LEB PLATA

«Tengo ganas de ver cómo me recibirá la afición de Morón»

El afán de 'Alo' Marín por comenzar la temporada con el Covirán contagia hasta a su sombra./FERMÍN RODRÍGUEZ
El afán de 'Alo' Marín por comenzar la temporada con el Covirán contagia hasta a su sombra. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Alejandro 'Alo' Marín, jugador del Covirán Granada, admite que «estuvimos espesos en ataque ante Benahavís, pero es normal al estar 'cargados' físicamente y no conocernos aún los jugadores en la pista»

JUANJO MARTÍNGRANADA

En menos de una semana se enfrentará a Morón, su club de las últimas cuatro campañas. Ese será un momento especial para 'Alo' Marín (San Fernando, 1988), el escolta que unirá fuerzas este curso con Manu Rodríguez para conformar un perímetro temible que lleve al Covirán a las cotas más altas.

-¿Qué tal han ido las primeras semanas en Granada?

-Muy contento e ilusionado. He tenido un recibimiento muy bueno por parte del club, que ha cuidado que los jugadores estemos a gusto. Las pretemporadas siempre son duras y estoy sufriendo un poco en el aspecto físico.

-Cualquiera lo diría viendo el primer amistoso ante Benahavís. Cargó bien en el rebote ofensivo y acabó como uno de los máximos anotadores junto a Wright (17). Pin destacó su buen nivel de forma a estas alturas de preparación.

-Fue un halago por su parte, pero no estoy tan bien físicamente. Estamos todos un poco 'quemados', la pretemporada está siendo dura. En ese primer amistoso terminé contento porque tuvimos algunos detalles que nos pide Pablo, como ir al rebote ofensivo. En ataque estuvimos espesos pero es normal, las piernas están 'cargadas'. Ya iremos cogiendo frescura y también congeniando los unos con los otros. Somos muchos los jugadores que hemos llegado este verano y aún no nos conocemos en la pista.

-¿En qué momento decide que salir de Morón es la mejor elección para esta campaña?

-La tomé al final de la pasada temporada. Quería dar el paso de jugar en LEB Oro pero no me llegaron ofertas. Luego me salió la oportunidad de venir a Granada y pensé que había que cambiar de aire. La opción del Covirán me llegó al principio del verano y creo que ha sido una buena elección. Fichar por Granada es un paso adelante en mi carrera.

-¿Qué te dijo Pin para 'seducirte'?

-En realidad no hablé con él hasta que llegamos a un acuerdo. Me dijo que Granada tenía un proyecto ambicioso y que tendría un papel importante dentro del equipo. Fue un mensaje bastante atractivo.

-¿Qué fue más difícil, decírselo a su afición o a su hermano Javi, con el que ha compartido vestuario estos años en Morón?

-A la afición, sin duda (risas). Mi hermano me entiende y sabe que es una decisión muy meditada y difícil de tomar. Él piensa que si me he ido es lo mejor para mí y me apoya.

-Con Morón rozó el acceso a la final en 'play offs', pero Valladolid le dio la vuelta a la serie.

-Nos pesó mucho el segundo partido, en el que nos ganaron con un triple desde medio campo. Eso fue una losa en la serie. Luego pudimos 'matarla' en Morón, pero ellos estuvieron muy acertados en ataque. Una vez en el quinto partido, allí en el Pisuerga, ellos estaban muy crecidos y lo metieron todo.

-Tras una buena campaña (13'8 de valoración), sus números bajaron en las eliminatorias hasta la mitad (6'9). ¿Qué sucedió?

-En los 'play offs' siempre se endurece la competición. Además, el estado en el que se hallaba Morón necesitaba que yo sumara en otros aspectos aparte de la anotación. Estábamos intentando implicar a todo el mundo para que aportara y eso cambió mi rol dentro del equipo.

-La relación entre Morón y Covirán siempre ha sido 'caliente'. La semana que viene se enfrentará a su exequipo por primera vez en la Copa de Andalucía. ¿Qué pueden más, los nervios o las ganas?

-Un poco de cada. Tengo ganas de jugar la Copa, a ver si puedo ganarla de una vez por todas, que la he jugado muchos años y nunca me la he llevado. También quiero ver cómo me recibe la afición de Morón. Me he ido de allí muy tranquilo, lo di todo como jugador y como persona y no creo que se me pueda reprochar nada en ese sentido.

-¿Cómo sentó en Morón tu marcha al 'enemigo'?

-Hay mucha rivalidad entre los dos equipos, pero es sana. Al fin y al cabo somos andaluces, deberíamos apoyarnos mutuamente y desearnos lo mejor el uno al otro salvo cuando nos enfrentemos. A la afición no le sentó mal, he recibido muchos mensajes de apoyo y de cariño. La verdad es que por ahora no quiero imaginarme cómo será el regreso al pabellón Alameda -jornada 19-, así que dejaré esos sentimientos para cuando llegue ese duelo en febrero.

-¿Qué se siente al pisar el Palacio de los Deportes y saber que ahora es su casa, en vez de una cancha complicada para los visitantes?

-Aún me falta verlo en un partido con la afición apoyando, pero lo cierto es que la instalación es espectacular. Es un lujo poder entrenar allí y estoy deseando que llegue el primer encuentro en casa.

-¿Cómo veía al Covirán desde la distancia? ¿Coincide con lo que se ha encontrado hasta ahora?

-Desde fuera lo tenía por encima de los demás equipos en cuanto a profesionalidad, que siempre hacían las cosas de buena forma. Al llegar aquí he visto que eso se cumple, pero además la gente es muy cercana. Te acogen como una familia y esa es una sensación muy agradable.

-El objetivo del Covirán es el ascenso sí o sí. En Morón siempre tuvo presión por estar arriba, pero en Granada es un peldaño más.

-El objetivo es trabajar duro y llegar a lo máximo posible, aún no nos hemos marcado metas. Tenemos que ir partido a partido y tratar de llevarnos cada semana la victoria, sin menospreciar al rival que nos toque. A todo el mundo le gustaría subir, pero no es nada sencillo.

-La plantilla está formada por diez jugadores más los canteranos. ¿La ve suficiente para afrontar el reto de subir o se antoja corta?

-Los canteranos están ayudándonos mucho y no creo que la plantilla sea corta. Hay dos jugadores por puesto, suficientes para que haya competitividad a la hora de ganarse el puesto. En mi posición está Manu Rodríguez, que viene de LEB Oro y debo esforzarme para que no me anote en los entrenamientos. Aportamos cosas distintas. Él es muy buen tirador y tengo que estar muy pendiente, mientras que cuando yo ataco debe controlar que no genere juego para los demás.

-Está llamado a ser un hombre importante en el perímetro. ¿Dispuesto a recoger ese guante?

-Claro, con muchas ganas. Espero dar lo mejor de mí y ayudar al Covirán a lograr victorias, que es lo que todos deseamos.

Fotos

Vídeos