Baloncesto | LEB Plata

Un rival que ya le dio un disgusto en la primera vuelta

Maodo Nguirane se eleva para lanzar a canasta en el partido ante La Roda./Alfredo Aguilar
Maodo Nguirane se eleva para lanzar a canasta en el partido ante La Roda. / Alfredo Aguilar

El Covirán Granada aspira a superar este sábado al Real Murcia para que no se repita el traspié que ya tuvo en noviembre en el Palacio de los Deportes

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGRANADA

El Covirán Granada está inmerso en la carrera por asegurar el primer puesto en la LEB Plata hasta el final de la temporada regular y no se fía de ninguno de los rivales que le quedan por enfrentarse, pese a que ya no le quedan salidas ante conjuntos de la zona alta. Tras superar en la pasada jornada en un gran partido a La Roda, le va a tocar medirse este sábado al Real Murcia Baloncesto, un rival que ya le dio un buen disgusto en la primera vuelta, al ser el primer equipo que se llevó un triunfo esta temporada en el Palacio de los Deportes.

La escuadra murciana llegó a estar en la parte alta de la tabla en el primer tercio de la competición liguera. Sin embargo, después se metió en una mala dinámica que le hizo perder contacto con la zona de arriba tras encajar seis derrotas seguidas. A falta de ocho jornadas su pelea está en evitar los puestos de descenso y meterse si es posible entre las nueve primeras posiciones, que dan derecho a disputar los 'play offs' de ascenso al final de la liga regular.

En el duelo disputado el pasado mes de noviembre en el Palacio de los Deportes, el Real Murcia Baloncesto ya le asestó un duro golpe al equipo de Pablo Pin. El partido pareció encarrilado a mitad del tercer cuarto, cuando el Covirán Granada adquirió una ventaja de hasta nueve puntos, pero a partir de ahí se volvieron a igualar las fuerzas. Una acumulación de pérdidas colapsó el juego de ataque y eso acabó por costarle muy caro a los locales, que perdieron de esa forma su primer encuentro de la temporada en casa.

Entre Juani Jasen, Lledó y Matagrano acumularon gran parte de los puntos que consiguió el conjunto murciano ese día y constituyó la primera decepción en casa de este curso, después de que el cuadro rojinegro hubiera comenzado como una locomotora la campaña, lo que le mantuvo como líder durante varias jornadas. Pero la falta de concentración en diversas fases en ese encuentro resultó letal y la victoria se escapó de forma definitiva en el último cuarto.

No se encuentra ahora en tan buen momento el Real Murcia Baloncesto. Ha ido alternando victorias con derrotas y fue perdiendo posiciones, si bien ha ganado los dos últimos compromisos que ha disputado en el pabellón Príncipe de Asturias, por lo que es previsible que oponga mucha resistencia de nuevo este sábado, al estar intentando alejarse de la zona que conduce al descenso. Todos los equipos se van a jugar algo en este último tercio de la competición y cualquier victoria resulta trabajosa.

Dinámica positiva

El Covirán Granada se encuentra ahora en una dinámica positiva que va a tratar de prolongar una jornada más para alcanzar su objetivo. En los dos últimos partidos consiguió desterrar los malos porcentajes en los lanzamientos de tres puntos y eso le ha concedido mucha confianza. Ha continuado con la fortaleza en el rebote, lo que le ha dado mucho equilibrio en el juego para mostrarse superior a sus rivales. Es la línea que va a tratar de mantener en esta próxima jornada.

El propósito es continuar apretando al máximo durante la semana para llegar en las mejores condiciones posibles al partido que espera este sábado. Será necesario ofrecer de nuevo un buen rendimiento tanto por dentro como en el juego exterior para vencer a un rival que plantará resistencia en su pista. No habrá ninguna baja en el equipo granadino, que ya recuperó en las dos jornadas anteriores a los jugadores que se encontraban con algún problema físico.

Habrá desplazamiento de seguidores de la Fundación CB Granada. Casi se ha completado ya un autobús para viajar el sábado hasta Murcia y serán en torno a 70 los aficionados que se darán cita en pabellón Príncipe de Asturias para ofrecer respaldo al equipo rojinegro, que necesita volver a ganar en esta jornada para no poner en peligro la primera posición, la única que da derecho a lograr el ascenso directo a la LEB Oro. El HLA Alicante y La Roda están cerca por detrás y aprovecharán cualquier descuido. El equipo nazarí tratará de seguir dependiendo de sí mismo.

Fotos

Vídeos