Baloncesto

Paseo triunfal para abrir boca

Paseo triunfal para abrir boca

El Covirán 'vuela' por encima del Martorell y obtiene una abismal renta final que puede colocarle como primer líder de la LEB Plata

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

El Covirán presentó ayer su candidatura para convertirse en el primer líder de la LEB Plata tras su abultada victoria sobre Martorell (84-46). El conjunto de Pablo Pin no tuvo piedad de la escuadra catalana, recién ascendida y que sufre en sus carnes el hecho de no haber podido completar una pretemporada al uso por tener varios jugadores que nutren al Manresa, con el que mantienen un acuerdo de filialidad. El equipo nazarí pasó por encima del contrincante y nunca llegó a sufrir en esta tranquila apertura del nuevo curso.

La consigna inicial del técnico granadino era la de explotar las posibles debilidades del juego interior del Martorell, formado por pivots muy espigados pero poco curtidos. Bortolussi y Wright no tardaron en enseñarle a los bisoños hombres altos del rival que el tamaño no importa tanto como la sabiduría a la hora de colocarse en la pintura. Los visitantes mejoraron entonces la tensión defensiva para cortar las líneas de pase a las cercanías del aro, lo que se tradujo en que los rojinegros pasaran a explotar su bueña muñeca desde la larga distancia.

Khalaf colocó el primero de sus cuatro tapones y eso podría haber dado a los catalanes la oportunidad de ponerse por delante en el electrónico por primera vez (9-8). Sin embargo, los locales recogieron el balón suelto y la jugada acabó en triple de 'Carlinhos'. A continuación llegó otro acierto de tres, esta vez de Manu Rodríguez, quien luego asistió para Bortolussi. Bastó un parpadeo para que la renta rozara la decena (17-8), dejando patente así que los nazaríes matan a la mínima opción que tengan.

La falta de fluidez en ataque evita un marcador que podría haber sido todavía más escandaloso

El desempeño en pista delantera de los anfitriones distó de la brillantez que se espera más adelante. No obstante, Pin ya había avisado de antemano que ahora mismo lo fundamental consiste en estar bien en defensa. La solidez atrás suple las carencias que pueden tenerse delante en estos primeros compases, como así evidenciaron los locales.

Nueve puntos concedieron a su adversario en el primer cuarto y once en el segundo. Un total de veinte al descanso, a uno por minuto. Esa manera de atosigar al contrario para colapsar sus ideas restó cualquier tipo de emoción a un partido en el que la única incógnita a determinar iba a ser la diferencia final en el marcador del Palacio.

86 Coviran Granada

Alejandro Bortolussi 4, Eloy Almazán 19, Manu Rodríguez 13, Devin Wright 11 y Carlos de Cobos 5 – quinteto titular – Carlos Corts 5, Alberto Pérez, Germán Martínez 9, Alo Marín 6, Ferran Torres 3, David Iriarte 7 y Marcos Vigo 2.

46 BC Martorell

Mazaira 5, Homs 13, Brià 10, Mayot 2 y Jofresa 2 – quinteto titular – Guirao 6, González, Real 1, Bebo 7 y Fusalba 0.

Árbitros
Baena y Patricio. Sin eliminados.
Incidencias
Partido correspondiente a la primera jornada de competición en LEB Plata disputado en el Palacio de Deportes de Granada ante 3.053 espectadores. Jesús Fernández y Pablo García recibieron un homenaje antes del inicio del encuentro.

Dos triples de Alo Marín -quien se luxó un dedo tras el descanso y ya no regresó- dispararon al principio del segundo acto al Covirán, en el que Iriarte intentó coger sensaciones con lanzamientos exteriores que no le entraron al principio. De hecho, los de Pin atravesaron un bache mediado este período de más de tres minutos sin anotar. Eso sí, la candidez del Martorell -parcial de 0-4 en ese lapso- neutralizó cualquier amago de remontada.

Una vez superado ese leve contratiempo, los rojinegros volvieron a enchufarse con un nuevo latigazo. La canasta de Manu Rodríguez sobre la bocina de posesión y el triple de Germán Martínez colocaron de nuevo al Covirán doblando los guarismos del oponente (36-18), aclarando así cualquier mínima duda que hubiera con respecto al resultado final. A la ofensiva nazarí le bastaba con disfrutar de chispazos puntuales para fundir a Martorell, por lo que sólo había que dejar correr el reloj para iniciar los festejos de la primera victoria.

Alo Marín se luxa un dedo de la mano y recibe cuatro puntos de sutura con el partido más que decidido

Los catalanes hubieran deseado tirar la toalla para que se acabara cuanto antes el suplicio, pues ni siquiera el paso por vestuarios les ayudó a meterse en el choque. Dos triples de Germán y una gran penetración de un 'Carlinhos' perfecto demostraron que ayer en el Palacio no había nada que rascar para los visitantes. Iriarte vio al fin aro y Corts se animó igualmente para rozar la treintena de renta (59-30).

En el último período llegó la exhibición de Eloy Almazán, quien dio visibilidad numérica a un notable partido en el que plasmó las virtudes de contar con un alero alto que es absolutamente determinante en la LEB Plata. Los doce puntos del granadino en el cuarto final redondearon el paseo triunfal del Covirán en esta inauguración sin sobresaltos en la que no hizo falta estar fino desde la personal -pobre 6/15 en libres- para vencer y acariciar el primer liderato del año.

Fotos

Vídeos