Fútbol

José Callejón hace historia en la Serie A

José Callejón celebró así su gol del sábado al Hellas Verona que lo convirtió en el máximo goleador./EFE
José Callejón celebró así su gol del sábado al Hellas Verona que lo convirtió en el máximo goleador. / EFE

El futbolista encontró hace cuatro años en Nápoles al club en el que más protagonista se ha sentido y ahora pelea por el Scudetto ante la Juve. El motrileño supera a Luis Suárez, único Balón de Oro de nuestro país, como máximo goleador español

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDO

El motrileño José Callejón se encumbró el pasado sábado como el español más goleador en la historia de la Serie A. Con 52 goles ha superado en su quinta campaña en Nápoles a Luis Suárez, el único Balón de Oro que ha dado este país y que sumó 51 entre Sampdoria e Inter de Milán, sobre todo, en doce temporadas. Según quién y cómo cuente los tantos, algunos atribuyen al extremo granadino 53 dianas por un extraño gol olímpico hace unas semanas ante el Sassuolo. Este curso ya suma seis dianas.

El sábado ante el Hellas Verona se zanjó la discusión. Ahora sí, José Callejón puede presumir con todas las de la ley de ser el máximo goleador español en una liga tan complicada como la Serie A, históricamente un campeonato poco apacible para jugadores de nuestro fútbol. Los trabajados entramados defensivos italianos, en tierra de 'catenaccio', no hicieron más que agudizar el ingenio y el instinto del motrileño para siempre encontrar el espacio libre y mostrar su mejor versión.

Este curso, además, su rendimiento va en consonancia con el de su equipo, eterno aspirante al 'Scudetto' con grandes ideas pero siempre aplastado por la dictatorial Juventus. El Nápoles ha sido campeón de invierno bajo la batuta de Maurizio Sarri y, tras veinte partidos, aventaja en un punto a los de Turín. Ambas escuadras se enfrentaron el primer día de diciembre en San Paolo, y un gol del otrora ídolo y ahora odiado Higuaín a los diez minutos decantó la balanza. Pese a ello siguen líderes.

Del José Callejón que aprendió a pelotear en Motril quedan muchas cosas, entre ellas el amor por su tierra y su afán por la travesura, antes con su hermano gemelo Juanmi y ahora con sus aliados Hamsik e Insigne en el Calcio. Sus antiguos entrenadores en el Costa Tropical recuerdan todavía las trastadas de los hermanos dentro y fuera del campo, siempre en continuo engaño a maestros y árbitros por su parecido.

Sus padres regentaron hasta hace poco un puesto de frutas en el mercado municipal de Motril. Él, antiguo capitán del Motril en Segunda B, fue quien les inculcó la pasión y el madridismo a muerte. Los gemelos intercambiaban pelotazos mientras lo veían competir. De ahí a patearse todos los campos de tierra de la provincia. Juanmi en la banda alimentaba el hambre de José, delantero centro. El fútbol profesional empujó más tarde al punta hacia la cal sin perder la vocación.

En 2002, tras proclamarse campeones de Andalucía con la selección granadina, el Real Madrid los reclutó para su cadete A. Ahí comenzaron una andadura que los llevó a ganarse sus contratos con el Mallorca, Juanmi, y con el Espanyol, José, por una cantidad que rondó los dos millones. Sus inicios fueron desacertados de cara a gol, aunque hizo un golazo en el Camp Nou, en Copa. Convivió durante su primera temporada con Dani Jarque y lloró su pérdida. Mauricio Pochettino le sacó todo el jugo ya como extremo. En su última campaña en Cornellá logró seis goles y siete asistencias, protagonista en un equipo revelación. En mayo de 2011 el Madrid lo recompró por 5 millones.

Vuelta al Bernabéu

De vuelta al Bernabéu se convirtió en uno de los soldados más fieles a José Mourinho. Desde el principio formó parte del círculo íntimo entre Casillas, Ramos, Arbeloa, Granero, Higuaín o Xabi Alonso, el responsable del apodo 'Calleti'. Fue un suplente utilísimo, firmó cinco goles y enamoró a todos por su entrega, su entusiasmo y su carisma con el pelo de punta. Celebró cada gol señalando el escudo con firmeza. Ganó la Liga en su primer año y pasó por Los Cármenes con derrota. Cuando Ancelotti relevó a Mou encontró refugio y protagonismo en el Nápoles de Rafa Benítez.

Su rendimiento en Italia fue inmediato, al calor de los 'tifosi' y junto al mar, como en Motril. Desde aquel primer año tuvo razones para soñar con el 'Scudetto'. Marcó quince goles de pura verticalidad. Ahora se sale con Sarri. Su Nápoles es un equipo de autor con una jugada patentada: el balón de Insigne al desmarque en profundidad del motrileño. Una alianza letal. No ha sufrido una sola lesión en Italia, donde llegó a jugar 113 partidos consecutivos. Callejón es el mejor futbolista granadino de la historia. Todavía ambiciona el 'Scudetto' y acudir al Mundial, y quiere cumplir ambos sueños en pocos meses.

Fotos

Vídeos