Deportes

Copa del Rey

Dieciseisavos | Vuelta

Bale saca al Madrid del atolladero

Bale centra en la acción del primer gol del Real Madrid. /Efe
Bale centra en la acción del primer gol del Real Madrid. / Efe

El galés, decisivo en los dos goles de Borja Mayoral, se reivindica en su regreso tras 63 días de calvario

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Gareth Bale salvó al Real Madrid del entuerto en el que se había metido con su indolencia. Dos acciones del galés al poco de saltar al césped sentenciaron al respondón Fuenlabrada de Antonio Calderón, que planteó mil y un problemas al poderoso pero abúlico cuadro de Zinedine Zidane hasta que el galés regresó, tras 63 días en el dique seco, decidido a reivindicarse y acallar las voces que llevaban semanas demandando su venta antes de que su cotización alcanzase niveles paupérrimos por obra y gracia de su extrema fragilidad física.

Siete minutos le bastaron al ‘11’ para recordar las razones por las que Florentino Pérez libró una cruenta batalla para arrancarle del Tottenham y depositarle en el Santiago Bernabéu con el marchamo de ‘sucesor de Cristiano Ronaldo’. Primero lanzó un sensacional centro para que Borja Mayoral superase a Pol picando el balón con la testa. Siete minutos después, el extremo de Cardiff propició el segundo tanto local llevándose de espuela la bola para rematar a continuación contra el cuerpo del portero del Fuenlabrada. El rechace lo recogió Borja Mayoral para sentenciar una eliminatoria que había estado durante 45 minutos en el alero y que el galés mató con dos estocadas culminadas por el canterano.

Había sufrido enormemente el Real Madrid en la primera hora. La parroquia local vivió con el susto metido en el cuerpo desde que Hugo Fraile, sin darle casi tiempo de sentarse al respetable, fallase un remate franco. Sólo Achraf, tarde, encimó al onubense ante la pasividad del resto de la zaga, que permitió al centrocampista plantarse ante Keylor Navas con una pasmosa facilidad. La misma con que minutos después agarró el cuero Matheus para empalar desde el balcón del área un balón que interceptó el tico.

2 Real Madrid

Keylor Navas, Achraf, Tejero, Nacho, Theo, Marcos Llorente, Ceballos, Kovacic (Seoane, min. 80), Óscar (Quezada, min. 74), Franchu (Bale, min. 61) y Mayoral.

2 Fuenlabrada

Pol, Athuman, Cata Díaz, Juanma, Fran García, Luis Milla, Cristóbal, Annor (Quero, min. 79), Álvaro Bravo (Portilla, min. 68), Hugo Fraile y Matheus (Dioni, min. 61).

Árbitro:
Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Mostró amarilla a Óscar por parte del Real Madrid y a Matheus y ‘Cata’ Díaz por la del Fuenlabrada.
Goles:
0-1: min. 24, Luis Milla. 1-1: min. 62, Borja Mayoral. 2-1: min. 69, Borja Mayoral. 2-2: min. 88, Portilla
Incidencias:
Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el Santiago Bernabéu ante 49.638 espectadores. El Real Madrid se clasifica para octavos de final con un global de 4-2.

Andaba gélido el ambiente en una lluviosa noche madrileña y también el lozano cuadro local, en el que repetían siete de los jugadores que alistó de inicio Zidane en el Fernando Torres más el argentino Franchu, que aquella noche entró en el tramo final del choque. Quizás por lo cómodo de la renta, un nuevo exceso de confianza al sentirse infinitamente superior en calidad a su adversario y puede que también por el poco rodaje de los talentosos pero poco utilizados futbolistas que alineó el galo, le costó un mundo al Real Madrid entrar en un partido que ilusionaba al cuadro azulón pero que no era sino un incómodo trámite que la escuadra merengue afrontó con el propósito de volver a meter en la dinámica a Keylor y Kovacic, sacar de su ostracismo a Ceballos y Marcos Llorente y probar con los ‘mayores’ a canteranos como Tejero, Franchu y Óscar Rodríguez.

Más información

Cuando quiso darse cuenta el Real Madrid de que la cosa iba en serio, Luis Milla, hijo del centrocampista del mismo nombre que vistió la camiseta del Real Madrid en 215 ocasiones y que actualmente se desempeña como seleccionador de Indonesia, ya había adelantado al Fuenlabrada con un trallazo desde fuera del área que no pudo atajar Keylor Navas. Como Casilla ante el Málaga, el costarricense pudo hacer más, lo que aviva nuevamente el debate sobre la portería.

Reaparición salvadora

La justa recompensa a la ambición del vecino pobre del sur fue también el adecuado castigo a la actitud con que salió el rico anfitrión de la capital, con un juego plano y previsible. Carecía de llegada el Real Madrid, donde Kovacic pagaba su falta de ritmo tras 76 días de ausencia y Ceballos no hallaba vías para superar la arquitectura defensiva del ‘Fuenla’. Marcos Llorente, el primero que amenazó a Codina en la ida, fue también el primero que probó a Pol en la vuelta. Aunque fueron Franchu y Ceballos los que firmaron las aproximaciones más peligrosas del vigente campeón de Liga y Champions ante el líder del grupo 1 de Segunda B. Cinco minutos de titubeante despertar tras 40 de profunda siesta fueron demasiados para la parroquia blanca que se acercó a un Santiago Bernabéu tan desangelado como la noche. Los silbidos de la grada armonizaban con el enfado de Zidane.

Ganó cierto brío el Real Madrid tras la lógica reprimenda del intermedio. No por ello dejó de amenazar el Fuenlabrada, que obligó a Keylor Navas a sacar el guante a remate de Matheus en un córner mal defendido que concedió, pasado de revoluciones, Theo. Aunque fue el ‘Cata’ Díaz el que pudo poner en vilo la eliminatoria con un cabezazo que besó el travesaño.

Marró el veterano central el 0-2 justo antes de que Zidane decidiese que ya era hora de que Bale volviese a sentirse futbolista. A partir de ahí ya fue otra historia, la de la redención del galés el día en que su equipo necesitaba de un salvador y de un Fuenlabrada que acabó sacando el empate como merecida consolación por su lucha hasta el final.

Fotos

Vídeos