Champions

Expediente a Carvajal por su triquiñuela

Carvajal, en el partido ante el Apoel. /Afp
Carvajal, en el partido ante el Apoel. / Afp

La amarilla forzada por el lateral ante el Apoel, que podría costarle dos partidos de sanción, recuerda la argucia de Mourinho que tuvo a Sergio Ramos, Xabi Alonso, Casillas y Dudek como protagonistas

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La UEFA ha abierto un expediente disciplinario a Dani Carvajal por provocar una amarilla en los estertores del encuentro del martes ante el Apoel. La acción del defensa del Real Madrid, cuyo objetivo era perderse el intrascendente choque ante el Borussia Dortmund que cerrará la fase de grupos con el objetivo de pasar limpio de tarjetas a octavos, podría acabar volviéndose en contra de los intereses del lateral y de su club, en caso de que el Comité de Control, Ética y Disciplina, que estudiará el asunto el 7 de diciembre, concluya que infringió el artículo 15 de su reglamento disciplinario. De ser así, podrían caerle dos partidos de sanción y, en consecuencia, no estaría en la ida de octavos de la Liga de Campeones.

Carvajal, que estaba apercibido, recibió la cartulina al estimar el árbitro portugués Artur Dias que perdió tiempo deliberadamente al retrasar un saque de banda cuando corría el minuto 90 de un duelo que los blancos ganaban por 0-6 en el GSP Stadium. El Real Madrid, que viajó a Nicosia con el propósito de sellar el billete a octavos, tenía el trabajo hecho y el carrilero optó por forzar la amarilla. Su acción, común en este tipo de situaciones, no ha gustado a la UEFA y el tiro podría acabar saliéndole por la culata al conjunto de Chamartín, que se agarra a precedentes como el del azulgrana Piqué en febrero de 2016, cuando se ganó una amarilla ante el Arsenal en la ida de octavos de la máxima competición continental al realizar, previa conversación con el por entonces técnico Luis Enrique y su segundo Unzué, una dura entrada a Welbeck cuando el Barça vencía por 0-2 en el Emirates que le dejó sin jugar en el Camp Nou pero le permitió afrontar los cuartos contra el Atlético sin lastre.

Entendió la UEFA que en el caso de Piqué no había violación de la normativa al haberse producido la tarjeta como consecuencia de una falta que se podía dar dentro de un partido y no ser el resultado de un perverso uso del reglamento para beneficio propio como el que había motivado que años antes Sergio Ramos y Xabi Alonso fuesen castigados con un partido por provocar sendas cartulinas en el Ámsterdam Arena siguiendo las indicaciones de José Mourinho.

Las imágenes de televisión de aquel Ajax-Real Madrid del 23 de noviembre de 2010 no dejaron espacio para la duda. Tras un intercambio de palabras con Chendo, delegado del Real Madrid, Mourinho se dirigió a Dudek, portero suplente, que a renglón seguido cruzó medio campo para susurrarle a Casillas. Escuchadas las indicaciones del polaco, el portero de Móstoles acudió al encuentro de Sergio Ramos y Xabi Alonso. Minutos después, el sevillano y el tolosarra se ganaban sendas expulsiones que, con su equipo ya clasificado para octavos, les permitieron cumplir sanción en el irrelevante choque ante el Auxerre. La UEFA castigó por la burla a Mourinho con dos partidos de sanción, dejando uno en suspenso a condición de que no reincidiese en tres años. A los futbolistas les cayó un encuentro y 20.000 euros de multa por barba. También hubieron de pasar por caja Casillas y Dudek, los otros implicados en la triquiñuela. En Concha Espina confían en que Carvajal salga mejor librado.

Fotos

Vídeos