Tercera División

Injusta derrota del Villacarrillo ante el líder

Los celestes cayeron por la mínima. /M. CONTRERAS
Los celestes cayeron por la mínima. / M. CONTRERAS

El Atlético Malagueño consiguió doblegar por la mínima a un cuadro celeste que hizo méritos para un mejor resultado

DIEGO J. GONZÁLEZVILLACARRILLO

El líder venció en casa del Villacarrillo, el penúltimo clasificado. Normal, obvio, pensarán quienes hayan comprobado el 0-1 final. Coherente con la distancia sideral entre ambos equipos reflejada en la clasificación, el escudo, el presupuesto...

Error. Craso error. Ganó quien no lo mereció. El Villacarrillo fue superior y, como mínimo, tuvo que haberse llevado un empate. El Malagueño decepcionó, vivió de las rentas y perdió tiempo desde el minuto 2, mientras que los locales dispusieron de claras ocasiones para llevarse al partido. 'El Pupas' se antoja un eufemismo light para calificar lo que está padeciendo el club celeste esta temporada.

Al encuentro le sobró un minuto. El primero. Una jugada por banda izquierda malagueña desembocó en un rechace que Harper aprovecharía para abrir (y cerrar a la postre) el marcador. El prematuro tanto presagiaba una goleada.

Nada más lejos de la realidad. Al bisoño cuadro dirigido por Ruano se le 'olvidaría' jugar al fútbol, con un conservadurismo impropio de un filial de una escuadra de Primera División. Fue el Villacarrillo el que tomó las riendas. Con sus endémicas carencias (temple en la medular, profundidad, remate), pero dominando al líder. Isaac y Juan Ángel tuvieron las más reseñables opciones para lograr el empate en el primer round, mientras que el Malagueño ni siquiera inquietó el arco de Alberto, al que sólo Niza puso en aprietos en una cesión suicida que casi se convierte en el siniestro 0-2.

La imagen del guardameta visitante Kellyan perdiendo tiempo era definitiva para entender los derroteros del partido. El Malagueño no quería que se jugara y el árbitro Reyes Estévez se 'sumó' a la causa. Su 'Black Friday' de amonestaciones a los locales desquició al público.

Asedio sin premio

En la segunda mitad los de Párraga intensificaron su dominio y dispusieron de flagrantes oportunidades para lograr batir al inefable Kellyan. Fran avisó en los primeros minutos con un libre directo al lateral de la red y sería con la entrada de Jacob y el recién fichado Montero cuando los celestes embotellarían al filial. El empate pudo llegar en una doble ocasión cuando un balón suelto en el área chica tras internada de Jacob por banda no logró ser remachado por Fran y, acto seguido, el chut de Montero desde la frontal lo repelió in extremis Kellyan.

El Veracruz rugía por momentos, cómplice de un equipo que se estaba vaciando y merodeaba el gol. La igualada tenía que llegar y así se antojó cuando Cuevas, de nuevo el mejor, empaló un derechazo desde fuera del área que el larguero escupió cuando se cantaba el tanto. El Malagueño suplicaba un final que inexorablemente llegaría para escarnio de un Villacarrillo maldecido, jugando como nunca, perdiendo como siempre.

Es evidente que no hay justicia. Por eso el Veracruz despidió a los suyos con una misericorde ovación.

Fotos

Vídeos