Baloncesto

España cierra otra ventana para acercarse al Mundial

Xavi Rabaseda, colgado del aro en el Príncipe Felipe de Zaragoza. /EFE
Xavi Rabaseda, colgado del aro en el Príncipe Felipe de Zaragoza. / EFE

Pablo Aguilar destaca en la cómoda victoria de la selección, clasificada ya para la segunda fase de dentro de cuatro meses

AMADOR GÓMEZ

La selección española cerró con pleno de victorias (cuatro de cuatro) la segunda ventana de clasificación para el Mundial, para sellar de forma matemática su pase a la segunda fase y acercarse aún más al Mundial de China 2019 y también a los Juegos Olímpicos de Tokio. Sin las estrellas de la NBA ni de la Euroliga como consecuencia de una guerra que sólo hace que perjudicar al baloncesto, el equipo de Sergio Scariolo dio otro paso en la clasificación para el Mundial con su segundo triunfo ante Montenegro, en este caso en Zaragoza, donde España volvió a demostrar su superioridad sobre un equipo balcánico al que ya derrotó en el estreno por un resultado casi idéntico (66-79).

En el Pabellón Príncipe Felipe se destapó Pablo Aguilar, exjugador del CAI que en su regreso a la ciudad aragonesa resultó decisivo para evitar el sufrimiento que España vivió el viernes en Minks ante Bielorrusia. Junto al ala-pívot granadino volvió a llevar el ritmo y a mostrar sus credenciales Quino Colom, otro internacional cercano a la treintena que se ha convertido en imprescindible en esta selección de las ventanas que ya no volverá a jugar hasta finales de junio, aunque ya con la tranquilidad que dan los triunfos y la autoestima reforzada, con jugadores que siguen entrando en la dinámica de juego y exhibiendo atrevimiento y un equipo que ya empieza a tener oficio.

En Zaragoza, donde España estuvo muy fiable en el lanzamiento exterior (8 de 12 triples al descanso y 12 de 25 al final), la gran figura fue Aguilar, pero fue Jaime Fernández (tres de cinco triples) quien tomó el relevo de Javier Beirán -quien en su debut con la selección brilló tres días antes en la capital bielorrusa-, y España pudo afrontar un partido muy cómodo, zanjado al comienzo del último cuarto (71-55), cuando el equipo y la afición más disfrutaron.

79 España

Colom (11), Fernández (10), Rabaseda (7), Aguilar (16) y Vázquez (10) -quinteto inicial-. Arteaga (4), Barreiro (6), Beirán (2), Llovet (1), Saiz (4), San Miguel (3) y Vidal (5).

67 Montenegro

Popovic (8), Inanovic (10), Sehovic (4), Ilic (4) y Nikolic (13) -quinteto inicial-. Gajovic (4), Kljacic (2), Maras (3), Needham (7), Radovic (6) y Vranjes (6).

PARCIALES:
23-17, 23-22, 18-14 y 15-14.
ÁRBITROS:
Ford (EE UU), Sahin (Italia) y Horozov (Bulgaria). Eliminado: Llovet.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la cuarta jornada de la fase de clasificación para el Mundial de China 2019, disputado en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. 8.573 espectadores.

El duelo sólo se complicó en el segundo cuarto, cuando la selección de Scariolo se atascó ante la agresiva defensa montenegrina y los balcánicos llegaron a empatar el encuentro (36-36) después de ir perdiendo por 12 tras un inicio espectacular, en el que España salió ambiciosa y arrolladora (18-6) para, con tres triples consecutivos de Colom y un gran juego de transición, abrir tierra de por medio en el choque en el que debutó con la absoluta, y en su pabellón, Jonathan Barreiro. Precisamente, el alero del Tecnyconta Zaragoza fue quien puso fin al partido con un triple sobre la bocina entre la algarabía española en la pista y en el banquillo. Sus dos únicos tiros fueron a canasta y acertó los dos.

España fraguó su victoria en el período inicial, aunque embargo la selección, con su segunda unidad, al final del segundo cuarto y el comienzo del tercero, cuando encajó sendos parciales de 0-6 con el que surgieron las primeras dudas de Scariolo y los suyos. Montenegro, liderada por Nikolic, maniató entonces en defensa a los españoles sin ningún jugador del quinteto inicial y el técnico italiano debió recurrir a su fiable pareja interior (Aguilar-Fran Vázquez) para intentar frenar al rival cuando se acercó 26-23, con cierta mejoría visitante en los triples y superioridad en el rebote ofensivo. Y fue entonces cuando, entre tanto nerviosismo y pérdidas de España (10 en la primera mitad), Pablo Aguilar decidió poner orden, ayudado en su despegue por el ritmo y las asistencias de Quino Colom. El ala-pívot del Gran Canaria fue golpeando canasta a canasta (triple incluido en cuanto Montenegro igualó el choque) y la selección se fue al descanso con una buena ventaja (46-39), encabezada por el cuarteto formado por Colom, Jaime Fernández, Rabaseda y Aguilar.

El estirón definitivo se dio en el tercer cuarto, cuando volvió a salir el quinteto titular, en el que Fran Vázquez también es indiscutible en esta ‘España B’, y Colom y Aguilar mantuvieron su alto nivel, pero también irrumpió Jaime Fernández, para alcanzar una primera máxima diferencia de 12 (53-41), con más juego práctico que buen juego. Scariolo dio entonces a Aguilar su merecido descanso con 59-48 (acabó con 16 puntos y 16 de valoración) y España, en juego y ventaja, siguió creciendo, ahora con Rodrigo San Miguel (otro gran descubrimiento con la selección), espoleada también por la experiencia y autoridad de Sergi Vidal, otro veterano que ha resultado clave para poner ya más de un pie y medio en el Mundial.

Fotos

Vídeos