BALONCESTO

«Granada tiene que estar como mínimo en la LEB Oro»

Eloy posa con el trofeo de LEB Plata. /RAMÓN L. PÉREZ
Eloy posa con el trofeo de LEB Plata. / RAMÓN L. PÉREZ

Eloy Almazán ya ha disfrutado de cuatro ascensos a lo largo de su carrera y confía en conseguirlo ahora con el equipo de su ciudad

Julio Piñero
JULIO PIÑERO

El Covirán Granada se encuentra en una semana especial, aunque desde la entidad se trata de mantener la calma, sin desviar la atención del equipo, que se centra en obtener una nueva victoria el próximo sábado ante el Basket Navarra para atar el ascenso directo a la LEB Oro, por el que lleva luchando desde que se comenzó a planificar la temporada. La euforia que puede impregnar a los aficionados ante un logro que se ve cerca se deja al margen y tanto el cuerpo técnico como los jugadores mantienen la concentración para que no se escape el objetivo.

El jugador que más experiencia tiene en ascensos en la plantilla es Eloy Almazán. La situación que se vive no es nueva para él, lo que hace que lo lleve con normalidad. Ya logró saltos de categoría con el Melilla, Alcázar, Córdoba y Aracena. Está a un paso de que llegue el quinto para él, que le haría aún más ilusión, al ser con el equipo de su tierra. «Cuando fiché el pasado verano es porque quería un ascenso y el club también se marcó ese objetivo. Con otros planteamientos yo no habría tomado esa decisión de venir aquí. Se hizo un buen proyecto. Nos falta poquito ahora, aunque hay que ganar este sábado, y a las malas hacerlo en casa en la última jornada. Está en nuestras manos», apunta a IDEAL el alero granadino.

El equipo rojinegro siempre ha estado entre los tres primeros clasificados desde el comienzo de la competición liguera. Durante dieciséis jornadas como líder de las veintiocho que se han disputado. Almazán estima que el balance es bueno porque «llevamos solo seis derrotas, siempre hemos estado en el grupo de cabeza y no conozco ningún equipo en una liga que lo haya ganado todo. La temporada es muy larga, es normal que haya altibajos, porque vienen lesiones y son muchas circunstancias las que pueden afectar. Con todo eso, el equipo ha reaccionado siempre y con ese bagaje ya estamos más cerca de alcanzar nuestro objetivo».

Para esta temporada se formó en principio una plantilla sin extranjeros, aunque durante el curso se incorporó el senegalés Maodo Nguirane para apuntalar el juego interior. Desde fuera se puede percibir un clima de unión y de que todos van en la misma dirección. «El principal secreto de este equipo para estar arriba es el gran grupo que hay. La conexión que existe del presidente con el entrenador, y del propio técnico con nosotros. Luego es muy importante también el trabajo diario. Lo que la gente no ve y que es clave. Los jugadores se entregan al cien por cien cada día. Tenemos dos compañeros que están jugando con el Baza y que también han ayudado mucho», comenta.

Eloy Almazán considera que la categoría ya se le queda pequeña a la ciudad y entiende que «por instalaciones, seguimientos de los partidos y por la afición que existe, lo mínimo que debe tener Granada es LEB Oro. La conozco bien, es una categoría muy competitiva y bastante complicada. Si logramos el ascenso, esperamos que la gente siga apoyando, porque será un factor clave para ese proyecto».

Con cautela

La primera pelota de partido la van a tener este sábado en Pamplona. Una victoria les dará el premio que buscan, sin tener que mirar incluso los resultados que obtengan La Roda y Alicante. El jugador granadino trata de ir con cautela, mientras observa que «la gente ya nos da por ascendidos y creen que vamos a ganar, pero vamos a tener un partido muy difícil frente al Basket Navarra. Ese equipo tiene un quinteto bastante bueno para la LEB Plata e incluso para jugar en Oro, aunque es cierto que cuando rotan lo nota un poco. Nos espera un partido complicado, que trataremos de superar».

No ve necesario tener que salirse del guión y realizar algo distinto en este compromiso para sacarlo adelante. Lo primordial pasa, a su juicio, por «seguir en la línea en la que estamos para contar con más opciones de ganar este partido. Todo el equipo deberá seguir aportando en lo que pueda. Continuar como siempre, si hacemos lo mismo que hasta ahora y estamos a tope desde el principio, Navarra no tendrá mucho que hacer».

La semana para Almazán transcurre como una más. No se siente nervioso ni más responsabilizado por lo que pueda venir. Todo se debe a que «por suerte yo he vivido esto más veces y no tengo sensaciones distintas en estos días. Es una impresión como si no estuviera ante un ascenso. Hasta que no me vea allí el día del partido, no sentiré que va a estar más cerca. Los jugadores estamos tranquilos, entrenando como si fuese un partido más y no estamos pensando mucho en ascenso, sino en trabajar al máximo».

La larga distancia con Pamplona va a impedir que el desplazamiento de aficionados sea mayor, aunque sí está previsto que al menos medio centenar de seguidores presencien en vivo el duelo, para animar desde las gradas. «Sabemos que el Frente Nazarí y la Esquina Rojinegra ya tienen un viaje programado y también se desplazará gente que ha estado con anterioridad en el club, además de patrocinadores y familiares. Va a ser algo especial y esperamos conseguirlo», explica.

Más

Fotos

Vídeos