FÚTBOL SALA

Gigantes amarillos hasta en la derrota

Ferrao disputa un balón a Chino, ante la atenta mirada de Boyis, su sombra ayer durante toda la final./PEDRO J. SÁNCHEZ
Ferrao disputa un balón a Chino, ante la atenta mirada de Boyis, su sombra ayer durante toda la final. / PEDRO J. SÁNCHEZ

El Jaén Paraíso Interior cayó ante el FC Barcelona en una final de Copa del Rey que se decidió en la prórroga. El conjunto jienense se sobrepuso al buen inicio blaugrana y en la segunda mitad mereció algo más, con dos balones en la madera y Sedano imperial

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

Estos lagartos venden cara su piel. El FC Barcelona tuvo que sudar para tumbar a un Jaén Paraíso Interior FS que ya se ha acostumbrado a mirar a los ojos, de igual a igual, a los tres grandes del fútbol sala nacional. Subcampeón de la Copa del Rey, en su primera final, y la primera de la historia para un bloque andaluz. Los pupilos dirigidos por Dani Rodríguez han convertido en cotidiano lo hasta ahora extraordinario, señal de que la gesta que supuso tumbar en Ciudad Real a un gigante blaugrana ha dejado de ser algo excepcional para convertirse en la consecuencia lógica que se destila del buen trabajo. Toca pellizcarse para evitar caer en la idea de estar soñando.

El Rey de Copas, con cuatro títulos ganados, llegaba con la necesidad de sumar este galardón a su palmares convertida en urgencia. Desde 2014 en Bilbao, cuando ganó su última Copa del Rey, no tenían una celebración los blaugranas y por medio estaba la afrenta y la alegría amarilla de 2015 en el Quijote Arena, grabada a fuego en la memoria de los lagartos.

Giasson sufrió una lesión en el calentamiento que le dejó fuera de la final. Aicardo fue el primero en poner a prueba a Dídac, cedido por el FC Barcelona y que la temporada que viene regresará a su club. El FC Barcelona salió presionando muy arriba y a los jienenses les costaba salir con la pelota jugada.

Aicardo decidió la final en la prórroga cuando quedaban dos minutos para los penaltis

El primero en golpear fue Ferrao, quien en una baldosa logró revolverse en la frontal para batir a Dídac. Y a renglón seguido Esquerdinha se encontró un balón rebotado y amplió distancias. Rodríguez pidió tiempo muerto y reclamó a los suyos tranquilidad, velocidad en los pases y dar un paso al frente.

Pero Jaén nunca se rinde y en una acción de estrategia Mauricio golpeó a puerta y el esférico lo tocó, lo justo, Burrito, para batir por la escuadra a Sedano. «¡Sí se puede, sí se puede!» en las gradas.

El Jaén FS subió su presión y recuperó sus señas de identidad camino del ecuador del primer round.

El duelo estaba bastante igualado, pero en un disparo lejano de Joselito, que se marchaba fuera, lo desvió Leo Santana a la red a falta de siete minutos para llegar al descanso. Respondió el Jaén FS en otra acción de estrategia que rebotó en el palo y que Brandi, con todo a su favor, no acertó a alojar en la jaula.

El Jaén FS es una máquina sabiamente engrasada por el ingeniero Dani Rodríguez. Llegaba con diez triunfos consecutivos, sin conocer la derrota desde el pasado 10 de marzo precisamente ante el bloque blaugrana en su cancha.

Y del caos el Jaén FS sacó rédito. Campoy engañó a todos sus rivales para asistir al campeón del mundo Alan Brandi que volvió a poner a los lagartos amarillos a un solo bocado de su rival.

Aparecieron las primeras dudas en el bando blaugrana y el Jaén FS igualó la contienda con un tanto para enmarcar, grabar y poner a los equipos de las categorías inferiores. Boyis, Carlitos y el salmantino Dani Martín en la finalización, en una acción con nervios de acero.

A falta de un minuto el Barcelona cometió su sexta falta. El duelo entre el MVP de la última Copa de España y el considerado como mejor cancerbero del mundo lo ganó Sedano al parar el lanzamiento por bajo de Chino.

El choque estaba dejando duelos individuales de máximo nivel. Para la historia los envites entre 'la pantera' Ferrao y uno de los mejores cierres de la LNFS, Boyis, injustamente olvidado por el seleccionador nacional.

Los palos y Sedano

La final arrancó con dos lanzamientos del jienense Víctor Montes con mucha intención, que no encontraron portería por muy poco.

El partido se sumergió en un rígido corsé táctico en el que las defensas imponían su ley. Casi lo rompe la sociedad formada por Dani Martín y Carlitos, pero el esférico se topó con el palo de la portería.

A los puntos los amarillos estaban mereciendo mandar en el marcador. Alan Brandi y Mauricio estuvieron muy cerca de adelantar al Jaén FS. Quedaban menos de seis minutos y los jienenses estaban destilando su mejor juego. Pero Sedano fue un muro ante Chino.

Cayó la quinta falta del Jaén FS. Y Boyis, de falta directa, firmó la segunda madera, en esta ocasión a la escuadra.

Los últimos minutos fueron apasionantes. Un ejemplo de lo que representa este deporte. Chino se marchó entre lágrimas lesionado a falta de poco más de un minuto.

La segunda mitad finalizó sin goles y la final desembocó en una prórroga. Chino regresó, había que darlo todo. Los tres primeros minutos del añadido no modificaron el guión.

Pero el gaditano Aicardo colocó el cuarto a falta de 2.15 para el final. Tocaba levantarse una vez más. Y los amarillos lo intentaron con el riesgo del portero jugador. No pudo ser.

El Jaén Paraíso Interior FS mereció mejor suerte. Perdió la final, pero ganó seguidores para su causa en la provincia jienense. Los más de 2.500 aficionados, que desde diferentes puntos de la provincia se desplazaron hasta Cáceres en más de 30 autobuses y coches particulares, quedaron hechizados por el embrujo de una magia amarilla que no para de crecer. La semilla ha arraigado en sus corazones y cuando esta entidad disponga del Olivo Arena el fútbol sala jienense puede vivir un éxtasis difícil de superar.

Los lagartos amarillos cayeron ayer como dinosaurios gigantes ante un FC Barcelona hambriento de títulos y que, por historia, no podía permitirse más tropiezos. Y lo increíble es que después de esto y de su segunda Copa de España todavía queda espacio para disfrutar. A la vuelta de la esquina las eliminatorias por el título liguero ante Osasuna Magna y después la lucha por la Supercopa.

Marea amarilla

Con todo, ayer Cáceres vivió una marea amarilla convertida en tsunami. La afición del Jaén Paraíso Interior FS conquistó Cáceres en la previa de la final. Unos 2.500 jienenses se desplazaron hasta tierras extremeñas firmando un recibimiento espectacular al autobús que trasladaba a los jugadores hasta el Multiusos.

En los prolegómenos sonaba en el pabellón la música de un ilustre jienense como Raphael y 'Mi gran noche'. Para todos aficionados jienenses lo era ya. Incluso se desgañitaron con el «¡Lo, lo, lo...!» de letra para el himno nacional. Una borrachera de ilusión, pese a que no se pudo celebrar un nuevo éxito.

Fotos

Vídeos