Fútbol Sala

Los lagartos muerden a Xota para seguir vivos

Los jugadores amarillos celebran uno de los seis tantos logrados ayer en el pabellón de La Salobreja./PEDRO JESÚS CHAVES
Los jugadores amarillos celebran uno de los seis tantos logrados ayer en el pabellón de La Salobreja. / PEDRO JESÚS CHAVES

Paraíso Interior FS vence al Osasuna Magna y fuerza el tercer partido que decidirá el pase a semifinales

JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZJAÉN

Con La Salobreja en pie y aplaudiendo a sus héroes amarillos. Así finalizó el segundo duelo de los cuartos de final por el título liguero. El Jaén Paraíso Interior busca resarcirse de la eliminación sufrida la pasada campaña ante Osasuna Magna, ante este mismo rival y en idéntico escenario. El objetivo es seguir escribiendo historia, con letras de oro, en el libro del deporte provincial. Si alguna vez esta entidad deja de latir tocará resucitarla. Y tal vez entonces se haga justicia a sus hitos.

Nunca ha estado la escuadra amarilla en unas semifinales por el título liguero, pero tampoco había vivido una final de Copa del Rey hasta esta temporada. Y por supuesto no había logrado dos títulos de Copa de España.

El duelo comenzó a vivirse horas antes también en los despachos. Por la tarde se hacía pública la sanción de dos partidos a Dani Rodríguez y de uno solo a Rafa Usín. Curiosa la fórmula de repartir justicia en la que una protesta y una supuesta invasión de pista se penaliza con el doble de partidos que un cabezazo a Dani Martín.

El Jaén FS tiene mañana viernes la posibilidad de lograr, por vez primera en su historia, el pase a las semifinales de la lucha por el título liguero

El ambiente en el vetusto pabellón jienense era de gala. «Orgullosos de nuestros jugadores», rezaba en una pancarta que se podía leer en la zona de la Peña Olivo Mecánico.

A los de Imanol Arregui les funcionó el guión de esperar los errores del rival en Anaitasuna. Tal y como sucedió la pasada campaña, también en cuartos de final, sumaron el primer punto de esta eliminatoria.

Chino, que ya se perdió la segunda parte en Pamplona por unos problemas musculares, no pudo entrar en la convocatoria. Sí Giasson, que sufría una micro rotura y Bingyoba, recuperado de su fractura en la mano.

No pudo empezar peor el duelo. A los quince segundos del inicio Bynho recortó ante Mauricio y alojó el esférico en la jaula. El tanto tuvo un efecto multiplicador en el guión propuesto por el Xota. No hay que olvidar que el Osasuna Magna Navarra finalizó la competición regular como el mejor bloque visitante del campeonato, con una única derrota en todo el curso liguero, cosechada en su visita a La Salobreja (5-0).

Asier se lució en la mejor ocasión de unos lagartos que empezaban a afiliar sus garras para incomodar a un Osasuna Magna que tuvo el segundo a renglón seguido en una contra de Nakata en la que Dídac le ganó la mano.

Camino del ecuador del primer round Bingyoba regresaba tras superar su lesión y Osasuna Magna contaba con cuatro faltas, ninguna tenían los amarillos. Se abría una brecha de agua en la solidez de los verdes.

Boyis se topó con el palo en su búsqueda de la igualada. Estaba mereciendo el conjunto local algo más. Los colegiados no quisieron ver una mano de Llamas que hubiera sido la quinta falta.

El Jaén Paraíso Interior FS se había apoderado del esférico pero no lograba desmoronar el entramado defensivo verde. Y de nuevo el de Doña Mencía tuvo una ocasión, pero su disparo se perdió muy alto. Hasta que en un intercambio de golpes, después de que Osasuna marrara un tres para uno, Mauricio firmó el empate a uno tras asociarse con el argentino Alan Brandi a falta de seis minutos para el descanso.

Asier arrolló a Dani Martín en un intento desesperado de tapar la llegada del salmantino. Quedaban poco más de tres minutos y el Osasuna Magna entraba en bonus.

Saldise se escapó por la izquierda y no conectó, por muy poco, con Bynho. Pese a estar agazapado atrás, el Osasuna necesitaba muy poco para hacer daño.

La más clara la disfrutó Campoy, pero el balón se perdió rozando el palo izquierdo tras marcharse con mucha calidad de Araça.

El premio al dominio amarillo llegó en al recta final del primer periodo. Burrito acomodó el balón en la red, a falta de 15 segundos para enfilar el túnel de vestuarios, tras una medida asistencia de Dani Martín. Los lagartos respiraban.

El guión había sido inverso al vivido en el primer duelo de la eliminatoria. En Pamplona se adelantó el Jaén FS y acabó remontando el Osasuna Magna.

En la reanudación Asier salvó el tercero con dos intervenciones mágicas. Pero en el posterior saque de esquina nada pudo hacer ante el zapatazo a la escuadra, marca de la casa, de Boyis.

El Jaén FS estaba desatado. Jordi Campoy amplió la renta, tras una eléctrica circulación local, en la que el catalán recibió el balón de Mauricio.

Alegría local

La marea amarilla disfrutaba como un niño tras la noche de Reyes después de dos zarpazos de autoridad de unos lagartos agigantados.

Mauricio derrochó clase técnica individual en un recorte que le permitió firmar el quinto de la noche. De nuevo con Alan Brandi como socio ideal.

Osasuna apostó por arriesgar con la opción del portero jugador. Quedaba todavía más de 12 minutos para el final del choque. Y Martel, desde lejos, acortó distancias, con un potente punterazo.

Tras unos instantes de tregua, Osasuna reincidía en su juego de cinco. Diez minutos por jugarse. Dídac pudo marcar pero salvó sobre la línea Martel con la testa. El que sí logró perforar la portería rival fue Burrito al culminar una contra.

Araça acortó distancias en el segundo palo con 2.36 por jugarse, tras salir beneficiado de un rebote. Pero la fiesta, una vez más, se tiñó de amarillo en Jaén.

Fotos

Vídeos