Deportes

Primera División

Jornada 37

Reaparición mágica de Vietto en Montilivi

Luciano Vietto celebra su gol en Montilivi. /EFE
Luciano Vietto celebra su gol en Montilivi. / EFE

El argentino dio la victoria al Valencia después de tres meses alejado de los terrenos de juego

EFEGirona/Valencia

Un solitario tanto del argentino Luciano Vietto en el minuto 61 decidió el encuentro de este sábado entre el Girona y el Valencia, disputado en un Estadi Municipal de Montilivi que se despidió del fútbol de Primera división para esta temporada histórica, la primera del club en la élite del fútbol español.

Con la intención de aprovechar la visita de un rival de prestigio que la próxima campaña competirá en la Champions League para tratar de recuperar su mejor versión, los luchadores futbolistas de Pablo Machín, espoleados por la afición que ha sido condecorada como la mejor del curso de la máxima categoría del balompié español, saltaron al césped decididos a llevar la iniciativa del choque.

Lo consiguieron en los primeros compases del duelo, hasta que el Valencia comenzó a entrar en el encuentro de la mano de Gonçalo Guedes, Carlos Soler y del joven Ferrán Torres, el más activo de los futbolistas de Marcelino García Toral, y los dos conjuntos empezaron a alternarse en la posesión del esférico y en las llegadas al área rival.

0 Girona

Bono; Pablo Maffeo (Aday Benítez, m. 68), Jonás Ramalho, Bernardo Espinosa, Juanpe, Johan Mojica; David Timor, Àlex Granell, Borja García (Eloi Amagat, m. 80); Choco Lozano (Michael Olunga, m. 71) y Crishtian Stuani.

1 Valencia

Jaume Domènech; Martín Montoya, Rúben Vezo, Jeison Murillo, Toni Lato (Nacho Vidal, m. 85); Ferrán Torres (José Gayà, m. 76), Carlos Soler, Nemanja Maksimovic, Gonçalo Guedes; Vietto y Simone Zaza (Rodrigo Moreno, m. 70).

GOL:
0-1, m. 61: Vietto.
ÁRBITRO:
Ignacio Iglesias Villanueva (Colegio gallego). Amonestó a los locales Pablo Maffeo (m. 33) y David Timor (m. 89) y a los visitantes Carlos Soler (m. 29), Simone Zaza (m. 59) y Toni Lato (m. 75).
INCIDENCIAS:
Partido de la jornada 37 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 10.850 espectadores. Antes del inicio del encuentro, la afición del Girona recibió el premio a la Mejor Afición de la Liga Santanter 2017-2018 que entregan anualmente La Liga y Aficiones Unidas.

Con todo, la apariencia intrascendente del partido para dos equipos que esta temporada han superado de largo sus objetivos iniciales, hasta el punto de que en las últimas jornadas han podido permitirse el lujo de acumular varias jornadas sin conocer la victoria, provocó que el duelo no destacara por su intensidad.

La ocasión más clara de la primera mitad llegó en el minuto 37, cuando ni el habilidoso Borja García ni Cristhian Stuani, el pichichi del conjunto rojiblanco, pudieron superar a Jaume Domènech a pesar de tenerlo todo a favor. Unos minutos antes, Carlos Soler, con un disparo desde dentro del área, y Ferrán Torres, con un chut lejano y una internada peligrosa a los dominios de Bono, habían inquietado al Girona.

El único tanto del encuentro llegó cuando se cumplía una hora de juego. Después de que Carlos Soler y Gonçalo Guedes avisaran al arquero marroquí con dos chuts desde fuera del área, Luciano Vietto culminó una rápida conducción individual desde el centro del campo con un excelente disparo desde la frontal para hacer subir el 0-1 al electrónico de Montilivi.

A pesar del revés recibido, los pupilos de Pablo Machín, que tan solo han sumado cinco de los últimos 27 puntos en juego y que enlazaron su quinto partido consecutivo sin conocer la victoria como locales, se sobrepusieron rápidamente y obligaron a Jaume Domènech a hacer dos intervenciones de mérito para evitar que Cristhian Stuani y Juanpe volvieran a equilibrar el marcador.

Michael Olunga, al rematar una falta al palo izquierdo del arco ché con un potente cabezazo en el minuto 77, dispuso de la ocasión más clara del segundo tiempo para el Girona.

Mientras el Girona persistía en su empeño para evitar la derrota, la hinchada local no dejó de animar ni un instante a sus admirados futbolistas, los mismos que hace un año consiguieron el histórico ascenso a Primera división y que esta temporada les han hecho soñar con clasificarse para la Europa League hasta las últimas jornadas.

El momento culminante de la noche llegó en el minuto 80, cuando Eloi Amagat, el capitán gerundense, entró al campo en sustitución de Borja García para jugar sus últimos minutos con la elástica del Girona en Montilivi. El '10' rojiblanco, que antes del encuentro fue homenajeado por sus compañeros con una camiseta con la inscripción «Gracias por todo, eterno capitán», abandona la entidad convertido en un símbolo eterno para la afición, en un icono que ilustra el crecimiento de un club que hace quince años vagaba por Tercera división y que ahora se codea con los grandes.

Fotos

Vídeos