18ª etapa

Simon Yates duda por primera vez

Simon Yates (i) recoge una botella de agua./Afp
Simon Yates (i) recoge una botella de agua. / Afp

El británico, que reconoció su cansancio, pierde tiempo y aventaja en sólo 28 segundos a Dumoulin, pero dice tener confianza «para resistir»

COLPISA/AFP

El alemán Maximilian Schachmann (Quick-Step) concluyó una larga escapada con la victoria en la 18ª etapa del Giro de Italia, este jueves en Prato Nevoso, en una jornada en la que el líder de la general, Simon Yates (Mitchelton), perdió tiempo pero mantuvo la maglia rosa. Al inicio de una jornada de 196 kilómetros que atravesó la llanura de Pô para alcanzar los Alpes Piamonteses una escapada se formó con éxito. A los diez corredores que fundaron el grupo (Ballerini, Cattaneo, Pfingsten, Plaza, Kuznetsov, Van Emden, Van Poppel, Marcato, Fonzi y Turron) se unieron Schachmann y su compañero danés Michael Morkov.

En el último kilómetro, Schachmann dejó atrás a sus últimos compañeros, el español Rubén Plaza y el italiano Mattia Cattaneo, para levantar los brazos en solitario. El joven alemán de 24 años firmó la segunda victoria de su carrera profesional, tras una etapa en la Vuelta a Cataluña. Fue el quinto triunfo de su equipo, Quick-Step, en el actual Giro.

En la lucha por la general Yates ofreció dudas en la subida final y concedió unos treinta segundos a sus rivales directos, a tres días del final de la carrera en Roma. El británico tiene ahora sólo 28 segundos de ventaja sobre el holandés Tom Dumoulin, vigente campeón, y dos minutos y 43 segundos sobre el italiano Domenico Pozzovivo.

Tras una aceleración de Chris Froome en los dos últimos kilómetros, Dumoulin y Pozzovivo aprovecharon el movimiento para distanciarse de Yates, que sufría para aguantar el ritmo. En la meta Froome, Dumoulin y Pozzovivo entraron en el mismo tiempo. El cuatro veces ganador del Tour de Francia se acercó a Yates en la clasificación, aunque está todavía a tres minutos y 22 segundos.

«Cansado, simplemente»

«Lo he hecho lo mejor que he podido. Simplemente, no me respondían las piernas en el final. Cansado, simplemente», reconoció Yates, que desde su victoria del domingo en Sappada había afirmado que estaba cansado, sin llegar a convencer por completo.

En declaraciones a los periodistas, una hora después de su llegada a Prato Nevoso, Yates se mostró optimista. «Tengo todavía dos días para resistir. Tengo confianza. Voy a resurgir. La próxima etapa me viene mejor», estimó.

La 19ª etapa de este viernes (185 kilómetros) incluye la subida al Colle delle Fenestre, el punto más alto (2.178 m) de esta edición, tras una ascensión muy larga (18,5 km). Los rivales de Yates en la general están a la espera.

«Ya dije que iba a pasar al ataque si tenía piernas para ello. Lo hizo y todo fue bien. Es la primera vez desde hace tres semanas que estoy más fuerte que Yates», destacó Dumoulin. Por su parte, Chris Froome también destacó que por primera vez su compatriota Yates se había mostrado vulnerable.

«Por primera vez hemos visto que Yates no estaba al cien por cien. Me sorprendió, porque hasta ahora iba muy fuerte. Ahora todos los adversarios piensan en atacarle. Yo también lo pienso. Me siento mejor día a día y me he desenvuelto bien en la última semana. Nos esperan dos etapas muy, muy duras», analizó el campeón de cuatro Tour de Francia.

Fotos

Vídeos