FÚTBOL SALA

El Jaén FS se ahoga en la orilla

El Jaén Paraíso Interior FS fue capaz de reducir a Ricardinho a su mínima expresión./PEDRO JESÚS CHÁVES
El Jaén Paraíso Interior FS fue capaz de reducir a Ricardinho a su mínima expresión. / PEDRO JESÚS CHÁVES

Los jienenses hicieron méritos para llevarse la victoria ante el Movistar Inter, al que ganaban a falta de tan solo doce segundos

JESÚS MUDARRAJAÉN

El fútbol sala es un deporte en el que es posible pasar del éxtasis a la depresión en apenas un parpadeo y ayer al Jaén Paraíso Interior Fútbol Sala le tocó probar la parte más amarga. Durante 39 minutos y 48 segundos, los amarillos fueron capaces de doblegar al que está considerado como mejor equipo del mundo, el Movistar Inter, y hacer que la enorme diferencia de presupuesto que hay entre ambas plantillas no se viese reflejada en el terreno de juego en el que desarrollaron las mismas. Fue muy duro el golpe que recibieron los jienenses al término del partido. Pero vayamos por partes.

La primera fue como cuando ves a una persona de lejos en una discoteca, a altas horas de la madrugada, y la consideras de modelo para arriba, pero que cuando atraviesas la atestada pista y la ves de cerca te das cuenta de que el esfuerzo no ha merecido la pena. Prometían mucho los primeros 20 minutos pero se quedaron más bien en promesa.

Al menos, en lo que a ocasiones se refiere porque intensidad y buen fútbol sala hubo a raudales. Ricardinho solo de dejó ver sobre la pista de la Salobreja en los primeros instantes de partido y es que ayer los amarillos supieron echarle el cerrojo a un cerco entorno al portugués y este no pudo salir de él salvo en el inicio.

Dídac estuvo perfecto parando la única ocasión clara de la que dispuso el astro luso, un tiro que iba a la escuadra pero que el catalán se encargó de desviar. No estaba dispuesto el Jaén Paraíso Interior FS a que jugando en casa y con el espectacular ambiente del que estaba dotando su afición al partido, los primeros pasos de este los fuese a protagonizar su adversario.

Respondió el cuadro local por mediación de Alan Brandi. El pívot canario parece mejor cada semana que pasa y ayer, al igual que muchos de sus compañeros, dio un auténtico recital de cómo debe afrontar un jugador esos partidos en los que cada error se paga muy caro. No falló sin embargo Herrero evitando el primer disparo del cuadro jienense (lo efectuó Alan).

Dominio amarillo

Tras unos primeros compases en los que el ritmo del choque fue frenético y prometía un encuentro plagado de goles, el Jaén Paraíso Interior FS lo llevó a donde a él más le interesaba. Las largas posesiones de los de Dani Rodríguez acabaron siendo la tónica imperante del resto de una primera mitad en la que la afición tuvo que contentarse con el derroche de garra de Víctor Montes, con un Mauricio que es pura delicia verlo jugar y con volver a ver a Solano jugando en la Salobreja, aunque lo hiciese vestido de azul y con mucho menos protagonismo del esperado.

La segunda mitad sería sin embargo harina de otro costal. Los de la capital del Santo Reino incrementaron su presencia ofensiva arriesgando más de lo que lo hicieron en la segunda parte, aunque ayer en la toma de decisiones los amarillos estuvieron espléndidos. Hasta los últimos 12 segundos, claro.

Hasta de bajar del cielo al infierno disfrutaron los aficionados jienenses. Ya llevaban un buen tramo del choque sabiendo que el Jaén Paraíso Interior FS estaba haciendo méritos de sobra para ir por delante de los interistas, pero no acababa de encontrar la profundidad que le permitiese traducir el relajado dominio en ocasiones claras para anotar.

