FÚTBOL PROVINCIAL

Al Torredonjimeno se le escapa la victoria del Maulí en los últimos instantes

Pocos habrían dicho que ayer serían los rojiblancos los que lamentarían un empate en el Maulí

J. MUDARRAJAÉN

Al borde de la gesta se quedó ayer un Torredonjimeno que confirmó que esta temporada apunta muy alto. Les tocaba viajar a los de Chumilla a uno de los campos más difíciles de la categoría y no solo dieron la cara sino que estuvieron a tan solo siete minutos de volverse con los tres puntos a casa.

Pocos habrían dicho que ayer serían los rojiblancos los que lamentarían un empate en el Maulí, por bueno que este pueda parecer. Las cosas no les fueron nada mal a los tosirianos que solo cedieron dos puntos en los últimos minutos del partido, con un futbolista menos y cuando las fuerzas comenzaban a flaquear. Porque, hasta que estas aguantaron, el choque fue jienense.

El Antequera de Aybar se encontró con un Antequera sin complejos que tardó tan solo media hora en ponerse por delante. Esta siendo un partido igualado y con alternativas pero fue Carrillo el que logró inaugurar el electrónico para alegría de los suyos. Apretaron entonces los malacitanos y lo hicieron con criterio. Un chut de José Soto ya avisó de que el empate podía estar cerca pero tuvo que aparecer el de siempre, Coco, para que justo al filo del descanso el Antequera empatase el partido.

Por fortuna para los espectadores que desafiaron el frío malagueño en la tarde de ayer, el paso por vestuarios no amainó el ritmo de un choque estaba siendo atractivo. Las ocasiones siguieron llegando para uno y otro equipo. Cala tuvo la suya en un disparo que se le marchó un poco alto y acabó acordándose de esa acción ya que justo después Rubén tuvo más puntería poniendo el uno a dos en el luminoso.

Era la segunda vez que se adelantaban los rojiblancos en el partido y, conscientes de la valía del marcador, lo defendieron con uñas y dientes, además de buen fútbol. Ganó protagonismo el Antequera obligado por el paso de los minutos y por el hecho de jugar en casa. Pese a los esfuerzos, que fueron muchos, de los tosirianos por retener la victoria, una acción desafortunada a poco más de diez minutos para el final supuso la expulsión de Luque y un penalti que no desaprovechó Juanfri. Sigue así una racha rojiblanca de ocho partidos sin perder.

Fotos

Vídeos