Deportes

Primera División

Jornada 4

El Barcelona ha cambiado su suerte

Paulinho (i), tras marcar el 1-2 en el Coliseum Alfonso Pérez./AFP
Paulinho (i), tras marcar el 1-2 en el Coliseum Alfonso Pérez. / AFP

El fondo de armario resolvió el choque, con goles de Denis Suárez y Paulinho que propiciaron la remontada tras la lesión de Dembélé

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

El Barcelona parece haber cambiado definitivamente su suerte. Ante el Getafe logró revertir un resultado en contra para salir victorioso de un partido de los que pasaban factura el curso anterior. En el Alfonso Pérez salió mal todo lo que tenía que salir (lesión de Dembélé incluida), pero el fondo de armario por fin resolvió un duelo y el equipo azulgrana suma un nuevo triunfo que le permite seguir comandando la tabla clasificatoria en Primera.

1 GETAFE

Guaita, Damián Suárez, Djané, Cala, Antunes, Markel Bergara, Arambarri (Portillo, min. 85), Fajr, Amath (Mora, min, 71), Gaku (Álvaro Jiménez, min. 54) y Jorge Molina.

2 BARCELONA

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic (Paulinho, min. 77), Iniesta (Denis Suárez, min. 46), Dembélé (Deulofeu, min. 28), Messi y Luis Suárez.

ÁRBITRO:
Fernández Borbalán (Andaluz). Tarjetas amarillas a Piqué, Cala, Deulofeu, Jordi Alba, Luis Suárez y Damián Suárez.
GOLES:
1-0: min. 39, Gaku. 1-1: min. 62, Denis Suárez. 1-2: min. 84, Paulinho.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la 4ª jornada de Liga, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez. 17.000 espectadores

No siempre aparece Messi, y de Luis Suárez se antoja razonable no esperar mucho por lo visto en este inicio de campaña. Otrora, el Barcelona habría penado por la desconexión de sus estrellas, pero ante el Getafe el banquillo resolvió el choque. Y no sólo por los goles de Denis Suárez y Paulinho (el primero del brasileño en el fútbol español), sino porque su aportación, junto a la de Deulofeu (que saltó al campo en sustitución del desafortunado Dembélé) cambiarían la cara a un equipo encorsetado y superado por el Getafe antes del descanso.

Dembélé, entre tres y cuatro semanas de baja

La visita del Barça al Coliseum Alfonso Pérez dejó una pésima noticia en forma de parte médico. Ousmane Dembélé deberá estar entre tres y cuatro semanas de baja por culpa de una desafortunada lesión muscular que le obligó a retirarse del terreno de juego a los 24 minutos de partido. Dembélé debutaba como titular en partido de Liga ante el Getafe y no estaba cuajando un buen partido cuando en una desagraciada jugada en la que lanzaba un taconazo el francés acabó lesionado y se veía obligado a retirarse del terreno de juego.

Los servicios médicos del Barcelona informaron durante el propio partido que Dembélé sufre una lesión muscular en los isquiotibiales de su muslo izquierdo. El atacante francés, fichaje estrella del Barcelona este verano para suplir la marcha de Neymar, debutó con el Barcelona en el choque liguero ante el Espanyol, en el que incluso dio su primera asistencia de gol.

Ante la Juventus en la Champions llegó a ser incluso titular, al igual que contra el Getafe, pero frente al conjunto madrileño no estuvo ni media hora en el césped. Con el apretado calendario, el jugador azulgrana estará seguramente de baja hasta después del nuevo parón de selecciones de octubre.

Y es que pese a la derrota, el cuadro madrileño logró desmontar al Barcelona en los primeros 45 minutos. Bordalás ha conseguido que esa cumbre de nacionalidades que es a día de hoy el once inicial del Getage rinda de forma sobresaliente. No ya por el partido ofrecido ante el conjunto azulgrana, sino por lo que viene mostrando desde su reciente regreso a la élite. El Barça de los récords y el de las cuatro victorias consecutivas quedó colapsado por el entramado propuesto por el técnico azulón que, hasta la fecha, apenas había recibido dos goles en lo que va de temporada.

Fue un primer asalto lleno de desgracias para el equipo de Ernesto Valverde. Antes de que Dembélé cayera lesionado, el Getafe ya había puesto sobre aviso al rival. En una jugada cargada de polémica por una posible mano de Piqué, Jorge Molina no llegó a empujar un balón franco que se paseó por la línea del gol de Ter Stegen. Minutos más tarde, el francés, que andaba enormemente desafortunado, caía lesionado y se retiraba a los 24 minutos de su debut como titular en la Liga española.

Su salida del campo no permitió a la escuadra barcelonesa mejorar su rendimiento ofensivo. Éste se limitaría a un remate fallido de cabeza de Umtiti y una falta brillante de Messi (ya con el 1-0 en contra) a la que Guaita respondió igualmente con una estirada magistral. Fue una parada espectacular, en consonancia al golazo que había marcado su compañero Gaku Shibasaki. El japonés, que apenas lleva unos meses en el fútbol español -jugó primero en el Tenerife-, lograba su primer gol en Primera. Y no uno cualquiera, pues el balón que enganchaba al borde del área entraba por la escuadra de Ter Stegen tras un zurdazo perfecto. El portero alemán encajaba el primer gol liguero de la presente campaña.

Por desgracia para Gaku y los suyos, su notable partido ante el Barça duraría poco más, pues al igual que le ocurrió a Dembélé, el japonés se retiraría por lesión nada más iniciarse el segundo de los asaltos. Acuciado por el resultado, dio un paso adelante el Barcelona con la reanudación del choque. Eso sí, apretaba el cuadro catalán más por el ímpetu de los que habían entrado, sobre todo de Denis Suárez, que por el juego fluido que se le presupone. Precisamente, el gallego colocaría las tablas en el marcador con otra diana soberbia en una jugada enmarañada a la que el joven canterano ponía un delicioso final.

El empate espoleó al equipo azulgrana, que buscó desesperadamente la victoria, con un fútbol más directo, apoyado en la chispa aportada por Denis y Deulofeu. Lesionado Dembélé y desaparecidas las otras dos estrellas, Luis Suárez y Messi, las opciones de la victoria visitante pasaban por esta dupla de jóvenes valores. La ausencia continuada de Luis Suárez no es nueva, pues el atacante charrúa apenas ha aportado nada a su equipo en este inicio de campaña. No es que esté fuera de forma el ariete, sino que parece por momentos hasta torpe para asociarse con sus compañeros. Dicho esto, es la desconexión de Messi la que repercute directamente en los resultados del Barça. El irregular encuentro de Messi generó enormes problemas para el equipo de Valverde. Por suerte, apareció Paulinho para devolver la sonrisa a la grada azulgrana y mantener a los suyos en lo más alto de la tabla clasificatoria. El brasileño gritó de rabia tras la que fue la primera de las pullas que devolvió a sus muchos detractores.

Fotos

Vídeos