Para ser totalmente justos, hay que decir que en la segunda parte el Movistar Inter sí fue capaz de cazar en un par de ocasiones al contragolpe a los jienenses. Estos tienen la fortuna de contar bajo palos con uno de los mejores futbolistas en su posición. Dídac Plana hizo un auténtico partidazo y digo, entre otras cosas, porque estuvo excelso en una de las acciones claves del partido.

Gadeia se plantó solo ante él y Dídac le tapó tan bien la portería que el jugador acabó decidiendo dar el balón a Bebe que lo dobló por la derecha. Demasiado largo el balón y mala la definición, por lo que el balón acabó en el lateral externo de la red mientas que el respetable celebraba la acción casi como un gol. Se precipitó la gente, el tanto estaba al caer.

Ya llevaba tiempo el Jaén Paraíso Interior FS rondando con más peligro la portería de Herrero hasta que consiguió que el balón penetrase en ella. Y eso que el cancerbero de los madrileños se empeñó en que esto no ocurriese. Fue espectacular la mano que sacó el arquero ante un disparo a bocajarro que realizó Wendell en una buena jugada con Mauricio. La fortuna de los jienenses fue que el balón tocó en la mano de Bebe en la segunda jugada y los colegiados señalaron el punto de penalti.

Ni con esa acción pueden sin embargo limpiar su conciencia dos trencillas que ayer demostraron una vez más que el estamento arbitral no está a la altura de la mejor liga del mundo de fútbol sala. Disparidad de criterios, errores de bulto y una excesiva fijación en el conjunto jienense terminaron por desquiciar a una afición que al menos pudo llevarse a casa el placer de celebrar el tanto de Chino en la pena máxima.

Capital sería sin embargo el castigo que le esperaba al Jaén Paraíso Interior FS en un final del encuentro que no pudo ser más cruel para el equipo capitalino. Un punto ayer le habría valido a los amarillos para confirmar de forma matemática que estarán en la próxima edición de la Copa de España y ese parecía el mínimo premio que debía obtener el conjunto jienense de un partido que se mereció por fútbol sala, por ocasiones y entrega. El destino le dio ayer la espalda sin embargo a Jaén.

Defendieron con el corazón cada una de las jugadas de portero jugador que intentó el Movistar Inter desde que quedaban cinco minutos para el final del partido. El público puso también todo de su parte para que los puntos se quedaran en casa y por unos momentos la victoria parecía conseguida, parecía que el fútbol sala iba a ser justo, pero en vez de eso sacó su versión más caprichosa para castigar a Jaén con una crueldad excesiva. Faltaban 14 segundos para el final y el respetable ya prácticamente celebraba la que podía haber sido la primera victoria del Jaén Paraíso Interior FS en casa ante el equipo interista.

Comenzó a truncarse la cosa cuando Gadeia sacó el fusil para, cuando faltaban 12 segundos para que sonase la bocina, poner el balón en la cepa del poste y después en las redes. La celebración del banquillo madrileño del que entonces era el empate dejó a las claras que ya se habían resignado a volverse de vacío a Madrid y ni ellos mismos podían imaginar lo que estaba a punto de suceder.

Le envió el balón Dídac alto a Carlitos que lo amortiguó en la esquina del terreno de juego. El gaditano debió pensar que estaba solo y, consciente de que quedaba un suspiro de partido, hizo una chilena que habría sido preciosa de no ser porque su pie le dio a Daniel, que estaba justo tras él, y esa acción se convirtió en la sexta falta del Jaén Paraíso Interior FS. Las manos en la cabeza de los aficionados se mezclaron con la impotencia y el enfado que había con la pareja arbitral y se convirtió todo ello en un enorme jarro de agua fría que terminó por derramar de nuevo Gadeia enviando a la escuadra del doble penalti.

Al menos los jugadores amarillos puede tener el consuelo de que su afición reconoció, con una enorme ovación, el sacrificio y el buen hacer que habían realizado durante todo el encuentro. Habrá que esperar a la próxima semana para que los números certifiquen la Copa.

Fotos

Vídeos