Baloncesto

Victoria del Covirán Granada ante el Martorell

Imagen del partido entre el Covirán Granada y el Martorell. / COVIRÁN GRANADA / @photographerssport

El Covirán ha iniciado esta tarde en el Palacio una nueva temporada en la que el objetivo pasa por dar el salto a la LEB Oro

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

El Covirán se quedó la pasada campaña a las puertas del ascenso a la LEB Oro. En los 'play offs' le faltó un poco de fortuna con tal de doblegar a Zornotza, ante el que desperdició la fenomenal ocasión de un quinto encuentro en el Palacio. Con anterioridad se le escapó igualmente la gloria por la falta de constancia en la fase regular. El conjunto de Pablo Pin encajó derrotas inesperadas en partidos que se perfilaban a priori como victorias y después echó en falta esas alegrías.

El club nazarí ha tomado buena nota de las lecciones sufridas el pasado curso y por eso saltará esta tarde (18.30 horas) al parqué del Palacio con la firme intención de evitar especulaciones y rubricar el que sería primer triunfo de la campaña. El adversario en esta inauguración es el Martorell, un recién ascendido que presenta la lógica ilusión del novato. Sobre el papel el favorito absoluto en este encuentro es la entidad granadina, pero nadie gana partidos asomándose únicamente por la pista. Es necesario trabajarse los partidos a fondo y explotar las debilidades del contrincante, una misión en la que se esforzarán los anfitriones para evitar sorpresas en este comienzo liguero.

El cuadro rojinegro afronta esta campaña el reto de superar el listón del pasado año, un objetivo que pasa de manera ineludible por dar el salto a la LEB Oro. Ese mensaje no quiere ser exteriorizado por el equipo, si bien ninguno de sus integrantes esconde que ese deseo está ahí y que lucharán a pleno pulmón con tal de conquistarlo. La plantilla que posee Pin este año parece suficientemente armada para ello, con un interesante grupo de jugadores de la casa con ganas de devolver a la ciudad de Granada a una esfera más alta dentro del panorama nacional.

Manu Rodríguez, quien emigró tras la desaparición del 'Cebé', Devin Wright -formado a la vera de la Alhambra- y Eloy Almazán -de la tierra pero sin experiencia en su amplio currículo como miembro del primer equipo nazarí- han abandonado la LEB Oro con el firme propósito de que sea sólo un hasta luego y poder retornar a la segunda categoría nacional tras un año en Plata. El afán por triunfar en el hogar les ha movido a bajar un peldaño y los tres están llamados a ser referentes en los esquemas de Pin.

Serán igualmente importante fichajes contrastados en la división de bronce como el pívot Ferrán Torres o el exterior Alo Marín, quienes ya saben lo que significa asumir responsabilidades en Tarragona y Morón, respectivamente. El último jugador en añadirse, tanto a la hora de contratarlo como para estrenarse por culpa de una lesión, ha sido Iriarte. El verdugo de Zornotza quiere salir de nuevo a hombros del Palacio y esta vez como nazarí. Su rodilla no se lo ha puesto fácil en esta pretemporada, aunque se ha recuperado a tiempo para vestirse de corto en este estreno.

Estas seis caras nuevas se unen a las ya veteranas dentro del equipo: De Cobos, Corts, Bortolussi y un Germán Martínez que la pasada campaña se ganó el cariño de la grada y los minutos de Pin. El niño desea convertirse en hombre y demostrar que su hueco en el primer equipo está más que merecido.

Esas diez fichas se completarán con los jóvenes canteranos que empujan con fuerza desde abajo, como es el caso de Alberto Pérez y Marcos Vigo. El Baza disfrutará de sus virtudes esta campaña, pero podrán ser llamados para los duelos del Covirán como sucede hoy. La ocasión lo merece, pues nadie quiere perderse el arranque de una LEB Plata que promete estar plagada de felicidad, si bien para ello será necesario acumular sonrisas a lo largo del año. La primera ha de llegar hoy.

Fotos

Vídeos