Jornada 19

El Atlético es feliz en el alambre

Antoine Griezmann y Kevin Gameiro./Afp
Antoine Griezmann y Kevin Gameiro. / Afp

Gracias a un gol de Gameiro y a Oblak, el equipo de Simeone vuelve a ganar a un Eibar que creció en la segunda parte y se mereció al menos el empate

NACHO BOLÍVARMadrid

Pragmático, hermético y muy fiable pese a esas trazas tan conservadoras que suele dibujar el Cholo Simeone cuando se ve por delante en el marcador, el Atlético logró un valioso triunfo en Eibar que le consolida en la segunda plaza con diez puntos y un partido más que el Real Madrid en esa Liga particular con su eterno rival. Comenzaron muy bien los madrileños, dominadores con grandeza hasta el gol de Kevin Gameiro antes de la media hora, pero a partir de ahí se fueron atrás de forma muy reprochable para lo que debe caracterizar a un equipo con su potencial y su presupuesto.

Claramente de menos a más, el Eibar se hizo acreedor en la segunda mitad al menos al empate. Lo evitaron sólo Oblak, de nuevo determinante, el desacierto en el remate final, la mala suerte y hasta un posible penalti por mano de Augusto, tras una media chilena de Orellana, que no vio el valenciano Mateu Lahoz. El Atlético no enamora y juega con fuego con excesiva frecuencia, pero sabe sufrir, no encaja apenas goles y recupera esa dinámica ganadora lejos de casa que vio cortada de forma abruta ante el Espanyol, antes de final de año. Se consolida como único candidato a poder pelearle la Liga al Barça.

Tiene muy claro Simeone cómo jugarle al Eibar. Tanto que el equipo armero de José Luis Mendilibar aún no ha conseguido puntuar en Liga ante el Atlético después de siete partidos. Sabe el técnico argentino cómo plantear los choques frente a un rival poderoso en Ipurua y que se presentaba pletórico, tras ganar seis de sus últimos siete partidos en esta Liga. Espoleado quizá también por la derrota de su eterno rival en el Bernabéu, salieron, sin embargo, los madrileños dispuestos a marcar territorio al principio para asustar al buen equipo vasco.

Más información

Sufría el Atlético las ausencias de Filipe Luis y de los sancionados, Savic, Gabi y Diego Costa, pero este equipo se adapta bien a casi todos los registros y funciona como un bloque cohesionado actúe quien sea. Formó el Cholo un equipo con una interesante mezcla de músculo y fuerza, ideal para fajarse ante los armeros. Si atrás tipos como los uruguayos Giménez, Godín y el hispano-francés Lucas son poderosísimos para neutralizar el juego aéreo del rival, uno de los fuertes del Eibar, en el medio Thomas y Saúl le pusieron orden y físico para que tipos como Koke, Correa y sobre todo Griezmann y Gameiro pudieran lucirse. En especial Antoine se movió como pez en el agua al principio entre la defensa y el centro del campo del Eibar.

Renuncia al ataque

Pronto avisaron los visitantes con dos claras ocasiones. Casi siempre a base de balones a la espalda de esa zaga adelantada que caracteriza a todo equipo de Mendilibar y que al Atlético le viene de perlas. Primero, Griezmann no llegó por poco a un centro-chut de Correa y luego Koke lanzó al travesaño tras pase de Gameiro. A la tercera similar, el ariete francés ya no perdonó, aunque lo hizo con tanto suspense que el serbio Dmitrovic casi le cierra el hueco. A partir de ahí, el Atlético dio ya varios pasos atrás y se sintió feliz hasta el descanso ante los balones frontales de los vascos. Sólo Charles tuvo opción de marcar en la primera parte, pero cabeceó alto, ya muy forzado, en segunda jugada.

0 Eibar

Dmitrovic, Capa, Ramis, Oliveira, José Ángel, Iván Alejo (Orellana, min. 46), Jordán (Diop, min. 73), Dani García, Inui, Charles (Kike García, min. 64) y Enrich.

1 Atlético de Madrid

Oblak, Vrsaljko, Giménez, Godín, Lucas, Correa (Carrasco, min. 54), Thomas, Saúl, Koke, Griezmann y Gameiro (Augusto, min. 68).

Gol
0-1: min. 26, Gameiro.
Árbitro
Mateu Lahoz (Comité Valenciano): Mostró amarilla a Iván Alejo, Ramis y Godín (se pierde el próximo partido).
Incidencias
Partido de la 19ª jornada de Liga, disputado en Ipurua ante 6.186 espectadores en una tarde muy lluviosa.

Renunció por completo el Atlético al ataque en una segunda mitad dominada de cabo a rabo por el Eibar, ya con Orellana. Simeone no paró de enviar mensajes conservadores a sus jugadores, ya que primero retiró a Correa y luego a Gameiro. Trató de fortalecer el centro del campo con Augusto, lo mismo que hizo en Cornellá El Prat, entonces con la derrota como castigo. Pudo empatar ya el Eibar en una jugada embarullada, pero el tranquilo Oblak salvó un desvió de Godín que cambió la trayectoria del balón. Salvó después el esloveno el remate centrado de Oliveira y más tarde un tiro lejano de Inui. Mientras, en la única señal ofensiva del Atlético en esa segunda mitad, Griezmann perdió en el mano a mano con Dmitrovic. Poco después, el Cholo le retiró y le dio minutos a Torres, quien le resultó muy útil para aguantar el balón y forzar faltas y algún córner en ese tramo final. De todos modos, Kike García y Enrich pudieron y debieron rescatar un punto para los armeros en los instantes finales.

Fotos

Vídeos