Positivo

El pelotón recela del oscurantismo de la UCI con Froome

Chris Froome. /Cati Cladera (Efe)
Chris Froome. / Cati Cladera (Efe)

Valverde y Quintana optan por la prudencia y evitan mojarse como Tony Martin, que cree hay una vara de medir distinta para el Sky

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

¿Utiliza un doble rasero la UCI en materia de dopaje? ¿Se trata de modo distinto al Sky? Así lo cree Tony Martin, ciclista alemán del Katusha y cuatro veces campeón del mundo contrarreloj que lanzó un duro ataque contra el organismo tras conocerse el positivo de Chris Froome en la pasada edición de la Vuelta a España por el broncodilatador salbutamol, principio activo del Ventolín que se emplea para tratar el asma y cuyo uso inhalado, previamente notificado por aquellos corredores que presenten un certificado de padecer la enfermedad respiratoria y dentro del límite diario de 1.000 nanogramos por mililitro está permitido pero que, en dosis mayores, podría tener un efecto anabolizante.

Martin acusa a la UCI de medir «con dos varas». «Los demás deportistas son sancionados inmediatamente después de una muestra positiva. A él y a su equipo les ha dado tiempo la UCI para explicarse. No conozco ningún caso de este tipo en el pasado reciente. Esto es un escándalo, ya que ni siquiera debería haber estado en el Mundial», resaltó el germano, que se pregunta si Froome y su equipo disfrutan de «un estatus especial».

Al corredor del Katusha le indigna el largo tiempo transcurrido entre el 7 de septiembre, día en que dio positivo el británico en el control efectuado al término de la decimoctava etapa de la Vuelta a España, disputada entre Suances y Santo Toribio de Liébana, su comunicación al ciclista el 20 de ese mes y la difusión del mismo el 13 de diciembre mediante un comunicado emitido después de que medios como ‘Le Monde’ y ‘The Guardian’ hubiesen destapado el caso.

Más información

Martin concluyó en novena posición la prueba contrarreloj de los Mundiales de Bergen que se disputó precisamente el 20 de septiembre, día en que Froome recibió la noticia de su positivo y en la que el británico fue tercero, por detrás del holandés Tom Dumoulin y el esloveno Primoz Roglic.

«Un golpe duro»

Otros ciclistas mantienen un tono más prudente que el alemán. Es el caso de Nairo Quintana, segundo clasificado en dos de los Tour de Francia que atesora Froome. «Esperamos que los jueces de control hagan lo correcto, como cualquier otro corredor que ha pasado por esa situación. Hay que hacer cumplir las reglas», apuntó el colombiano durante la presentación este jueves del Movistar Team. En parecidos términos se pronunció su compañero Alejandro Valverde, quien recordó que se trata de «un producto que está permitido», aunque reconoció que es «un golpe duro» para Froome, «para su equipo y para el ciclismo en general». Sobre el hecho de que la UCI diese su comunicado después de que los medios revelasen lo ocurrido, indicó que «habrá que preguntárselo a ellos». Incidió además el murciano en que ahora Froome «tendrá que presentar sus alegaciones».

El británico se escuda en un retraso en la absorción por parte de su cuerpo del Ventolín que provocó que el control registrase una acumulación de salbutamol superior a la permitida. Y para demostrarlo se apoyará en casos como el que analizaron los doctores Schweizer, Mangin y Saugy en 2003 en el Laboratorio de Lausana de un deportista que dio positivo por 8.000 nanogramos por mililitro. El atleta inhaló tres veces una hora antes de la prueba, otras tres media hora más tarde y otras tantas al finalizar, una cantidad que los médicos estimaban «normal», arrojando doce horas después cinco picos superiores al umbral permitido.

Fotos

Vídeos