Atletismo

Álvaro de Arriba: «Si paso a la final estoy para luchar por todo»

Álvaro de Arriba (centro), tras conquistar la Copa del Rey de Atletismo con el FC Barcelona./El Norte de Castilla
Álvaro de Arriba (centro), tras conquistar la Copa del Rey de Atletismo con el FC Barcelona. / El Norte de Castilla

El ochocentista salmantino llega a Birmingham como nunca, tras conseguir la segunda mejor marca española de la historia y ser tercero en el ranking mundial de la temporada, pero advierte del peligro de las clasificaciones

MIGUEL OLMEDA

Ser mediofondista en España es una profesión para románticos, un oficio con sabor añejo. En una modalidad que hizo eternos a los Fermín Cacho, Reyes Estévez, Manuel Olmedo y compañía, Álvaro de Arriba es el último de la fila. El atleta salmantino mira de reojo al 1.500, «creo que puede ser mi mejor prueba», pero hasta después de Tokio 2020 su cabeza estará puesta en el 800. Este viernes debuta en el Mundial de pista cubierta de Birmingham, al que llega tercero en el ranking internacional tras conseguir la segunda mejor marca española de la historia hace un mes.

-Pregunta. Se presenta en Birmingham en un estado pletórico: marca personal, campeón de España, líder europeo...

- Respuesta. De hecho estoy en mejor forma que el día que corrí en 1:45.43, porque hemos enfocado la preparación invernal para llegar al 200% a Birmingham. Nosotros esperábamos correr por debajo de 1:46.00 a principios de febrero para lograr a mínima, y la verdad es que salió un marcón.

-P. Entonces, ¿espera volver con una medalla?

-R. En estos campeonatos muchas veces es más complicado pasar a la final que luego estar en medalla. Lo más seguro es que en las eliminatorias pase uno de cada serie y luego los tres mejores tiempos, y si a ti te toca un rival que también tenga opciones de medalla y la carrera sale lenta, uno de los favoritos se queda fuera. Pero está claro que si consigo llegar a la final voy a estar para luchar por todo.

-P. Resulta que en las eliminatorias le toca un 'coco', un Korir, un Brazier o un Kszczot. ¿Corre o calcula?

-R. Habría que ver sobre todo qué serie me toca. Cambia mucho el hecho de correr la primera carrera o la tercera, porque si te toca esta última ya sabes los tiempos que han hecho antes. Si viera que han corrido a un ritmo en el que incluso tirando yo solo puedo superarlo, me atrevería a lanzar la carrera sin ningún problema. Lo bueno es que a día de hoy soy capaz de correr cualquier tipo de carrera, esperando atrás y atacando en el último 300 o llevando un ritmo fuerte todo el tiempo. Estoy en el mejor momento de mi vida.

-P. ¿Puede caer el récord de España (1:45.23) en Birmingham?

-R. En un campeonato es más complicado porque no sabes cómo va a salir la carrera. Cuando vas a un mitin ya sales con la mentalidad de que en principio va a ser rápida, pero en los campeonatos piensas en ganar, no tanto en la marca, y muchas veces se te va el crono sin darte cuenta. Sí que es verdad que físicamente y mentalmente estoy para correr por debajo de mi marca personal, pero en un Mundial es difícil: el primer 300 o 400 suele ser más lento, y aunque luego se corre bastante más rápido, lo que has perdido al principio ya no lo puedes recuperar.

-P. ¿Teme a alguno de sus rivales?

-R. Miedo no tengo a ninguno, es una de las cosas que he cambiado este año. Si tengo que decir al principal favorito para ser campeón del mundo me quedaría con el polaco Adam Kszczot, que está invicto esta temporada habiendo corrido todos los mítines importantes y se le ve con fuerza. He competido contra él dos veces este año, y aunque en Madrid no me encontré como yo quería, en Lievin sí y entré al cuerpo con él. Esa carrera me dio mucha seguridad.

-P. Pero el gran objetivo del curso será el Europeo de Berlín.

-R. El 99% de los atletas, entre los que me incluyo, preparamos más la temporada al aire libre que la pista cubierta; aunque no voy a mentir: yo la he preparado muy bien este año. También con el objetivo de entrar en la final y estar delante en Berlín, más ahora que el nivel del 800 en Europa es altísimo, como se vio en el Mundial de Londres. Toda la preparación invernal no es sólo para la pista cubierta, sino también para el aire libre.

-P. ¿Se verá entonces este verano al mejor Álvaro de Arriba?

-R. Al mejor hasta la fecha, sí. Mi entrenador (Juan Carlos Fuentes) y yo queremos que nuestro mejor estado de forma en el 800 sea en 2020, para los Juegos de Tokio. Hemos ido siempre con tranquilidad, progresivamente y sin quemar etapas, es una de las cosas buenas que ha sabido llevar Juan Carlos. Este invierno está saliendo muy bien, pero el verano saldrá aún mejor de lo que hemos visto hasta ahora.

-P. Y tras Tokio, ¿al 1.500?

-R. Creo que incluso puedo ser mejor atleta de 1.500 que de 800 por mi forma física, así finita. Nosotros preparamos el 800 por arriba, con la mente puesta a pasarnos en un futuro al 'milqui', y entrenando este invierno junto a Manuel Olmedo he llegado a meter semanas de 90 o 100 kilómetros, que para un ochocentista va más que sobrado. Ahora mismo estoy preparado físicamente para correr en 3:40, 3:41. Aunque luego hay que correrlo, que una cosa es la teoría y otra la práctica. Mentalmente todavía no estoy listo para ir yo solo desde un 1.000 los últimos 500 metros.

Fotos

Vídeos