LEB Oro

La magia de Alo seguirá en Granada

Alo Marín celebra la victoria del equipo en la Copa. /Ramón L. Pérez
Alo Marín celebra la victoria del equipo en la Copa. / Ramón L. Pérez

El alero continuará un año más tras desestimar el club la opción de salida a un contrato prorrogado automáticamente con el ascenso de categoría

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

La plantilla del primer equipo de la Fundación CB Granada para la próxima campaña ya tiene otra pieza asegurada. Al quinteto renovado automáticamente a raíz del ascenso -Carlos de Cobos, Manu Rodríguez, Eloy Almazán, Álex Bortolussi y Devin Wright- se le añade un jugador más con la continuidad de Alo Marín. El alero seguirá otra temporada como rojinegro después de convencer con su juego a Pablo Pin. El técnico no esconde su satisfacción con el rendimiento ofrecido por el gaditano, que ha destilado magia y mucho espíritu de sacrificio durante este curso.

El entrenador granadino comenta sobre Alo que «estoy muy contento con lo que nos ha dado porque él estaba el año pasado en una situación muy cómoda. Era un líder en Morón, donde jugaba muchos minutos y hacía lo que quería con el balón. Decidió salir de esa zona de confort para venir a un equipo con una exigencia diaria muy alta y ha cumplido con creces».

Marín ha promediado este año en Liga 7'3 puntos, 3'8 rebotes y 1'7 asistencias en apenas veinte minutos de media en pista. Esas estadísticas no reflejan con fidelidad la relevancia del jugador, que ha actuado con asiduidad como desatascador en los partidos en los que el Covirán se atoró en ataque. Los rivales se cerraron con frecuencia sobre su aro ante el desacierto exterior de los nazaríes. En esos instantes en los que se cerró la canasta, el alero supo dar con la tecla para reabrirlo a base de penetraciones que culminó él mismo o que concluyeron en buenos pases para el tiro de un interior. «Es el talento en estado puro. Tiene una facilidad increíble para leer el baloncesto», añade Pablo Pin sobre su discípulo.

Esa capacidad para generar huecos en el entramado defensivo del contrincante quedó patente en la final de Copa, en la que los granadinos derrotaron en la prórroga a La Roda (71-63). Alo abrió en ese encuentro el tarro de las esencias para firmar una actuación superlativa, con la que rescató a los anfitriones en un momento en el que ya agonizaban. Sólo anotó un triple de los cinco que intentó, pero fue clave para forzar un tiempo extra en el que el martilleo de Wright hizo el resto. Marín concluyó ese partido con 16 puntos y cuatro rebotes, convirtiéndose así en el mejor escudero del pívot, a la postre MVP con 21+12 y 35 de valoración.

Además de la chispa que introdujo en pista delantera, el gaditano ha sido uno de los más aplicados en el dogma reboteador al que siempre obliga Pin a sus equipos. Alo estaba acostumbrado a echar una mano a la hora de cerrar los rechaces, pero en su etapa como nazarí ha ido un paso más allá. «Ha sido uno de los más destacados del equipo tanto en los rebotes defensivos como en los ofensivos», comenta Pin sobre su quinto mejor hombre en ese apartado, sólo por detrás de los interiores Wright (6'2), Bortolussi (5'1) y Nguirane (4'7), así como del alero Almazán (4'8). Esto demuestra el gran aporte en este registro estadístico, lo que ha supuesto la guinda a una gran temporada.

Por todo lo mencionado, el club rojinegro tenía clara la continuidad de Marín en el equipo tras el ascenso a LEB Oro. Es más, el contrato del alero quedó prorrogado automáticamente con el ascenso al igual que el de sus otros cinco compañeros. La única excepción en su caso es que la entidad nazarí tenía una cláusula de salida para cancelar ese contrato y romper la vinculación con él. Esa opción ha sido desestimada por la dirección deportiva, por lo que Pin seguirá teniendo a su disposición la magia de Alo por, al menos, una campaña más.

Fotos

Vídeos