Baloncesto | LEB Plata

La fortaleza en el juego interior es clave esta temporada para el Covirán

Devin Wright captura un rebote ofensivo bajo el tablero del Plasencia y lo convierte en canasta. Así ganó el partido. /RAMÓN L. PÉREZ
Devin Wright captura un rebote ofensivo bajo el tablero del Plasencia y lo convierte en canasta. Así ganó el partido. / RAMÓN L. PÉREZ

El equipo de Pablo Pin es el que más rebotes captura, especialmente en ataque, y eso le permite contar con segundas opciones de tiro

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGRANADA

El Covirán Granada muestra hegemonía esta temporada en el juego interior. El pasado sábado no realizó un buen partido ante el Plasencia, pero aún así fue capaz de ganar y una de las razones de que se hiciera finalmente con la victoria está en la gran cantidad de rebotes que logró capturar durante los cuarenta minutos de juego. Fueron un total de 53, una cifra que no es habitual en un partido. Defensivos fueron 32 y en cuanto a los ofensivos alcanzó los 21, lo que le permitió contar con segundas opciones de tiro ante los errores que se dieron en los lanzamientos. Casi dobló al Plasencia en esa faceta.

Es el equipo que captura más rebotes de todos los que componen la LEB Plata esta temporada. Acumula un total de 720 en las veinte jornadas que se llevan disputadas, lo que representa una media de 36 por partido. El conjunto entrenado por Pablo Pin es el máximo reboteador en ataque. Lleva 231 capturas en veinte encuentros, una cifra que supone más de once por jornada, superior a la media del resto de rivales. El Real Canoe y el Xuven Cambados son los que se quedan más cerca en ese apartado.

En los rebotes defensivos no aparece como el mejor. Ha conseguido un total de 489, lo que representa un buen dato, aunque llevan algunos más el HLA Alicante, Xuven Cambados y Ávila. Esa fortaleza en el juego por dentro ha ayudado mucho para ganar algunos partidos que han resultado igualados. Los rivales no han contado con tantas opciones en los ataques, un factor que ha resultado decisivo en ocasiones.

Son hasta cinco los jugadores que actúan por dentro desde que se incorporó a principios de año el pívot senegalés Maodo Nguirane. También se añadió hace poco Ferrán Torres, que estuvo un mes y medio de baja a causa de una lesión muscular. En la 'pintura' también se mueven Devin Wright, Bortolussi y David Iriarte. Incluso Eloy Almazán, Alo Marín y Carlos de Cobos aportan en esa faceta, lo que ayuda a fortalecer más aún el juego interior.

El Hospitalet, en mente

El conjunto nazarí ya se encuentra inmerso en la preparación de la siguiente cita liguera. Debe viajar este fin de semana para enfrentarse el sábado al Hospitalet, un equipo que llegó a estar entre los primeros clasificados en la primera vuelta, aunque ahora anda metido en una mala dinámica, que le ha llevado a perder cuatro de sus últimos cinco partidos. En casa sí se ha mostrado más duro de batir y solo ha encajado dos derrotas hasta el momento, por lo que el Covirán Granada no puede fiarse lo más mínimo.

Fotos

Vídeos