Jaén FS

Festín para estrenar el 2018

El Jaén Paraíso Interior FS goleó con solvencia al Naturpellet Segovia./PEDRO JESÚS CHAVES
El Jaén Paraíso Interior FS goleó con solvencia al Naturpellet Segovia. / PEDRO JESÚS CHAVES

Los de Dani Rodríguez se dieron un atracón a costa de un Segovia cuyos porteros fueron los máximos culpables de la derrota

JESÚS MUDARRAJaén

Si lo que el Jaén Paraíso Interior FS quería conseguir en su encuentro de ayer ante el Naturpellet Segovia era regalar a su afición un victoria en el primer partido del año y demostrar que en este 2018 la Salobreja seguirá siendo un fortín, lo consiguió con creces. Los de Dani Rodríguez se llevaron los tres puntos en juego gracias a un enorme partido del que solo desconectaron en dos minutos que les costaron dos goles.

No se estropeó una fiesta que comenzó antes de que arrancase el encuentro. El club organizó la visita de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente a la Salobreja y en los momentos previos al choque estos accedieron a la pista para saludar y lanzar caramelos al público como si de una extensión de la tradicional cabalgata del día cinco se tratase.

9 Jaén Paraíso Interior FS

Dídac, Mauricio, Boyis, Alan Brandi y Chino. También jugaron Giasson, Campoy, Wendell, Ángel Bingyoba, Dani Martín, Carlitos e Imanol.

2 Naturpellet Segovia

Cidao, Juanfran, Álvaro López, Buitre y Javi Alonso. También jugaron Sergio, Alvarito, Edu y Alberto.

marea amarilla
Año nuevo mismas ganas de ver fútbol sal en Jaén. Una vez más el pabellón de la Salobreja se llenó hasta la bandera a pesar del mal clima que acompañó a la tarde de ayer y de que el rival no sonase excesivamente atractivo.
Goles
Boyis 3' (1-0); Chino 3' (2-0); Ángel Bingyoba 6' (3-0); Javi Alonso 20' (3-1); Javi Alonso 20' (3-2); Alan Brandi 22' (4-2); Chino 26' (5-2); Giasson 28' (6-2); Giasson 37' (7-2); Campoy 39' (8-2).
Amonestaciones
Los colegiados amonestaron a Boyis (25') y Dani Martín (33') de Jaén Paraíso Interior FS y a Edu (33') de Naturpellet Segovia.
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoctava jornada de liga en la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala. El encuentro se disputó en la Salobreja que presentó el enésimo lleno hasta la bandera.
día de reyes
La visita de los Reyes Magos no fue más que un gesto más en una tarde que estuvo repleta de complicidad de la grada con un día tan especial. Roscones compartidos por algunos aficionados, más de un regalo estrenándose en las gradas del pabellón y villancicos por la megafonía antes del encuentro pusieron en el partido un broche excepcional a una fiesta que se trasladó al juego del conjunto de Dani Rodríguez. Se han portado bien este año los amarillos, porque la goleada que les regalaron ayer fue excepcional.

La gran presencia de niños en las gradas exigía al Jaén Paraíso Interior FS un obsequio a la altura de un día tan señalado. No decepcionó el cuadro amarillo. El conjunto de Dani Rodríguez se ha convertido en una apisonadora a la que, sobre todo jugando en casa, si le concedes la pelota te pasa por encima sin avisar.

Cuando el Segovia se bajó del autobús ya iba con un gol de desventaja en el marcador. La primera falta que cometieron los de Gacimartín les costó el zapatazo medido con el que Boyis culminó una jugada de esas que se han repetido hasta la saciedad en los entrenamientos.

Se podría decir que el tanto del cordobés abrió la lata pero lo cierto es que esta ya venía estrenada de casa. Chino, sin tiempo para que los segovianos se recuperasen, se fabricó un misil a media altura y lo lanzó desde unos 20 metros, ligeramente escorado a la derecha, directo a las redes previa escala en el poste izquierdo. Puede que sea cosa de un servidor pero los guantes de fútbol que lucía Cidao (portero del Naturpellet) infundía de todo menos seguridad. Aun así el cancerbero visitante evitó, al filo del descanso, que el encuentro apuntase a goleada memorable.

Vendaval

Nada pudo hacer sin embargo para evitar el tercero. Llegó este en el minuto cinco de juego en una jugada que bien pudo servir para resumir el partido de ayer. Giasson cortó la enésima jugada en la que el Segovia ponía más esperanza que acierto. Se la cedió el cierre a Bingyoba y este, con la colaboración de Campoy, se plantó solo ante el portero. No falló. Con el interior de la diestra y al fondo de la portería enemiga. Los jugadores jienenses vieron tambalear a su adversario y se lanzaron en tromba a rematarlo. Campoy vio estrellado su intento en el larguero y Cidao pareció despertar evitando disparos de Wendell, Alan y Boyis.

