Se apaga la 'máquina suiza' en el Everest

El alpinista suizo Ueli Steck.
El alpinista suizo Ueli Steck. / EFE
  • Ueli Steck, uno de los alpinistas más famosos de su generación y poseedor de varios récords de precodidad, se mata con sólo 40 años a causa de un resbalón fatal

El suizo Ueli Steck, uno de los alpinistas más famosos de su generación y poseedor de varios récords de velocidad, falleció este domingo por la mañana en el Everest a los 40 años, anunció la Federación de Alpinismo de Nepal (NMA).

«Esta mañana tuvo un accidente en el Nuptse y murió. Parece que resbaló», declaró el presidente de la NMA, Ang Tsering Sherpa, refiriéndose a una de las montañas satélite del Everest.

Apodado la 'máquina suiza' debido al ritmo endiablado de sus ascensiones, rozó varias veces la muerte como en su subida en 28 horas de la cara sur del Annapurna en 2013.

Steck se encontraba en el Himalaya en plena fase de aclimatación antes de tratar de conquistar el techo del mundo en mayo utilizando una nueva ruta.

«Su cuerpo fue trasladado a Lukla en helicóptero y lo llevarán a Katmandú», precisó Ang Tserin Sherpa. Lukla es un pueblo cerca del campo base del Everest. «Su compañero sufría congelaciones y él tuvo que continuar solo», dijo. «Intentamos saber más sobre lo que ocurrió», añadió.

«El accidente se produjo el domingo muy temprano a 1.000 metros del Campo II (de Nuptse)», precisó Dinesh Bhattarai, director general del departamento nepalí de turismo. «Otros alpinistas que ascendían el Everest lo vieron y llamaron a los cuerpos de rescate», continuó.

Carpintero de profesión

Carpintero de profesión, Steck nació el 4 de octubre de 1976 en Langnau im Emmental, al este de Berna, en una familia muy vinculada al deporte. A los 12 años se apuntó al club alpinista suizo y desarrolló una fascinación por «el contacto con la naturaleza y los acantilados».

Cuando alcanzó la edad adulta, el suizo puso los cimientos de sus futuros récords ascendiendo la cara norte del Eiger (3.970 metros).

«Desde entonces comencé a practicar sistemáticamente el alpinismo en mi tiempo libre. Por el contrario, nunca pensé en convertirme en profesional un día», explicó en 2015 el prodigio suizo en una entrevista con la AFP.

«No busco que se hable de mis récords, es mi placer personal lo que guía mis pasos», añadió. Muy rápido sus actuaciones se hicieron famosas. Con la llegada de los primeros patrocinadores, Steck, entonces en la treintena, decidió dedicarse a tiempo completo al alpinismo. Se sometió a duros entrenamientos, con la ayuda de un fisioterapeuta, privilegiando la resistencia sobre la técnica.

A Steck le gustaba alejarse de los medios de comunicación durante sus ascensiones para poder tomar «la decisión correcta en una pared». Afirmaba que el dinero y la gloria nunca le habían importado, y que estaba satisfecho con que sus ingresos superaran su antiguo salario de carpintero.

Sus detractores señalaban la ausencia de pruebas de GPS o fotografías para para dar veracidad a algunas de sus hazañas. Su respuesta: «Hay mucha envidia y tengo que aceptarla».

«Hago todo esto por mí antes que por el resto», añadió a la AFP.

En mayo de 2016 encontró junto con otro alpinista, David Goettler, con el que preparaba la ascensión de Shisha Pangma, los cuerpos del alpinista estadounidense Alex Lowe y de su cámara en un glaciar en el Himalaya, 16 años después de su desaparición en una avalancha.

Temas