FÚTBOL

Un palo esperado en Almería

Chema, que controla el balón, hizo el 2-0/FELIPE ORTIZ
Chema, que controla el balón, hizo el 2-0 / FELIPE ORTIZ

El Guadix seguirá una semana más en el fondo de la tabla después de resistir hasta el primer gol ante el filial, aspirante al ascenso a Segunda B

PACO ALONSOALMERÍA

El Guadix seguirá una semana más en el pozo de la clasificación después de que a su paso por Almería firmara una previsible derrota ante el filial, aspirante al ascenso. El cuadro accitano aguantó hasta que se hizo el primer gol.

El filial rojiblanco manejó el partido, aunque sin acierto de cara al marco de Illescas. Una vez se decantó la balanza, el Guadix perdió la compostura y su planteamiento defensivo, lo que aprovecharon los de Fran Fernández para controlar también el marcador. No fue hasta la segunda parte. En la primera hubo acercamientos sin gol, sólo el de Santi en propia puerta. En la segunda, Chema, que volvió a ser un jugador referente en ataque, sacó del 'tedio' la contienda y el Almería B se sintió cómodo ante un Guadix sin recursos. Sergio hizo el tercero y aún pudieron caer más, pero faltó definición en los metros finales.

El Almería B empezó teniendo el balón, aunque sin llegada. El Guadix, por su parte, fue más directo hasta el punto que, en el minuto 2, dispuso de la primera acción de peligro con un remate de cabeza de Jorge Molina sin consecuencias.

En el minuto 19, tras una falta sobre Javi Moreno, Chema colgó el balón al segundo palo, el balón dio en Santi que marcó en propia puerta para provocar un duelo diferente. En el 20, una combinación entre Chema y Corredera acabó con disparo que se fue ajustado al palo.

Segunda parte

En la segunda parte, a los pocos minutos de iniciarse, con el Almería B siendo dueño del balón, como en la primera parte, la respuesta la firmó Chema en una acción en la frontal. El balón se movió en esa zona y el rojiblanco puso un balón medido al palo derecho de la meta de Illescas. Era el 2-0 que sentenciaba el partido.

Con el 2-0, el Guadix trató de tener más el balón, pero el filial rojiblanco seguía 'picando', esperando el error para aumentar las diferencias. Lo hizo en el 69, gracias a Sergio.

Fotos

Vídeos