Baloncesto

Una solvente base sobre la que construir

Wright seguirá una temporada más en Granada. /Ramón L. Pérez
Wright seguirá una temporada más en Granada. / Ramón L. Pérez

Las renovaciones por ascenso de 'Carlinhos', Rodríguez, Almazán, Bortolussi y Wright conforman un quinteto de garantías en LEB Oro

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

El primer equipo de la Fundación CB Granada tiene ya sus primeros pilares levantados de cara a la próxima temporada. El hecho de que se incluyera la cláusula de renovación automática en caso de ascenso ha allanado enormemente la labor de la dirección deportiva nazarí, que tiene ya prácticamente media plantilla para emprender la que será la primera campaña del club en la LEB Oro. Además, al tratarse de los cinco jugadores que más han aportado en la cancha -y fuera de ella- este año, Pablo Pin puede estar tranquilo por haber recorrido ya la mitad del camino y con gente de contrastada solvencia.

A los mandos volverá a estar Carlos de Cobos, que emprenderá la que será su tercera campaña como nazarí. El base ha gobernado con pulso de acero el timón de la nave, por no hablar de su contribución defensiva para frenar tanto al '1' rival como a escoltas y aleros, al aprovechar su 1'92 metros de altura. Como principal novedad, el malagueño ha añadido esta última campaña un excelente porcentaje de tiro tanto en triples (36/81, 44%) como en libres (53/61, 87%). 'Carlinhos' ha concluido en estos apartados como el tercer y segundo mejor jugador respectivamente de toda la Liga, lo que demuestra su fiabilidad.

Pin señala sobre el director de juego -7'5 puntos y 12'8 de valoración de media- que «ha sido un buen líder. Durante la semana siempre ha entrenado bien y en los momentos importantes ha efectuado un trabajo excelente. Aparte de lo que nos ha dado en ataque, su especialidad es en defensa, donde es capaz de frenar a cualquiera».

Los cinco renovados suman un total de 26 temporadas en la segunda categoría

El técnico contará un año más con De Cobos, que este año ha compartido el brazalete de capitán con Eloy Almazán. El alero granadino ha sido otro de los destacados en el Covirán de este curso. Tras firmar un arranque excepcional, el exjugador de Melilla aminoró sus números a raíz de sufrir una leve lesión. Una vez se recuperó sus números se estabilizaron (10'4 puntos y 4'8 rebotes para 12'1 de valoración), si bien las estadísticas no reflejan los instantes en los que se echó el equipo a la espalda y asumió los tiros decisivos, como en la penúltima jornada ante Navarra cuando anotó el triple clave en los segundos finales de partido.

El técnico comenta sobre su paisano que «es un jugador que tiene muchas temporadas en las piernas y la lesión le cortó el fuerte ritmo inicial. Ha aportado mucho en liderazgo. En los momentos malos siempre ha tomado la palabra, hablaba con los compañeros, animaba a la gente y mantenía el bloque unido. Además de lo que hace en la pista, lo que realiza fuera de ella es fundamental en el equipo».

El perímetro ya atado para la próxima temporada se completa con Manu Rodríguez, que en su regreso a Granada ha promediado 9'9 puntos y dos triples por partido (7'4 de valoración). Eso sí, el escolta también ha tenido que pasar por la enfermería, pues un problema en su hombro le ha tenido lastrado buena parte de la campaña. «Para un tirador es duro estar una vuelta entera con dolores y sin poder levantar el brazo. Lo estaba pasando mal», admite Pin sobre el nazarí, que finalmente decidió infiltrarse antes de los partidos.

«A partir de ese momento empezamos a ver el Manu que podía ser. No sólo tirando, sino que también se le ha visto agresivo hacia el aro y ayudando en defensa, faceta en la que se ha emparejado hasta con bases», añade el entrenador, que ya lo dirigió en las categorías de formación. Al conocerle bien, Pin se muestra convencido de que «lo que se ha visto en la segunda vuelta es su nivel normal y el próximo año en Oro puede jugar incluso mejor que este curso en Plata».

Por dentro, Álex Bortolussi y Devin Wright volverán a compartir la pintura rojinegra. El argentino ha sido uno de los más constantes en su rendimiento y apenas registró un 'bache' mediada la campaña, cuando estaba inmerso en los exámenes finales de sus estudios universitarios. A excepción de ese impás, 'Borto' (9'3 puntos, 5'1 rebotes y 10'1 de valoración) ha sido un auténtico seguro de vida al que siempre se ha podido recurrir.

«Ha hecho una temporada espectacular, y eso que en los dos últimos meses no podía ni saltar por culpa de un problema en las rodillas que decidimos no airear. Se ha entrenado con mucho dolor y, pese a todo, nunca se ha quejado ni se ha perdido una sesión. Es todo compromiso y pelea. Tener un jugador de ese estilo es clave para un entrenador porque tira de los demás. Es el corazón del equipo», se deshace en halagos Pin sobre el ala-pívot.

De defensivo a dominador

Por su parte, Wright ha ido de menos a más para concluir como el nazarí más valorado con 13'8 de media (12 puntos y 6'2 rebotes) y marcar diferencias en la pintura. «Desde el principio de temporada estaba convencido de que iba a ser el jugador más influyente de la Liga. El cambio de rol le costó un poco al pasar de ser un jugador defensivo en Oro, donde ponía bloqueos y defendía, a lanzar 10-12 veces por partido. Cuando se sintió a gusto con esta nueva misión ha destrozado a los rivales que ha querido».

Pin añade que el gallego, flamante MVP de la final de Copa y un ciclón que pocos han logrado aminorar en el poste bajo, «ha sido dominante en Plata y el año que viene no es que vaya a ser un pívot anotador, pero desde luego puede ser muy importante en ataque. Tira 'ganchos' con las dos manos, sabe bloquear y moverse bien, por lo que todavía nos va a dar mucho».

Tener garantizada la continuidad de este quinteto en el mes de abril supone una buena noticia no sólo por el rendimiento ofrecido este último año, sino por el punto de experiencia que aportará en la inminente aventura en LEB Oro. Todos ellos ya saben cómo se las gastan los rivales en esta categoría, desde las tres campañas de Rodríguez (CB Granada, Castellón y Oviedo) hasta las siete de Almazán (Alcázar y seis años en Melilla), pasando por las cuatro de Bortolussi (Breogán y Castellón) o las seis de 'Carlinhos' (Unicaja, 'Cebé', Breogán y Huesca) y de Wright (Alcázar, Andorra, Melilla, Breogán y Orense).

En total suman veintiséis temporadas en la segunda división nacional, por lo que, a falta de determinar el resto de renovaciones y fichajes, los integrantes de ese 'cinco' se convierten en unos excelentes guías para el reto de la Fundación CB Granada en esta inexplorada Liga en la que se adentra.

Fotos

Vídeos