Más deportes

La prevención, aliada para los atletas

Varios corredores participan en la última Subida al Veleta.
Varios corredores participan en la última Subida al Veleta. / RAMÓN L. PÉREZ

El cardiólogo José Luis Martí cree que deben exigirse exámenes del corazón para los participantes en pruebas de fondo

Julio Piñero
JULIO PIÑERO

La proliferación de carreras populares de media y larga distancia ha traído consigo que surjan más casos de muerte súbita. Algunos atletas realizan unos esfuerzos físicos extremos sin saber que pueden sufrir alguna alteración cardíaca que conlleve un enorme susto. No existe la obligación por parte de los organizadores de estas pruebas de someter a los participantes a unos exámenes médicos y esa responsabilidad se deja en manos del propio corredor.

Para intentar rebajar el número de casos y que exista una mayor seguridad para los deportistas, el cardiólogo granadino José Luis Martí cree que debe ser imprescindible que cualquiera que quiera participar en una carrera «se someta a un examen cardiológico y aporte un informe antes de tomar parte en una prueba, que no se quede en la simple inscripción, es necesario un chequeo del corazón».

Un atleta que participa en este tipo de carreras puede también evaluarse en parte si logra calcularse la frecuencia del pulso en esfuerzo mediante los relojes que existen hoy en día en el mercado. De esta forma sabrá si cumple con la frecuencia cardíaca óptima. Desde 220 se debe restar una cantidad que corresponde a la edad de la persona. La cifra que se obtiene de esa resta será la frecuencia máxima a la que se puede llegar en pleno esfuerzo.

«Está claro que el ejercicio físico adecuado previene incluso las enfermedades cardiovasculares, baja el pulso, controla la presión arterial, reduce el colesterol malo, controla la diabetes y dilata las arterias coronarias. Es como una rehabilitación cardíaca. Lo que ocurre es que se debe realizar con moderación y no orientarlo tanto al carácter competitivo si no se cuenta con un entrenador o un nutricionista como los que tienen los que son más profesionales», indica el doctor Martí.

Piensa que a veces la muerte súbita en el deportista no se puede prevenir a pesar de los reconocimientos médicos, pero sí cree necesario que todo el mundo sepa cómo actuar ante un paro cardíaco. «Para eso existen los desfibriladores automáticos, que puede manejar cualquier persona formada».

Desfibriladores

La Caja Rural de Granada puso en marcha un programa que consistía en adquirir y entregar a algunos municipios estos aparatos y formar para su utilización a personal no médico. Ese programa de prevención primaria coronaria resulta muy útil para los ciudadanos. En Cataluña y Baleares ya se desarrolló la instalación de desfibriladores por parte del cardiólogo Josep Brugada.

No es fácil detectar los deportistas predispuestos a una muerte súbita. Aún así, el cardiólogo José Luis Martí sostiene que «por debajo de los 30 años se puede deber a una miocardiopatía hipertrófica y una estenosis aórtica o subaórtica. Son enfermedades que se pueden diagnosticar por un cardiólogo con una ecocardiografía y un cateterismo cardíaco». Por encima de la treintena el paro se origina por una enfermedad coronaria y la placa de ateroma, que se rompe por un ejercicio físico excesivo o por estrés grande.

Martí propone un estilo de vida cardiosaludable. Las reglas básicas son «seguir una dieta mediterránea, aunque no hay que dejarse llevar por los consejos publicitarios. También realizar ejercicio físico diario moderado y conocer cada uno sus factores de riesgo coronario».

Fotos

Vídeos