LEB ORO

En Granada al baloncesto se juega los sábados

Aficionados en el partido contra La Roda, con casi seis mil personas en las gradas del Palacio. /  A. AGUILAR
Aficionados en el partido contra La Roda, con casi seis mil personas en las gradas del Palacio. / A. AGUILAR

La Fundación muestra su firme rechazo a actuar como local el viernes por la noche o el domingo, el horario al que obliga la FEB en la nueva categoría

GRANADA.

El aficionado granadino al baloncesto tiene muy imbuido en su ser que los partidos de baloncesto en casa se juegan los sábados por la tarde. Así ha sido desde la época del extinto CB Granada y se ha continuado estos últimos años gracias a la Fundación. El club nazarí comenzó jugando sus partidos a las seis de la tarde, si bien los retrasó un poco (18.30 horas) con tal de evitar coincidir con los partidos de fútbol de Real Madrid o Barcelona, en un intento de maximizar la presencia de seguidores en la grada. Además, eso permitió recuperar el horario clásico de inicio de los partidos del 'Cebé' en la élite nacional, lo que otorgó un sabor más especial si cabe a las citas de los hombres de Pin en el Palacio de los Deportes.

Esa costumbre arraigada desde hace varios lustros corre ahora peligro. Las bases de competición de la LEB Oro establecen que los partidos han de jugarse «los viernes hasta las 21 horas y los domingos a partir de las 12 horas». La normativa sólo concede una salvedad en caso de que el encuentro sea televisado, en cuyo caso se podrá flexibilizar este margen establecido. De esta manera, la Federación Española de Baloncesto prohibe que los encuentros de la máxima categoría que organiza tengan lugar los sábados, lo que impediría mantener el día y hora habitual en los que el club granadino se cita con su afición.

ASISTENCIA AL PALACIO

Ante esta circunstancia, desde la directiva de la Fundación CB Granada aseguran a este periódico que «con independencia de lo que digan las normas, el primer equipo seguirá jugando en casa los sábados a las 18.30». Así de categórico se expresa Óscar Fernández-Arenas, presidente de la entidad, quien se muestra convencido de que la FEB no les pondrá ninguna traba, sobre todo teniendo en cuenta que los nazaríes no serían los primeros que se saltan esa parte de la normativa.

Durante esta campaña, equipos como Araberri, Prat o el recién ascendido Breogán han actuado como anfitriones con asiduidad en las tardes de los sábados sin ser multados por ello. Esto sienta un precedente al que se aferrarán los rojinegros con tal de salirse con la suya y conservar su horario vespertino del sexto día de la semana. Además, en la tesis de la Fundación proporcionará un tremendo peso a la hipotética disputa los descollantes datos de asistencia de estos años.

El conjunto granadino ha batido varios registros históricos del universo FEB con su masiva afluencia de espectadores, hasta el punto de superar los números de conjuntos que militaban en LEB Oro o incluso en la ACB. No resulta nada habitual que en la tercera categoría del baloncesto nacional acudan casi cinco mil personas a un partido, una proeza que se ha convertido casi en costumbre para los nazaríes.

De hecho, durante esta última campaña el Palacio ha rebasado las cuatro mil personas de media en sus encuentros oficiales. Concretamente, la Fundación ha obtenido un promedio de 4.021 espectadores en las gradas del pabellón del Zaidín en los dieciséis partidos de este curso (quince de Liga y uno de Copa). El mejor dato durante la competición liguera se produjo a finales de febrero frente a La Roda, una victoria por 78-62 que contemplaron en directo 5.492 personas, según las cifras oficiales brindadas por el club.

También se rebasaron los cinco millares en la antepenúltima jornada contra Ávila (5.273), en la que el Covirán se sirvió en bandeja con su triunfo (91-68) un ascenso que festejó una semana después en Pamplona. Igualmente masivos fueron los registros en los duelos ante Baskonia -una celebración tras subir de categoría ante 4.797 personas- y Alicante, un revés presenciado por 4.715 seguidores.

La Fundación se ha mantenido siempre por encima de los tres mil espectadores, siendo las asistencias más bajas de este año las firmadas ante Agustinos (3.064), Martorell (3.053), Navarra (3.023) y Zamora, que se convirtió en el partido menos seguido con 3.012 personas.

Por encima de estos datos aparece lógicamente la final de Copa, a la que acudieron 6.354 personas para demostrar que la ciudad está volcada con el equipo. Los rojinegros mejoraron su propia plusmarca, fijada en los 6.118 espectadores que vieron la final copera de hace un año ante Alicante. Todo esto no hace más que refrendar el mensaje de la afición de que en Granada al baloncesto se juega los sábados. Ahora sólo falta que la FEB no haga caso omiso a esta realidad.

personas acudieron de media al pabellón del Zaidín para los partidos del Covirán en casa durante la pasada campaña. El mejor dato en Liga se logró ante La Roda (5.492 personas) y el peor contra Zamora (3.012). Estos números crecieron exponencialmente en la final de Copa, a la que asistieron 6.354 espectadores, récord absoluto de la FEB.

Fotos

Vídeos