ATLÉTICO MANCHA REAL

El Atlético Mancha Real se autolesiona

Nando en una pugna del partido..
/MATÍAS COBO
Nando en una pugna del partido.. / MATÍAS COBO

Los verdes cayeron ante el Antequera e hipotecaron su partido de la próxima jornada en el que visitarán al Real Jaén en otro derbi

JESÚS MUDARRA MANCHA REAL

Ayer el Atlético Mancha Real debía estar enfadado consigo mismo ya que se pegó un tiro en el pie. Eligieron mal momento para hacerlo. Nunca es bueno autolesionarse pero hacerlo cuando las cosas comienzan a irte bien es aun menos comprensible. Fue buena la primera mitad que realizaron los verdes ante un Antequera que podría haber ido perdiendo fácilmente dos a cero en el minuto 40 de juego, pero fue casi al filo del descanso cuando los manchegos comenzaron a golpearse a sí mismos. No adelantemos aun así acontecimientos.

Salió mejor del vestuario el cuadro manchego que quiso sorprender en el arranque como ya hiciese en su último partido en casa ante el Melistar. Armando tuvo una clarísima, después de una jugada con varios toques dentro del área, en la que se quedó solo en la frontal pero no fue capaz de imprimir de precisión a su disparo con el interior. Fueron un espejismo esos primeros minutos de claro control verde ya que después el partido se desveló como uno táctico, propio de equipos con sello de entrenador y muy trabajados.

Una lesión al principio del encuentro (si, una baja más para Rizos) hizo que Manu Castillo abandonase el terreno de juego en beneficio de Paredes y este tuvo la siguiente ocasión de peligro en sus pies. Caracoleó bien desde la esquina izquierda del área y se pidió penalti en su disparo, por mano, pero lo que pasó fue que Albertillo se quedó solo ante el Luisma, que tapó bien para evitar el primero.

Crecían los verdes que consiguieron arrebatarle la posesión al cuadro de Aybar y seguir generando peligro. Estuvo listo Armando dentro del área rival para robarle la cartera, con la puntera y sin que se diese cuenta, al central. La tocó lo justo para que la recogiese Albertillo y este, casi de espaldas, la pegó de volea pudiendo haber hecho un gol antológico de no haber sido por el poste.

Pareció despertar esta acción al Antequera que tuvo su primera oportunidad clara en una buena jugada colectiva que terminó con Aroca solo ante el portero y fallando en la definición. Se abrió el choque y Eu tuvo la suya en un regalo del centro del campo antequerano que desperdició con un suave tiro de zurda.

Aprovechando la dinámica, Albertillo lo intentó de lejos encontrándose con el portero y Bauti pudo anotar imponiéndose en el área en un saque de esquina excepcionalmente botado. El fútbol ha demostrado en muchas ocasiones que a caprichoso no le gana nadie y ayer poseyendo a Adri, hizo de las suyas. Se complicó en exceso el portero y Coco, que con los años ha aprendido a oler la indecisión en sus adversarios, aprovechó para birlarle el esférico y provocar que el cancerbero lo derribase cometiendo un penalti de libro y un gol psicológico que el mismo Coco se encargó de firmar. Llegó el tanto en el peor momento posible, al filo del descanso y con sonido de viento desde la grada.

No ayudó a lavar su imagen su actuación en el segundo gol del partido. Bajó el rendimiento el conjunto mancharrealeño en la segunda parte, concediendo balones incomprensibles que les acabaron saliendo caros. No fue el caso de una jugada por banda izquierda que acabó en centro raso al segundo palo. La media salida que hizo Adri permitió que el balón llegase manso hasta Diego, que no ha marcado gol más fácil en su vida.

Juanjo podría haber culminado el nefasto día de Adri pero por fortuna para el portero la vaselina que le tiró no acabó encontrando portería. Las repetidas ocasiones de los de Aybar y la ausencia en el bando de Rizos hizo que los verdes cayesen en la resignación y la inoperancia. Solo el pundonor de Bauti, reconvertido en extremo para el tramo final, añadió algo de picante al ataque manchego.

No se habían calmado las ansias suicidas de los jugadores de Rizos y, con el partido ya terminado y sin que pasase nada, Carlos Jiménez vio la segunda cartulina amarilla dejando a los suyos con uno menos y borrando su nombre de la lista para jugar la próxima semana en la Victoria. Por si habían sido pocos los fallos individuales de los verdes en el partido, Joaquín cometería el más infantil de todos ya que protestó tanto la expulsión de Carlos Jiménez que acabó siguiendo sus pasos y generando un problema muy serio para su equipo para la siguiente jornada.

Fotos

Vídeos