaal comparece agazapado en el noveno puesto del ránking mundial del año con la vista puesta en lo más alto del podio.

Más información

Esperanzas en el 400 y 800

Óscar Husillos y Álvaro de Arriba son otros dos nombres a seguir en este campeonato. El de Astudillo viene de batir los récords de España de 400 (45.86 segundos) y 200 metros (20.68), y de asombrar al mundo doblegando al checo Pavel Maslak, todo un doble campeón mundial indoor, ante el público de Madrid. En lo más alto de su carrera, el palentino todavía tiene pendiente demostrar que es un velocista de primer mundial, y los más optimistas le ven en la final de Birmingham emulando al mejor Cayetano Cornet, bronce dos veces en esta competición. Por su parte, Álvaro de Arriba llega con la tercera mejor marca de los participantes en el siempre anárquico ochocientos. El salmantino amagó hace unas pocas semanas con batir el récord de España de la distancia, pero en Birmingham tendrá delante a algunos de los pesos pesados de la especialidad, entre ellos al cinco veces campeón de Europa, Adam Kszczot.

España llega al Barclaycard Arena de Birmingham con posibilidades de conseguir más de un metal en velocidad, fondo y medio fondo

El factor sorpresa llega en la maleta de Ana Peleteiro: la gallega busca en este mundial el campeonato definitivo en el que reivindicarse como realidad y no como promesa del triple salto español, después de ser séptima en Londres el año pasado. Un invierno muy regular por encima de los catorce metros ubican a la discípula de Iván Pedroso entre las candidatas a conseguir un puesto de finalista, con permiso de su compañera de entrenamientos Yulimar Rojas, campeona mundial el año pasado. Ana Peleteiro, como siempre, con la incógnita de hasta dónde llegará cuando llegue su salto perfecto.

Birmingham, pista talismán

Para España, llegar al Barclaycard Arena de Birmingham implica volver al lugar del crimen. El combinado español consiguió aquí su mejor resultado en 2003: seis medallas encabezadas por el título de campeón mundial de Manolo Martínez en peso y los destellos de Yago Lamela o Glorie Alozie en uno de los capítulos más brillantes del atletismo español.

El spot promocional de ese campeonato utilizó la frase "Vamos sobrados" para transmitir la solidez internacional de la que gozaba la selección española. Esta semana, a los nuestros no les sobrará ni un gramo de fortuna, calidad y saber estar en su primer test internacional de la era post Beitia.

Fotos

Vídeos