Baloncesto

La música altera el plan copero del Covirán

La fecha de la Copa LEB del Palacio queda tan en el aire como el balón que lanza Carlinhos./R. L. PÉREZ
La fecha de la Copa LEB del Palacio queda tan en el aire como el balón que lanza Carlinhos. / R. L. PÉREZ

La celebración de un concierto en el Palacio el viernes 26 imposibilita la disputa de la final de Copa el sábado, por lo que se ha pedido a la FEB retrasarla al domingo

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍN

El Covirán pensaba que lo tenía todo hecho para traerse la Copa LEB a Granada con su liderato al término de la primera vuelta, pero se ha topado con un inconveniente de última hora. El Palacio de los Deportes no está disponible para el 27 de enero, fecha en la que supuestamente iba a tener lugar la disputa del título entre los dos clubes mejor clasificados en la competición liguera. Eso se debe a la discordancia entre las agendas del club nazarí y la de GEGSA, empresa municipal que se encarga de gestionar el recinto.

El pabellón del Zaidín pertenece al Consistorio, por lo que el equipo rojinegro siempre está a expensas de las decisiones de su legítimo dueño. Eso sí, la voluntad dialogante de ambas partes había generado un clima de entendimiento por el cual no han surgido tiranteces en las últimas temporadas. Esa cordialidad se ha visto alterada por la celebración de un concierto de El Barrio, que en su gira por toda España ha incluido a Granada, en la que deleitará a sus miles de seguidores el próximo viernes día 26.

Esta cita musical choca de lleno con la intención de albergar la final copera, que tendrá lugar el día siguiente. A pesar de haber casi veinticuatro horas de diferencia, el partido de baloncesto no podría desarrollarse al exigir la Federación Española de Baloncesto que los dos clubes contendientes completen un entrenamiento en la cancha de la final. Esa sesión tendría que ser en la mañana del mismo día del encuentro, lo que obligaría a desmontar el escenario y armar de nuevo la cancha en la madrugada del viernes al sábado, tras el concierto.

Al no contemplarse esa opción de que los operarios trasnochen para preparar el Palacio, la Copa ya no puede celebrarse el día previsto. De ahí que el Covirán haya solicitado tanto a la FEB como al adversario (La Roda) el aplazamiento del partido al domingo 28, en horario matinal. Ni el ente federativo ni el conjunto manchego se han posicionado aún al respecto, por lo que el combate por el título copero se encuentra ahora mismo en el aire.

A esta situación se ha llegado por una decisión arriesgada de la empresa municipal, al colocar un evento en una fecha que ya estaba elegida inicialmente por el club, a falta de confirmación. Eso sí, la reserva no era firme pues el equipo podría no haber sido el anfitrión de la Copa, en cuyo caso no se habría producido ningún solapamiento. No obstante, destaca la atención que los discípulos de Pin tampoco habrían podido luchar por la final copera en el Palacio de haber prosperado la candidatura para hacerse con la Copa Davis, que tendrá lugar finalmente en Marbella. Aunque la fecha del torneo tenístico es una semana posterior (2-4 de febrero), el pabellón del Zaidín necesitaba ser desalojado con dos semanas de antelación para acondicionar el recinto. Este dato revela que el Ayuntamiento nunca consideró en serio la opción de que el Covirán acabase como líder y necesitase su cancha habitual de juego el día 27.

Desde la plaza del Carmen indican que al posponer el choque al domingo deja de haber incompatibilidades, mientras que el club nazarí prefiere no profundizar en este asunto y su presidente Óscar Fernández-Arenas se limita a expresar que «sabiendo lo del concierto, desde que nos clasificamos estamos peleando con La Roda y la FEB para jugar el domingo por la mañana».

Al Veleta a entrenar

Si finalmente no hay inconveniente para que la final se juegue un día más tarde de lo inicialmente contemplado en las bases de competición, los aficionados granadinos podrán disfrutar con el espectáculo de la Copa. Este partido reunió la pasada campaña a más de seis mil personas en el recinto nazarí y en el actual curso generará una demanda igual o incluso superior, pues la dinámica del conjunto granadino es mejor a la registrada hace un año. Eso sí, las condiciones deportivas en las que prepararán este encuentro no serán las idóneas, pues el Covirán está condenado a exiliarse una vez más en el pabellón Veleta.

Ya sea la fecha de la final sábado o domingo, lo cierto es que el cuadro de Pablo Pin no podrá ejercitarse durante los días previos en el Palacio al estar ocupado por los preparativos del concierto.

Así las cosas, la plantilla granadina tendrá que completar varias sesiones en la coqueta pista ubicada cerca del campo de fútbol de la Federación, en vez de hacerlo en la cancha en la que estará en juego el título de Copa. Unas condiciones de trabajo que distan de las mejores ante un partido de esa trascendencia y que coloca a Granada de nuevo en el primer plano del baloncesto nacional.

Fotos

Vídeos