Patinaje artístico

Javier Fernández se alía con el Ballet Nacional para «exportar» la cultura española

Javier Fernández (2d), con el Ballet Nacional de España. /BNE
Javier Fernández (2d), con el Ballet Nacional de España. / BNE

La próxima coreografía del bicampeón del mundo lleva música de Ernesto Lecuona, con la voz de Plácido Domingo y la guitarra de Paco de Lucía

EFEMadrid

El patinaje artístico y la danza española comparten «perseverancia y tenacidad», y por eso a Javier Fernández y al Ballet Nacional de España (BNE) no les ha costado trabajar juntos la próxima coreografía del bicampeón del mundo, con música de Ernesto Lecuona, la voz de Plácido Domingo y la guitarra de Paco de Lucía.

El patinador madrileño, dos veces campeón del mundo en su disciplina (2015 y 2016) y seis de Europa, y Antonio Najarro, director del BNE, que celebra este año su 40 aniversario, han explicado este jueves en un encuentro con los medios cómo ha sido su trabajo conjunto.

«Llevo más de 15 años colaborando con el patinaje artístico sobre hielo y en ese tiempo he intentado acercar la danza española a este deporte. Ahora, con Javier, hemos hecho un programa que consigue una brillante representación de nuestro arte en todas sus expresiones», ha explicado Najarro.

Fernández se presenta a un «público de 360 grados», es decir, un espacio muy diferente al que maneja un bailarín en escena, y por eso Najarro y él trabajaron coreografías que tienen como «secreto» el detalle, la expresión y los movimientos.

El patinaje artístico sobre hielo, han dicho, se fundamenta en interpretar una pieza musical sobre una pista de hielo, realizando piruetas, giros, saltos y acrobacias, los elementos que valoran los jueces y eso se tiene que tener muy en cuenta en la interpretación artística.

La idea, «una oportunidad única de exportar la cultura española», nació de Javier Fernández (1991), conocedor de la experiencia de Najarro en coreografías para patinadores y de «la excelencia» del BNE.

«La danza es un vehículo que se puede asociar al deporte y comparte valores que ayudan a construir la modalidad olímpica del patinaje artístico, ha precisado Najarro.

Para Javier Fernández ha sido un «reto personal» enfrentarse a un mundo «mucho más técnico que trabaja el detalle». «Imagínate que tienes energía hasta en la punta de tus dedos», ha comparado para describir cómo fue el inició de su trabajo con el BNE.

En los planes del patinador siempre ha estado el deseo de trabajar con música española y admite que durante el proceso ha «ganado cultura»: «El trabajo de la danza es muy difícil pero eso la hace inspiradora».

Fernández asegura que el «transferir» lo aprendido «al hielo» le resultó «extraño» porque «son dos mundos diferentes al fin y al cabo», una percepción en la que han coincidido los bailarines Sergio Bernal y Eduardo Martínez, con los que ha hecho una pequeña demostración de su trabajo juntos.

Najarro ha añadido que todo el equipo del BNE está «luchando» para «difundir» la danza española en todas «las vertientes» posibles y que durante los últimos 40 años ha logrado la permanencia de «técnicas de baile y formas estilísticas» de danza para situarse como el «máximo embajador» y «principal» exponente de la danza española en el mundo.

Fotos

Vídeos