ATLETISMO

Mario Olmedo y la ambición por coronar la cima

Mario Olmedo corre por el bosque, se siente libre en la montaña.
/RAMÓN L. PÉREZ
Mario Olmedo corre por el bosque, se siente libre en la montaña. / RAMÓN L. PÉREZ

Este granadino de 24 años ha tomado la arriesgada decisión de dejarlo todo para ser el mejor corriendo por la montaña

JOSÉ IGNACIO CEJUDO GRANADA

Mario Olmedo salió a correr hace cuatro años con su primo por los Cahorros, su paraíso personal, cuando atisbó un pico alto que le despertó una atracción especial. Quiso coronarlo y a los días llenó la mochila de provisiones y abrigo y lo hizo. La sensación tan indescriptible que experimentó allí arriba le convenció para dedicarse a la montaña y a correr por ella, al trail. Ahora, con 24 años, ha decidido jugársela a una carta para ser el mejor del mundo en ello. Es un adelantado en un universo de perros viejos y tras firmar por el Prozis Xtrail Team portugués se ve con más opciones que nunca.

Ningún otro deporte le supo como lo hace la montaña. Mario Olmedo ha practicado fútbol en todas sus modalidades, incluso al americano, y también conoce el atletismo. Sus prioridades cambiaron el día en que un amigo le mandó un vídeo motivacional sobre running que le hizo descubrir el trail con 19 años. «Encontré un deporte que consistía en correr por la montaña, por lo que debía gustarme. Así empecé, por la Fuente de la Bicha porque vivo al lado, y luego por los Cortafuegos, los Neveros, el Llano de la Perdiz y los Cahorros», recuerda.

Se enganchó a la libertad de poder alcanzar cimas sin más herramientas que sus pies. «No necesitas una bici ni unos esquís, sólo unas zapatillas y tus piernas», señala. «Me encanta ver muchos paisajes en una tarde», añade. Su primer club fue el Bicha de Puente Verde y también ha pasado por el Olimpo. En su paso por clubes granadinos aprendió que «la amistad prevalece».

En los cuatro años que suma corriendo por la montaña hay «un antes y un después». El pasado agosto logró un cuarto puesto en la OCC de Chamonix (Francia), una de las carreras de Ultra-Trail del Mont-Blanc más importantes. «No me lo esperaba, había mucho nivel. Ahí fue cuando vi que debía dedicarme porque podía llegar, siempre me lo había imaginado pero ahí di el paso», detalla Olmedo. Ese y el 14º puesto el año pasado en Zegama -«la final de la Champions de esto»- en el País Vasco son sus mejores resultados.

El de las carreras de montaña es un mundo al que suelen acudir atletas muy experimentados. «Aquí vale más un perro viejo que un cachorro», resume Olmedo. «En las pruebas rápidas tenemos más velocidad pero la experiencia es un grado. Yo lo descubrí tarde pero con la ilusión de disfrutar de la montaña y ganando se termina convirtiendo en un estilo de vida. La veteranía es importante pero lo es más saber aprender de ella, yo me he empapado de los consejos y las experiencias de grandes corredores. Es un plus, me ha hecho avanzar cinco años», explica bien el granadino.

Tras su paso por Buff acaba de firmar por el Prozis Xtrail Team, un equipo portugués prácticamente nuevo. «Me comentó su proyecto y me gustó mucho. Creo que me va a repercutir más económicamente y en posibilidades. Una marca puede ser muy potente pero si no apuesta por su corredor da igual, no es sólo el dinero sino que te valoren», comenta. Mario Olmedo, que ya entrena y vive como un profesional pero no cobra como tal, creía en diciembre que en 2018 tendría que costearse por sí solo su calendario. La oportunidad de Prozis surgió a tiempo. «Estoy ilusionado, tengo objetivos ambiciosos para este año. El día 28 tengo una carrera importante internacional en Portugal y quiero medirme», asegura.

Olmedo estudió Diseño Gráfico y ahora hace un curso de quiromasajista pero su mayor dedicación ahora mismo es «entrenar y competir bien». Se ejercita los siete días de la semana, sube dos o tres veces a la montaña y complementa con bicicleta y natación el día que descansa. Se siente un privilegiado por poder entrenar en Granada. «No sé por qué se cree que todo el sur es llano. Tenemos el pico más alto de la península en Granada, llano, alta y mediana montaña, carreteras, puertos de carretera... todo. Para un atleta, Granada es un paraíso también por la temperatura y el clima», analiza.

Cuando se le pregunta por sus sueños, Olmedo no se limita a pensar en ser profesional sino «en ser el mejor». «Quiero ver hasta dónde puedo llegar. No mucha gente puede decir que tenga un sueño y quiera ir a por él, todos terminamos acomodándonos en un trabajo que nos dé mil euros al mes. Mi decisión es arriesgada pero creo que es el momento y tengo la oportunidad de hacerlo. Al menos lo habré intentado», se reafirma. Cree que el trail va a profesionalizarse pronto: «Cada vez se mueve más dinero, quiero dedicarme a esto como lo hace un futbolista u otros deportistas. Hay dinero pero mal regulado, se paga a vendehumos mientras otros no tenemos tiempo para vender la épica. Esa gente hace daño».

Sus paisanos le reprochan que no corra más por la provincia, pero nada le gustaría más. «Ojalá pudiera, pero si quieres luchar por algo tienes que ir donde estén los mejores, y eso es en Barcelona o País Vasco o fuera de España. Intento escaparme pero uno no siempre puede hacer lo que quiere», se resigna. Mario Olmedo lo tiene clarísimo, cristalino, como si apuntara en un día sin nubes hacia el próximo pico a coronar.

Fotos

Vídeos