Baloncesto

Una escolta de lujo en el banquillo

Valdeolmillos y Segura (a la izquierda) son los principales asesores en el banquillo de Pedro Martínez (derecha). /IGOR AIZPURU
Valdeolmillos y Segura (a la izquierda) son los principales asesores en el banquillo de Pedro Martínez (derecha). / IGOR AIZPURU

Los granadinos Sergio Valdeolmillos y Curro Segura son la mano derecha de Pedro Martínez, entrenador principal del Baskonia

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

A lo largo de su trayectoria deportiva, los entrenadores van subiendo poco a poco de escalafón hasta obtener la condición de entrenador principal. Atrás quedan varios años forjándose en categorías inferiores o realizando las labores de asistente de un primer espada. Cuando se reciben las riendas de un equipo, a los técnicos en Europa no se les suele ver dando lo que muchos catalogarían como un paso atrás y regresar al rol de ayudante. Sin embargo, eso es lo que han hecho esta campaña tanto Sergio Valdeolmillos como Curro Segura.

Los dos granadinos cuentan con una amplia experiencia a sus espaldas a la hora de dirigir equipos de la Liga ACB y del máximo nivel en el extranjero. No obstante, a ninguno de ellos se le han caído los anillos este curso al aceptar el cargo de asistente en el Baskonia, con el que están teniendo la oportunidad de competir tanto en la Liga Endesa como en la Euroliga. Eso sí, siempre bajo la supervisión de Pedro Martínez, exentrenador del 'Cebé' y que la pasada temporada se proclamó campeón de Liga con el Valencia.

Primero con Prigioni

La figura de Martínez en el banquillo vitoriano es reciente, pues quien empezó la campaña fue Pablo Prigioni. En su primera experiencia como entrenador tras colgar las zapatillas como jugador, el club vasco optó por ponerle a su lado a un entrenador más curtido como Sergio Valdeolmillos. El nazarí, campeón continental con la selección de México -con la que ha conquistado infinidad de hitos estos años atrás-, aceptó con humildad colocarse a la sombra del argentino, que a los ocho partidos abandonó al no verse capacitado para la labor.

Entonces se produjo la llegada a Baskonia de Pedro Martínez, quien no sólo mantuvo a Valdeolmillos en su cuerpo técnico sino que añadió la presencia de otro granadino como Curro Segura. Este último explica que «cuando vinieron a jugar a Málaga estuve hablando con ambos y me plantearon incorporarme al equipo. Fue una decisión sencilla para mí y me alegro de haberla tomado», asegura un trotamundos que en los últimos años ha entrenado en países tan diversos como Kuwait, China, Uruguay y Venezuela.

Segura asevera que «Pedro quiere que actuemos como si fuésemos los primeros entrenadores. Que digamos todo lo que pensamos y que participemos en la preparación de los partidos, aunque lógicamente al final es él quien toma las decisiones». Ese matiz de no ser quien lleva la voz cantante es lo que más cuesta asimilar al principio, aunque «al final uno termina acostumbrándose. Se trata de encontrarte bien en tu trabajo. Los ayudantes efectúan una labor oscura que tiene mucha menos visibilidad de cara a la afición, pero es igual de importante. Si eres capaz de asumir ese papel se trata de una gran experiencia».

Para el granadino esta situación no es nueva, pues en 2012 ya dejó su etiqueta de primer entrenador para hacer las veces de asistente de Jasmin Repesa en el Unicaja. «Todo se basa en querer aprender y aprovechar la oportunidad de estar en un gran club y en una gran ciudad como Vitoria, donde saben lo que es ganar títulos y en la que se respira baloncesto. Es cierto que lo que estamos haciendo Sergio y yo no es habitual, pero no por ello deja de ser positivo».

Messina, precedente

Ese carácter atípico en el viejo continente no tiene equiparación en la NBA, donde es frecuente ver a entrenadores que han brillado en solitario incorporados como una pieza más en un cuerpo técnico comandado por otra persona. Uno de los mejores ejemplos es el del laureado Ettore Messina, quien tras levantar cuatro Euroligas se marchó a Los Ángeles para ser ayudante en los Lakers, mismo puesto que desarrolla actualmente en San Antonio Spurs. «Allí están más adelantados y es habitual tener a entrenadores consagrados como ayudantes», comenta Segura al respecto.

El granadino es uno de los tres 'gallos' que hay ahora mismo en el corral de Baskonia, donde no surgen tiranteces al estar todo muy organizado. «Sergio se encarga de hacer el análisis postpartido de nuestro propio juego, mientras que David Gil -el tercer asistente de Pedro Martínez- y yo nos encargamos de la preparación de los partidos. David cubre los partidos de la Euroliga y yo los de la ACB». De esta manera, todo queda equilibrado y orquestado bajo la batuta de Martínez, quien desempeña su labor arropado por una escolta de auténtico lujo e inédita en la Liga española.

Este triunvirato tiene la responsabilidad de llevar lejos a un Baskonia que el pasado viernes logró un importante triunfo en Euroliga sobre el Barcelona (85-82) y que en la Liga Endesa marcha quinto en la tabla. Los vitorianos han encadenado seis victorias seguidas en la competición española que le han devuelto a la parte alta, recuperando así el terreno perdido tras el fatídico inicio con Prigioni a los mandos.

La ambición y la exigencia es máxima para la escuadra vasca, que con tal de alcanzar el éxito debe sacar un alto aprovechamiento del hecho de tener a dos asistentes de campanillas como Sergio Valdeolmillos y Curro Segura.

Fotos

Vídeos