Baloncesto

Puntilla a base de tiros libres

Alo Marín agarra fuerte el balón ante Don en presencia de Ferrán, Iriarte y Germán. / Alfredo Aguilar

Covirán y 'Raca' fallan respectivamente siete y ocho veces desde la personal en sendos partidos que pierden por escaso margen

JUANJO MARTÍNGRANADA

El tiro libre es el único lanzamiento que hay en el baloncesto que siempre se produce en las mismas circunstancias. Pies parados y orientados hacia el aro, sin defensores ni brazos que entorpezcan la visibilidad. Nada que ver con las acciones en vivo, en la que múltiples factores pueden contribuir al fallo. De ahí que todos los equipos dediquen un espacio de tiempo considerable en los entrenamientos a mejorar la mecánica desde la línea de 4’60 metros. Nunca se sabe cuándo un libre puede decidir una victoria o una derrota.

Durante esta última jornada en LEB Plata y Liga Femenina 2, los máximos representantes provinciales terminaron por acordarse de esas oportunidades falladas en solitario. El Covirán se dejó siete puntos desde la personal (13/20), con Devin Wright como jugador más desacertado al no acertar ninguno de los cuatro que intentó. Bortolussi, Torres y ‘Carlinhos’ también erraron uno –el del argentino de manera intencionada para buscar un milagro en el tramo final– en un duelo ante Murcia que perdieron por una distancia mínima (73-76).

La solvencia de los pimentoneros en esa faceta le aseguró un triunfo que encarrilaron Lledó –antes del descanso– y Jasen –en la segunda parte–, pero cuya sentencia la protagonizó el británico Don con un triple en la posesión decisiva. Los nazaríes trataron de recortar la desventaja a base de faltas rápidas, pero a los visitantes no les tembló el pulso y buscaron en las últimas ofensivas a Jasen (9/10 en libres).

De esa manera, los murcianos remataron desde la personal un encuentro que el propio Covirán se encargó de perder por su apatía mediado el tercer cuarto. Los anfitriones dilapidaron una ventaja de nueve puntos (51-42) al no haber nadie que instaurara un poco de sentido a los ataques contra un rival medio noqueado. La posibilidad de victoria cómoda se tiró por la borda en ese instante y, por mucho que Marín devolviera la ilusión con sus penetraciones, las 18 pérdidas reengancharon a los visitantes, quienes finalmente conquistaron el Palacio.

Los rojinegros quedan así en una delicada situación en la tabla. Es cierto que aún quedan más de dos tercios de Liga, pero la distancia con respecto al líder Albacete ya es de dos victorias. Los manchegos son precisamente el próximo rival de los granadinos, por lo que tienen una ocasión pintiparada para recobrar el terreno perdido. Vencer el próximo sábado permitirá demostrar a sus rivales que siguen siendo candidatos al ascenso, además de colocarse a un solo triunfo de la primera posición. En cambio, caer allí sería despegarse demasiado para las actuales alturas de temporada.

3/9 en el último cuarto

Si Pablo Pin lamentó los errores en los tiros libres, otro tanto podría haber hecho Quique Gutiérrez después de que a su Corral & Vargas Ramón y Cajal se le escaparan las opciones de remontada desde el 4’60. Las rojillas firmaron un pobre 3/9 desde la línea en el último cuarto, por lo que anularon así las virtudes mostradas anteriormente para darle la vuelta a un marcador que llegó a tener muy cuesta arriba (40-49).

El buen hacer de Rebeca Rodríguez (11 puntos y 9 rebotes para 20 de valoración) completó el ‘doble-doble’ de Begenisic (12+10) en un partido en el que las capitalinas lograron su mayor anotación de la campaña –el anterior tope era de 69 puntos–, aunque no le valió para obtener la victoria (74-76).

Eso sí, las conclusiones de ‘Raca’ están teñidas de un tono más positivo que en el caso del Covirán, pues la escuadra madrileña era la favorita para el triunfo y se le tuvo contra las cuerdas durante buena parte del enfrentamiento. En ese sentido se notó la reaparición de Laura Arrojo, que disputó su primer duelo en el Paquillo tras reaparecer de su larga lesión la pasada semana en Tenerife. La alero concluyó con ocho puntos y ocho rebotes, si bien debe mejorar en el tiro (3/11). Con Arrojo de nuevo sobre el parqué, las nazaríes aumentan sus opciones de obtener la salvación, pero mejor si no depende de un tiro libre pues el club granadino es el segundo peor en ese apartado de toda la LF-2.

Fotos

Vídeos