LEB Plata

Alquimia para mutar la Plata en Oro

Aficionados del Covirán en Navarra./FERMÍN RODRÍGUEZ
Aficionados del Covirán en Navarra. / FERMÍN RODRÍGUEZ

La victoria de la pasada semana sobre Ávila (91-68) y la derrota de La Roda en el derbi manchego contra Albacete (71-75) dibuja un escenario sumamente alentador para el Covirán

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

Una victoria. Eso es todo lo que necesita el Covirán para convertirse en equipo de la LEB Oro de manera inmediata, sin tener que esperar ni a la última jornada ni a unos 'play offs' en los que ocho conjuntos pelean por una única plaza de ascenso. Un triunfo más es el gran objetivo que persigue el cuadro nazarí, que dispone de dos oportunidades para conseguirlo -esta tarde y el próximo sábado- aunque nadie en el club piensa en otra cosa que no sea empezar la fiesta de celebración hoy en Pamplona.

Allí se medirán los rojinegros a partir de las 20 horas -horario unificado para todos los partidos- al Basket Navarra, un rival que rinde de manera excelente en casa pero que ya se juega poco. En el mejor de los casos puede mejorar su actual séptima posición hasta la sexta, pero ya sabe que luchará en cuartos de final con el factor cancha en contra salvo enorme carambola. De ahí que la trascendencia para los navarros palidezca ante la gran ambición de los granadinos, que ansían materializar por fin su salto a la segunda categoría nacional.

La victoria de la pasada semana sobre Ávila (91-68) y la derrota de La Roda en el derbi manchego contra Albacete (71-75) dibuja un escenario sumamente alentador para el Covirán. Ganar en Pamplona equivale al ascenso directo, una meta a la que también puede llegarse incluso con derrota. Eso sí, ese supuesto requeriría que tanto los rodenses perdieran en Canoe como que Alicante sucumba en Martorell frente al colista. Los levantinos ya no tienen opciones matemáticas de conquistar el primer puesto, pero aún pueden lastrar a los nazaríes en un hipotético triple empate en lo más alto por tenerles el 'average' ganado. Por ese motivo, los discípulos de Pin han de saltar a la pista del polideportivo UPNA con hambre canina para devorar al contrincante desde el salto inicial.

Mayor rotación

Una de las bazas que explotará sin lugar a dudas la entidad granadina es su mayor profundidad de banquillo. El Navarra ofrece un quinteto con mucha calidad, pero esta disminuye ostensiblemente cuando el técnico David Mangas inicia las rotaciones. Ese problema no lo tiene el entrenador granadino, en cuyo plantel los minutos cotizan muy caros ante la enorme competencia en todos los puestos. Eso supone una garantía cuando alguno de los referentes no está a la altura, pues siempre hay otro jugador del que echar mano. En las últimas semanas la enfermería del club no posee inquilinos, por lo que habrá once integrantes del plantel dispuestos a dejarse la piel con tal de hacer de alquimistas y transformar la Plata en Oro.

Los jugadores tendrán la motivación añadida de no defraudar al medio centenar de seguidores que estarán en las gradas, deseando que suene la bocina final con una anotación superior a la de los anfitriones. Saber que cuentan con el apoyo de su fiel hinchada ha de causar que los rojinegros se vacíen por completo en la pista y actúen a unas revoluciones que desborden a su oponente, más limitado en el plano físico y sin opción de aguantar durante cuarenta minutos un ritmo elevado a ambos lados de la cancha.

Apretar en defensa

«Tenemos que ser constantes en el partido. Navarra sufre a veces desconexiones y debemos ser regulares durante todo el partido, para así mantener un buen ritmo», analiza Pin en las horas previas a este vital choque. El técnico añade que «es muy importante que seamos nosotros mismos. La presión va a estar ahí, ya que nos jugamos el ascenso. Tenemos que cumplir con nuestras ideas principales: jugar en equipo, pasar bien el balón y ser sólidos en defensa. Somos los mejores en este último aspecto de la Liga, por lo que hay que ser compactos y duros, así como dominar el rebote». Sobre el cuadro pamplonés, Pin considera que «el fichaje de Nikolic le ha metido más centímetros todavía. Por dentro es un equipo duro y con mucho músculo, peligroso en los rechaces y muy físicos».

Por su parte, el capitán De Cobos asevera que «se trata de una plantilla de bastante calidad, con Narros y Davis de referencias exteriores. La clave del partido será que nuestro bloque esté bien. Poseemos más jugadores y podemos imprimir un mayor ritmo». El director de juego recuerda que «en el partido de la primera vuelta dominamos muy bien el juego interior y desde ahí tenemos que ir creciendo en el partido». El malagueño también advierte que «David Mangas suele probar diferentes tipos de defensa, por lo que estaremos atentos».

Ese entrenador ya dejó cariacontecido al Covirán hace dos años en la primera serie de los 'play offs' de ascenso y el pasado año cuando el Ávila le doblegó con un tiro libre y el reloj a cero. Dos sinsabores contra el técnico abulense que pueden quedar olvidados con una victoria esta tarde. Poco daño generará el recuerdo de esos tropiezos con un billete a la LEB Oro en el bolsillo, algo de lo que el Covirán está a tan sólo un triunfo de distancia.

Fotos

Vídeos