Presidente

Un motrileño al frente del fútbol español

Un motrileño al frente del fútbol español

Luis Rubiales alcanza la presidencia de la RFEF tras dirigir el sindicato de futbolistas y ejercer de contrapoder a Ángel María Villar y sus allegados

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Luis Rubiales nació en Las Palmas de Gran Canaria aunque se crió y se siente motrileño por los cuatro costados. Hijo del exalcalde de la localidad costera, el nuevo presidente de la RFEF siempre ha sido fiel a sus raíces y quizás es lo que le ha mantenido con los pies en el suelo hasta alcanzar la cima del fútbol español. Partiendo de la dirección durante años del sindicato de futbolistas, AFE, ha conseguiro que prospere hasta el éxito una candidatura que se erigió en contrapoder al sempiterno mandatario de la Federación, Ángel María Villar, y sus allegados, representandos en la candidatura de Juan Luis Larrea. Futbolista profesional, también ha estudiado Enfermería y Derecho.

«Es necesario un cambio de rumbo, porque así lo quiere la mayoría del fútbol español y porque me siento con la humildad, capacidad, fuerza, ilusión y experiencia para aceptar este reto en un momento de una tremenda crisis y construir entre todos aquellos que quieran participar, un fútbol español mejor», expresó en una entrevista a IDEAL cuando se dio a conocer su intención de aspirar a este puesto.

Rubiales militó en equipos como el Guadix CF, Mallorca B, Lleida y Xerez y Levante, con el que jugó en Primera división. Extendió algo más su carrera deportiva y el hecho de vivir los problemas de los impagos le llevó al retirarse a iniciar su trabajo dentro de la AFE. Ha ido dando pasos en la vida pero insiste en que sigue siendo el mismo. «La esencia no ha cambiado, siempre hay una evolución. Muchas noches cuando me tumbo en la cama y cierro los ojos aún recuerdo a ese niño al que hace referencia, cortando cañas de azúcar en el campo, yendo con un balón a jugar con sus amigos del barrio, asistiendo al Colegio Público San Antonio, donde aprendí que pensar y esforzarse era más importante que tener medios. Me siento muy orgulloso de mis raíces motrileñas y echo mucho de menos Motril y a mi gente. Cada vez que puedo, bajo», asegura.

Su plan desde un principio ha sido ambicioso y estaba convencido de su victoria: «Siempre hay que dar un primer paso, no hay que tener miedo, sino ilusión y conocimiento, y eso al grupo al que voy a liderar no le va a faltar. Haremos crecer a la RFEF hasta sus mayores cotas. Nuestra línea programática es muy clara: tendrá un papel muy importante la mujer, realizaremos un reparto más equitativo para el fútbol modesto, crearemos nuevos departamentos para este fútbol y lo dotaremos de un horario fijo para sus partidos. Abogaremos por la transparencia y el buen gobierno mediante la instauración de un departamento de cumplimiento que fiscalice a toda la RFEF, reduciremos progresivamente el 3% para entrenadores y escucharemos a los árbitros para que participen en las modificaciones que se van a acometer», eran algunas líneas de su particular 'programa'.

En la entrevista también habló de su relación con Javier Tebas, presidente de LaLiga. «Soy un hombre responsable, que sabe que la institución está por encima de las personas. Un hombre humilde. He tenido la suerte de ganar en el Bernabéu y de perder en campos de tierra en Tercera, cuando empezada con el equipo de mi pueblo. Por lo tanto, con un talante de hombre de fútbol, siempre quiero trabajar en equipo, y por supuesto, LaLiga tiene que ser parte del equipo del fútbol español y además una parte importantísima», resaltó.

Fotos

Vídeos