Octavos | Ida

Temor a terminar la campaña como la 95-96

Karim Benzema./AFP
Karim Benzema. / AFP

El Real Madrid se midió en aquella edición de la máxima competición continental a la Juventus ya eliminado en la Copa del Rey y a 18 puntos del líder en la Liga

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

La eliminatoria ante el PSG ha despertado unos fantasmas que parecían dormidos en el Santiago Bernabéu. Una posible eliminación ante el equipo parisino podría provocar un cataclismo en la casa blanca y haría retroceder a muchos a lo que ocurrió hace ya 22 años en la temporada 1995-96, cuando el Real Madrid firmó una de sus peores campañas de la historia con una eliminación temprana en la Copa del Rey, en la entonces Copa de Europa y quedó sexto en la Liga a 22 puntos del campeón, el Atlético de Radomir Antic. Además, vivió entonces una inestabilidad institucional provocada por un cambio de presidente en el mes de noviembre y un total de tres entrenadores en el banquillo del conjunto blanco.

El curso 95-96 tiene muchas similitudes con la actual, aunque empezó peor que el presente con una derrota en la Supercopa de España ante el Deportivo de la Coruña. El conjunto blanco había ganado la Liga la campaña anterior y nada hacía indicar el declive que tuvo desde el principio. Jorge Valdano estaba en el banquillo y encajó tres derrotas en los cuatro primeros partidos ligueros que ya le pusieron las cosas cuesta arriba. Con el paso de las jornadas se fue alejando del líder, el Atlético, y terminó la Liga con 12 derrotas y 10 empates y a un mundo de los rojiblancos.

Más información

De hecho, cuando llegó el momento de medirse en la Copa de Europa a la Juventus, en cuartos de final, el conjunto blanco estaba a 18 puntos del líder. Curiosamente esta temporada está a 17, uno menos, si bien cuenta con un partido aplazado.

Pero si las cosas no fueron bien en la Liga, en la Copa del Rey el equipo blanco sólo jugó una eliminatoria, la de octavos de final ante el Espanyol -que entonces mantenía la ñ en su nombre- y cayó de forma rotunda como ha ocurrido esta campaña con el Leganés en cuartos. En la ida perdió 4-1 en el estadio de Sarriá y a pesar de ganar 2-1 en la vuelta en el Santiago Bernabéu, el equipo de Valdano quedaba eliminado a las primeras de cambio y en el mes de enero. Otra situación similar a la del presente año.

Sin opciones en la Liga y eliminado de la Copa del Rey en el mes de enero, llegaba el duelo de la Copa de Europa ante la Juventus de Turín, favorita del torneo, como única tabla de salvación. La situación en la Liga provocó la destitución de Jorge Valdano y la llegada -con el intervalo de un partido del interino Vicente Del Bosque que terminó con 'manita' al Athletic en San Mamés- de Arsenio Iglesias. El técnico gallego, autor del 'Súper Depor', tenía la responsabilidad de superar el duelo ante el equipo italiano para mantener con vida al equipo. En el partido de ida un gol de Raúl le daba ventaja al conjunto blanco para la vuelta, pero en Delle Alpi un tanto de Del Piero y otro de Padovano dejaban al Real Madrid en la cuneta y con tres meses por delante en los que se multiplicaron los problemas deportivos y extradeportivos.

La no renovación de Soler

El cambio de presidente, se fue Ramón Mendoza y llegó Lorenzo Sanz, en el mes de noviembre, terminó con problemas con algunos jugadores. Miquel Soler tenía una cláusula en su contrato -a la que se negó a renunciar- según la cual renovaría una temporada más si jugaba un número determinado de partidos. Desde los despachos del equipo se dio la orden a Arsenio de que no convocara a un jugador que no entraba en los planes del club en la siguiente campaña. Y si a Miquel Soler no le dejaron seguir, el que se quiso marchar y lo hizo fue Luis Enrique.

Lo hizo al Barcelona, el eterno rival. El jugador asturiano fue cazado pasando reconocimiento médico con el conjunto azulgrana tras caer ante la Juventus y aunque demostró su profesionalidad hasta el final, terminó marchándose por la puerta de atrás. Todo lo contrario que Míchel, que dijo adiós al final de temporada con beso incluido al césped del Bernabéu, y Michael Laudrup.

De momento, el Real Madrid está fuera de la Copa y de la Liga y se agarra, como en aquella campaña, a la Champions League. Esta vez, en lugar de la Juventus de Del Piero, Deschamps y Conte será el PSG de Neymar, Cavani y Mbappé, y el Madrid no quiere que se repita la historia. De ganar seguiría vivo en 'su' competición, pero de perder podría repetirse la historia que se vivió hace ya 22 años. De los hombres de Zinedine Zidane depende.

Fotos

Vídeos