BALONCESTO

Una primera vuelta con escasas sombras

Alo Marín en el partido ante Baskonia./AGENCIA LOF
Alo Marín en el partido ante Baskonia. / AGENCIA LOF

El Covirán supera sus fases de irregularidad en el juego para acumular doce victorias y solo tres derrotas en el ecuador de la competición liguera

JUANJO MARTÍNGRANADA

El Covirán puede estar más que satisfecho a la hora de arrojar un balance de su trayectoria en la primera vuelta de esta nueva temporada en LEB Plata. El conjunto nazarí ha cumplido con las expectativas al estar en la primera posición durante la casi totalidad del curso. Ese puesto de privilegio lo ha mantenido al alcanzar el ecuador y le vale para repetir como anfitrión en la próxima Copa, que se celebrará en el Palacio de los Deportes el 27 de enero contra La Roda. Los manchegos serán los rivales tras el incomprensible 'pinchazo' de un Alicante que dilapidó una renta de siete puntos en los últimos cien segundos de su duelo en Albacete, quien finalmente venció en la prórroga.

Más allá de poder disputar este título de nuevo ante su afición, el equipo de Pin puede sacar pecho de una trayectoria no exenta de altibajos, aunque con mayoría de alegrías en la conclusión. El Covirán ha acusado cierta irregularidad en su juego, especialmente en pista delantera, lo que provocó que se complicara encuentros que parecían ya encarrilados. Así llegó el único tropiezo en casa ante el Murcia (73-76). Pese a tener una renta cómoda, los nazaríes la dilapidaron y el choque se decidió en un cara o cruz que sonrió a los pimentoneros.

Esa tónica de aplastar al oponente en la primera mitad y luego darle 'vidilla' se repitió en otros encuentros como Cambados, Agustinos o Ávila. No obstante, los granadinos supieron reponerse a esos baches para acabar imponiéndose, por mucho que las lesiones hayan castigado con frecuencia una plantilla más bien corta pero con jugadores experimentados y resolutivos como Almazán, 'Carlinhos' o Bortolussi.

Las victorias obtenidas ayudaron a mitigar la inconsistencia experimentada en la cancha, por lo que el único instante delicado se vivió en noviembre, con dos reveses -La Roda y Murcia- en apenas cuatro días. La anterior derrota del Covirán se produjo al principio en Alicante. El resto de compromisos se han saldado positivamente y muchos de ellos con amplitud. Eso ha favorecido un 'average' global que le habría ayudado en caso de empate para la Copa, aunque al final no le ha hecho falta. Ahora toca prolongar en 2018 esta brillante línea exhibida, a la que no opacan esas escasas sombras, para optar al ascenso a Oro.

Fotos

Vídeos