Jornada 28

Descanso activo antes del Chelsea

Descanso activo antes del Chelsea

Cómoda victoria del líder, con goles de Luis Suárez y Coutinho a un Málaga en inferioridad durante una hora

JESÚS BALLESTEROS

Si el Barça necesitaba un partido cómodo, sencillo, sin exigencia, antes de la visita del Chelsea en Champions League, lo tuvo a medida en La Rosaleda ante el Málaga. Ante un rival muerto, que no opuso resistencia alguna y que su única muestra de coraje fue una durísima entrada por detrás de Samu a Jordi Alba que le costó la tarjeta roja al malegueño. Ganó el líder al colista y mantiene su cómoda ventaja en Liga, aunque lo hizo con un equipo muy similar al que saltará al Camp Nou en el partido de vuelta de Champions y eso sí que fue sorprendente.

Dos ramalazos de calidad fueron suficientes para terminar de hundir más aún a un rival que cuenta los días para consumar su descenso a Segunda. Luis Suárez y Coutinho habían resuelto el choque a la media hora y lo que vino después fue un comodísimo entrenamiento activo de cara al miércoles. Ni sangre hizo el Barça en una segunda mitad que ambos conjuntos podrían haber pactado no jugarla visto los intereses de uno y otro.

Sorprendió sobremanera el once de Valverde, jugándose la Champions en apenas cuatro días, el técnico azulgrana apostó por el once de gala con los únicos cambios de Messi e Iniesta por obligación. Lesionado el manchego, el argentino se quedó en Barcelona por su reciente paternidad. Se esperaban rotaciones teniendo en cuenta el duelo ante Chelsea, pero no. Jugó incluso el tocado Pique, que sigue mostrando su aparatoso vendaje en la rodilla derecha.

0 Málaga

Roberto, Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Rica, Samu, Iturra, Lacen, Chory (Lestienne, min. 61), Rolan (Succes, min. 78) y En-Nesyri (Ideye, min. 78)

2 Barcelona

Ter Stegen, Sergi Roberto (André Gomes, min. 74), Piqué, Umtiti, Jordi Alba (Digne, min. 77), Busquets, Rakitic, Paulinho, Dembelé (Aleix Vidal, min. 85), Coutinho y Luis Suárez

GOLES
0-1. min.15. Luis Suárez. 0-2. min. 28. Coutinho
ÁRBITRO
Martínez Munuera (Comité Valenciano): Expulsó a Samu con roja directa (min. 30). Amonestó a Iturra y Luis Suárez
INCIDENCIAS
Estadio La Rosaleda. 26.677 espectadores

Cierto es que la exigencia fue mínima para la escuadra culé. El partido estaba sentenciado en el primer cuarto de hora con el gol de Luis Suárez y sentenciado a los 30 minutos cuando en apenas dos, el líder marcaba el segundo (golazo de espuela de Coutinho) y el malaguista Samu se auto- expulsaba con una durísima entrada a Jordi Alba por detrás.

Con 0-2, con uno menos y hundido el colista, el panorama para el Barça era el idóneo, toda una segunda parte para dar descanso a ciertas piezas de cara al choque continental, mientras que la pesadilla se hacía eterna para los locales. Y eso que se asomó el Málaga a la portería de Ter Stegen con alguna ocasión clara, pero el gol es uno de los grandes lastres que arrastra el cuadro andaluz. Fallar un remate a un metro de la portería y lanzar el balón fuera como hizo En-Nesyri es algo ya habitual en el equipo de José González.

Más información

La herida en La Rosaleda pudo ser mayor de no ser por la notable noche de Roberto, quien sacaba a destajo las ocasiones claras de los azulgrana. Sacaría alguna a Paulinho, Rakitic y Coutinho. Muy activo el brasileño durante todo el choque, con golazo de espuela incluido, pero lo cierto es que sigue necesitando limar ciertos aspectos del juego culé. Empeñado en conducir en exceso, suele encontrar dificultades cuando retiene el balón más tiempo de la cuenta. Por contra, cuando se dejó ir en las triangulaciones de los hombres de ataque del Barça, las jugadas claras caían como fruta madura.

Coutinho, protagonista

Sea como fuere, Coutinho buscaba ser más protagonista. El Málaga seguía acongojado y acomplejado ante el Barça y ni siquiera era capaz de plantear una contra para buscarle las cosquillas al rival. No se recuerda jornada tan plácida para los de Valverde.

Con la mente puesta en el Chelsea, sorprendía que Valverde no hiciera cambios en un partido tan cómodo como aburrido. No llegaron hasta el minuto 74. El dominio no se traducía en ocasiones ni goles y los minutos pasaban para desesperación del aficionado costasoleño.

Ante la falta de ritmo y de ocasiones claras, probaba el Barça a Roberto con tiros a media distancia. Dembélé quería reencontrarse con su mejor versión, pero su falta de ritmo es tan evidente como que se encuentra a mucha distancia de la rueda de cambios de Valverde por mucho que en Málaga le diera casi todo el choque. Deberá tomarse este final de campeonato en el que la Liga está decidida como un banco de pruebas perfecto para recuperar al galo.

Eso sí, fue el francés el único que quiso probar al portero rival en el segundo tiempo. Nada complicado para el cancerbero madrileño, que fue uno de los grandes beneficiados de la enorme relajación del Barça tras el descanso. Se entiende que toda la atención esté puesta en la máxima competición continental y en voltear el 1-1 de la ida en Stamford Bridge.

Fotos

Vídeos