Quizás por las gélidas temperaturas que acompañaron a la tarde de ayer, por lo fría de la grada (a pesar de estar llena) o por la comodidad de un resultado a favor desde el inicio, el Jaén Paraíso Interior FS entró en letargo y eso se paga muy caro cuando enfrente tienes a un jugador en estado de gracia, como el que tiene en sus filas esta temporada el conjunto de Diego Gacimartín.

La temporada de Javi Alonso está siendo de sobresaliente y en un minuto devolvió, con dos tantos, la esperanza a su equipo. El primero lo firmó con un medido disparo con el interior que lamió el poste izquierdo de la portería de Dídac antes de entrar y en el segundo se aprovechó de una indecisión de Bingyoba a la hora de despejar.

El resultado fue que se llegó al descanso con la sensación de que los segovianos se habían metido en el partido. Ya en la segunda parte del choque ellos mismos, o mejor dicho sus porteros, se encargaron de sacarlos.

Porteros sentenciados

Cidao culminó su terrible actuación tragándose el disparo que le hizo Alan Brandi con la zurda. Los guantes le jugaron una mala pasada y el balón se le escurrió de entre las manos haciendo que llegase el cuarto de Jaén y que su entrenador lo cambiase tan solo una jugada después por Alberto. No le sentó nada bien el cambio a Cidao que le recriminó y le protestó a Gacimartín su decisión.

Y lo cierto es que esta tampoco le salió especialmente bien ya que, en la primera jugada en la que hubo de intervenir, Alberto salió a destiempo derribando a Javi Alonso y dejando la portería y el balón a merced de Giasson, que no despreció tamaño regalo. Se atisbó una sonrisa en la cara de Cidao desde el banquillo. Mucho más lúgubre fue la de su entrenador que a buen seguro le pasará la factura al portero de su actitud tras el cambio.

Sacó entonces el Jaén Paraíso Interior FS su juego gourmet. Caño de Dani Martín con vaselina de regalo (se marchó por poco). Pase picado de Alan con toque de primeras, también picado, de un Mauricio que no consiguió esta vez engañar al portero.

Quiso tapar la hemorragia el Natupellet Segovia poniéndose Alvarito la camiseta de portero-jugador pero Giasson, que le debe una cena a Campoy por el pase, anotó el segundo en su cuenta particular prácticamente a placer. Ya por entonces la Salobreja era una auténtica fiesta. La grada se divertía con 'olés' a cada pase y lo mejor es que el Jaén Paraíso Interior FS no parecía haberse saciado. El conjunto jienense para entonces había transformado al Segovia en un juguete con el que pudo jugar a su antojo durante gran parte del choque.

Saco de goles

Bingyoba tuvo alguna oportunidad, sin mucho acierto, de haberse redimido del fallo en el segundo gol visitante y Campoy encontró el premio al excepcional partido que estaba haciendo. El ocho de los jienenses se quitó al final del partido el traje de asistente para ponerse el de recuperador.

Defendiendo el portero-jugador, el catalán robó el balón en campo propio y volvió loco a Alvarito que trató de tapar por todos los medios pero no fue capaz de adivinar hacia donde saldría su rival tras el dribling. No se deleitó en exceso Campoy que la empujó rasa para que el público jienense pudiese celebrar el gol antes de que el balón entrase en contacto con las redes.

Ocho goles ya parecían suficientes y certificaban la goleada pero aun habría más. Giasson no es hombre con una gran capacidad anotadora pero ayer se desató.

Suyo fue el noveno tanto, el que cerró el partido y que el hizo que ambos equipos decidiesen firmar la paz durante los últimos segundos y que estos transcurriesen sin que hubiese juego alguno.

Alvarito, que llevaba tiempo recibiendo el castigo en forma de silbidos de la grada por las continuas provocaciones a Dani Martín, debió entrar en éxtasis al oír la bocina que indicó el final del encuentro. Las bajas, lo temprano que se pusieron por debajo en el marcador o el buen juego de Jaén explican la derrota segoviana, pero también la inefable actuación de sus cancerberos que no estuvieron en ningún momento a la altura.

Todo lo contrario ocurrió en el bando contrario. La actuación de Dídac estaba siendo como de costumbre, excepcional, pero Dani Rodríguez pudo permitirse el lujo de darle a Imanol los minutos finales. La ovación de gala con que la Salobreja recibió al portero canario debió de ser para este un regalo más de esta Navidad.

Ganar por goleada, ante tu público y en un día tan especial y mágico como el de ayer puede que no sea la mejor forma de empezar un año futbolístico pero, si no lo es, se le acerca mucho.

Fotos

Vídeos