BALONCESTO

De la exhibición a la resurrección en Cambados

Alo Marín lanza a canasta ante Jawara, a la izquierda, mientras Carlos Corts sube el balón presionado por Villarejo a la derecha en el partido de ayer./LOF
Alo Marín lanza a canasta ante Jawara, a la izquierda, mientras Carlos Corts sube el balón presionado por Villarejo a la derecha en el partido de ayer. / LOF

El Covirán sigue líder tras quince minutos sublimes y una 'pájara' que condujo a un agónico desenlace

JUANJO MARTÍN

El Covirán Granada se mantiene una semana más en lo alto de la clasificación en LEB Plata después de vencer en Cambados (66-69) en un partido en el que el equipo nazarí pasó por todos los registros posibles de su juego para acabar imponiéndose en el cara o cruz final. Los rojinegros mostraron su versión arrolladora en unos primeros quince minutos de dulce, pero desconectaron y permitieron a los gallegos darle la vuelta al marcador poco después del descanso. La mayor virtud de los ayer visitantes fue no perder la compostura pese al revés encajado y llegar con opciones de victoria a un último minuto, en el que las 'tablas' de los granadinistas decidieron el resultado final.

Cuesta creer que se viviera un desenlace agónico en el pabellón pontevedrés de O Pombal después de la tremenda exhibición completada por el Covirán en el primer cuarto y medio. Pin ordenó a 'Carlinhos' que frenara a Saunders y el alero inglés sufrió en el primer cuarto para deshacerse del pegajoso marcaje del base. La actividad en defensa hizo que se multiplicaran los brazos a la hora de interceptar las líneas de pase de los anfitriones. Ese buen hacer en pista trasera, habitual en el bando nazarí, estuvo acompañado por una gran circulación en la delantera. La bola se movió con soltura para encontrar siempre una ventaja en el poste bajo o un tirador librado.

Prácticamente cada posesión de los rojinegros acabó en canasta dada la inspiración de cara al aro, ya fuese al primer intento o tras capturar el rebote ofensivo. La lucha en los tableros se anunció clave antes del partido y a la postre así lo fue, inclinándose la balanza a favor de los granadinos de manera descarada en ese primer acto para guardar en la filmoteca. Las acciones interiores de Torres y un colosal Wright, las asistencias de Marín y el acierto desde más allá del perímetro erigieron un espectacular parcial de 9-26 con el que desarbolaron a los locales.

Las rotaciones del Covirán conservaron el nivel e incluso el joven Alberto Pérez se sumó al festival con dos triples. El partido estaba tan de cara que Pin introdujo en cancha a Iriarte para que cogiera sensaciones tras dos semanas de lesión. Saunders, claro referente rival, trató de cargar en solitario con la responsabilidad de remontar, aunque sus dos triples quedaron anulados por el martilleo de Wright en la pintura, en la que ya no estaba Jawara tras cargarle de personales (24-41).

66 Cambados Cidade

Will Saunders 21, Samu Barros 5, Yago Estévez 2, Karamo Jawara 6 y Juan Orellano 9 – quinteto titular – Joaquín Reyes 6, Martín Bello 3, Carlos Poyatos, Pablo Villarejo 14

69 Covirán Granada

Carlos de Cobos 4, Germán Martínez 1, Alo Marín 7, Alejandro Bortolussi 11 y Devin Wright 10 – quinteto titular – Eloy Almazán 14, Carlos Corts 2, Manu Rodríguez 6, Alberto Pérez 6, David Iriarte 1 y Ferran Torres 7.

Árbitros
Juan Gabriel Carpallo y Juan Francisco González. Eliminaron por cinco faltas personales a los locales Juan Orellano y Pablo Villarejo
Parciales:
9-26, 26-17 (35-43), 22-14 y 9-12.
Incidencias:
Partido correspondiente a la undécima jornada de competición en LEB Plata disputado en O Pombal ante 600 espectadores, una decena de ellos del Coviran Granada.

En ese instante se produjo el apagón de los nazaríes. No es el primero y seguramente tampoco el último, pero la mente de los rojinegros voló lejos del recinto gallego y eso posibilitó que el rival se reenganchara al choque con el 'deja vu' protagonizado por Orellano. El base ya se encargó en los últimos 'play offs' de impedir que los granadinos rompieran el quinto partido de las semifinales con cinco puntos antes del descanso, los mismos que anotó ayer en el inicio de la 'pájara' del Covirán. El liderazgo del hispano-argentino colocó a Cambados por debajo de la decena (35-43) y enseñó el camino de una remontada que se materializó tras el intermedio.

Un triple de Villarejo, autor de diez puntos en el tercer período, adelantó a los anfitriones por primera vez en el partido (46-45) y una penetración de Reyes culminó el sorprendente 14-0 de parcial con el que se topó el Covirán (51-45). La pausa por el incidente en la grada le sentó de maravilla a los visitantes, que se recompusieron para volver a levantarse tras haber tocado fondo en su caída. Una canasta de Orellano puso la máxima (55-47) antes de que Bortolussi acudiera al rescate y demostrara a los nazaríes que aún quedaba mucho por jugarse.

El regreso de las buenas defensas y la puntería con los tiros libres igualaron una contienda (57-57) en la que los rojinegros tuvieron que volver a empezar a construir para anotarse el triunfo, pero sin poder echar mano de unos triples que dejaron de entrar pese a lanzarse sin oposición. Con nerviosismo evidente en ambos bandos, un 0-6 de salida despegó a los visitantes aunque dos triples en transición lo neutralizaron (66-65). 'Borto' apareció entonces como héroe para anotar a tabla en una posesión que ya agonizaba y Almazán remató desde la personal. Saunders tuvo nueve segundos para forzar la prórroga pero erró su triple y no evitó así la trabajada victoria de un Covirán que sale de Cambados reforzado como líder.

Fotos

Vídeos