Atletismo | Mundial de Birmingham

Echevarría se disfraza de Iván Pedroso, la escuela cubana está de vuelta

Juan Miguel Echavarría celebra el triunfo./REUTERS
Juan Miguel Echavarría celebra el triunfo. / REUTERS

La última perla de la isla caribeña supera al favorito Manyonga en la longitud con el séptimo mejor salto bajo techo de la historia

MIGUEL OLMEDA

Pocas escuelas existen en el planeta atletismo con más tradición y prestigio que la cubana. Si hay algo que tienen en la pequeña isla caribeña y que les ha reportado medallas por doquier a lo largo de la historia es un nivel de entrenadores increíble. No es casualidad que desde siempre hayan brillado en disciplinas donde predomina la técnica, principalmente en los saltos: nadie ha llegado a los 2.45 de Sotomayor en la altura, la final del triple en Birmingham anda copada de atletas nacidos en Cuba y en la longitud todavía es leyenda Iván Pedroso, nueve veces campeón del mundo.

Más información:

Preguntado fuera de micrófono por el estado de esta última disciplina en su país, el reputado entrenador de combinadas cubano Gabino Arzola respondía que había «un muchacho desconocido», que todavía no se había concentrado en Guadalajara con la selección y que apuntaba muy buenas maneras. Se refería a Juan Miguel Echeverría, y un mes después del aviso de Gabino es el nuevo rey mundial del salto de longitud.

Echevarría creció admirando los éxitos de Pedroso, aunque cuando empezó a tener uso de razón (nació en 1998) los mejores días del mito nacional ya habían llegado a su fin. Tras muchos años de trabajo duro y sueños dorados emulando a su ídolo (que de hecho entrena en Guadalajara, aunque no para la selección de su país), sus fantasías han terminado por cumplirse más de tres lustros después del último triunfo mundial de Pedroso. Diecisiete años en los que la longitud en Cuba había estado huérfana de estrellas.

Echevarría durante uno de los saltos.
Echevarría durante uno de los saltos. / Reuters

Parecía que el concurso en Birmingham iba a ser propiedad de Luvo Mangonya después de su exhibición la temporada pasada, medalla de oro en Londres incluida, y a punto estuvieron de cumplirse las predicciones. El sudafricano comenzó con dos nulos pero se fue entonando en el tercer salto para acabar llegando hasta 8.44 metros en el cuarto. Era la séptima mejor marca 'indoor' de la historia hasta que llegó Echeverría en su quinto intento y 'voló' dos centímetros más allá. Ha nacido una estrella, el último exponente de una escuela sin parangón como la cubana.

Se trataba de la segunda medalla para el país caribeño en Birmingham después de que Yorgelis Rodríguez, precisamente discípula de Gabino Arzola, se colgara la presea de bronce en el pentatlón con récord nacional incluido. Una disciplina la combinada en la que la británica Katarina Johnson-Thompson hizo valer su condición de favorita por delante de la austriaca Ivona Dadic.

África también hay velocistas

Siempre se dice que África es un vergel de fondistas y es verdad. Pero también se tiende a afirmar que en el 'continente negro' no hay sitio para la velocidad, y eso no es del todo cierto. De Costa de Marfil, sin ir más lejos, proceden las dos mujeres más rápidas a día de hoy en la faz de la tierra. Cumplida ya la treintena, nadie colocaba a Murielle Ahouré entre las favoritas para llevarse el oro en el 60, y sin embargo no sólo se impuso en la final, sino que lo hizo con la sexta mejor marca de la historia, unos increíbles 6.97 segundos. Alguna opción más sí que le daban a su compatriota Marie-Josée Ta Lou, subcampeona en Londres en 100 y 200 metros, que en Birmingham cosechó su tercera plata mundial consecutiva. Mujinga Kambundji cerró el podio con la primera medalla del campeonato para Suiza… Aunque su padre es congoleño.

En el concurso de peso, la húngara Anita Márton se llevó el oro con un lanzamiento de 19.62 metros que además le coloca como líder del año; mientras que Danniel Thomas-Dodd batió el récord de Jamaica (19.22) para colgarse la plata a la par que inauguraba el medallero de su país en el Mundial. La china Lijiao Gong, también por encima de los 19 metros (19.08), fue la última en subirse al cajón.

Aparte de cuatro campeones mundiales, la segunda jornada dejó sin opciones de medalla a otros seis favoritos, cinco de ellos en categoría masculina. Hubo infortunios de todos los colores. Desde las descalificaciones de Brolin Taplin y Lea Sprunger por pisar la calle interior en las eliminatorias del 400 a la injustísima de Paul Chelimo por sacar un pie de la pista (sin influir en el desenlace de la carrera) en las del 3.000; pasando por los problemas en el visado de Ayanleh Souleiman y Emmanuel Korir, líderes mundiales del 1.500 y el 800. Precisamente en las semifinales de esta última distancia cayó también la segunda opción al oro, el joven estadounidense Donavan Brazier.

Fotos

Vídeos