Más deporte

Sebas Martos se despide del Mundial tras sufrir una desafortunada caída

Martos, justo después de levantarse tras su caída./RFEA
Martos, justo después de levantarse tras su caída. / RFEA

Sus opciones de disputar la final de los 3.000 obstáculos se ahogaron a los 1.700 metros, tras tropezar y caerse en una ría

J. A. G.JAÉN

«Gracias a todos por los mensajes de ánimo. Estoy bien, sano y entero. Me duele mucho más el orgullo que el cuerpo». Eran las primeras palabras de agradecimiento del atleta de Huelma tras el infortunio sufrido en su serie de los 3.000 obstáculos del Mundial de Atletismo de Londres. Una ciudad de no grato recuerdo por lo sucedido ayer cuando peleaba por hacerse un hueco en la final y por lo acontecido en los Juegos Olímpicos.

Martos explicó que «cuando llego a la ría yo siempre me abro o me cierro para verla mejor, y esta vez me he quedado en medio y han saltado cinco a la vez delante de mí. No he calculado bien y me he caído. Nunca me había pasado antes, es la primera vez. Son gajes del oficio, ahora hay que pensar en Berlín. Hay que levantarse y seguir perseverando porque queda mucho por delante».

Sebas cayó al saltar una ría pero no dudó en levantarse, pese al fuerte golpe sufrido, y terminar la carrera con un tiempo de 8:51:57. «Es el momento más amargo de mi vida, nunca había apostado tan fuerte por algo en este mundo. Creéis que no ha valido para nada todo esto, pero eso no es así. Me he caído por saltar algo más despistado de lo normal, algo que le puede pasar a cualquiera. Lo malo es que al caer, además del golpe en la cabeza, me he luxado los dos hombros al intentar parar el cuerpo con los brazos. En ese momento se me ha venido a la cabeza mi vida entera desde que comencé a correr y, durante esos cinco segundos de shock, solo pensaba en levantarme y correr aunque tuviera fuera de sitio mis dos hombros. No sé cómo se me han colocado pero en cuanto lo han hecho he salido como un loco a acabar, muy dolorido y llorando, pero con la alegría de ver a todo el estadio animándome».

Con garra y pundonor logró terminar la carrera, «incluso superar a un atleta turco, aunque mi cuerpo llevaba tres kilogramos más de agua encima, con la adrenalina he conseguido acabar con decencia».

Martos aseguró que su mentalidad es «agresiva y positiva a la vez, si este año lo he dado todo por esto, porque no lo iba a hacer después de esa caída. En las tres rías después del pepinazo pensaba en reventar ese puto palo que me ha quitado esa final. Pero bueno, esto no se va a acabar aquí. Habrá vendetta».

Martos, campeón de España, partía con la sexta marca entre los 15 de la primera serie. Sólo tres pasaban directamente a la final y seis más por tiempos, pero sus esperanzas duraron 1.700 metros, se ahogaron en la ría.

Fotos

Vídeos