VOLEIBOL

Vaciar y llenar las alforjas con voley

Vaciar y llenar las alforjas con voley

Unicaja Almería une sus fuerzas con las de los niños de Torrecárdenas y del hospital de Poniente El club, tras fechas de solidaridad, se centra en la Superliga, que reanuda su 'actos' el próximo sábado con el partido de los ahorradores en Melilla

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Era difícil saber si había más emoción en las caras de los niños y niñas o en las de los mayores. No se podía distinguir la sonrisa más grande entre tantas y tantas cargadas de ilusión. La primera plantilla de Unicaja Almería no se lo puede tomar como algo que se hace cada año, sin más, sino que realmente espera con gran expectación el momento en el que se encuentra con los niños y niñas ingresados en los centros hospitalarios. En este curso, además, ha preferido darse dos cargas completas de energía, ya que el pasado día 19 de diciembre de 2017, después de regresar desde Tarragona tras su último partido del año, hizo parada en el Hospital del Poniente y este día 2 de enero, antes de viajar a Melilla para el primero de 2018, visitó Torrecárdenas.

En ambas citas lo vivido fue espectacular, con una enorme empatía entre los más pequeños y sus familiares con la amplia delegación blanquiverde recién llegada de otra intensa sesión más de entrenamiento, portadora no sólo de muchos regalos para repartir en el Área de Pediatría sino de su propio ejemplo constante de lucha y superación, de alegría y de compañerismo, valores desde los que superar los momentos más difíciles que se puedan presentar. Lo mismo que se vaciaron las alforjas, se llenaron, y además con cosas muy similares que ayudarán a los blanquiverdes a pelear con más fuerza por la consecución tanto de la Copa del Rey como de la Superliga. En ese camino hacia los títulos, estos niños y niñas serán un apoyo, sin lugar a dudas.

Así se lo trasladaron a los pequeños tanto técnicos como jugadores de la familia de los ahorradores, recordándoles que haberlos conocido y haber recibido su cariño van a ser dos motivos fundamentales por los que se van a dejar todo sobre la pista. Tanto en las salas comunes como habitación por habitación, la sorpresa de ver a estos 'pajes especiales' de tanta altura entrar en su búsqueda, teniendo en varios casos que agachar la cabeza para sortear el marco de la puerta, fue una suma de momentos emotivos y de ilusiones compartidas que hicieron olvidar por un rato el espacio, el tiempo y la circunstancia.

Se puede afirmar, sin error a equivocación, que esta es la magia del deporte y en especial de uno tan de equipo como es el voleibol, que solamente surge cuando es compartida.

Pero no sólo hubo admiración hacia los luchadores en miniatura, obligados por la enfermedad a pasar unos días tan señalados en el hospital, sino hacia los grandes profesionales que los cuidan y que se esfuerzan por ofrecerles un entorno lo más 'normalizado' posible. Así lo quiso destacar Ramón Sedeño, presidente de la entidad ahorradora y sabedor del gran compromiso del personal sanitario. «Es justo reconocer desde el Club Voleibol Unicaja Almería la implicación y profesionalidad de todos los que se integran en el sistema sanitario público andaluz y en especial los que tratan en el día a día con los niños y niñas que padecen alguna enfermedad». Para Sedeño, «es admirable y reconfortante el trato y el cariño que dispensan a los pequeños».

En cuanto al capitán de la primera plantilla blanquiverde, el cartagenero Jorge Almansa, expresó la «gran ilusión que despierta entre todos los compañeros vivir unos minutos tan cercanos y tan bonitos como estos, en los que se da pero en los que incluso se recibe mucho más». El receptor blanquiverde, como portavoz de un mismo sentir compartido por todos, hizo partícipes a todos los almerienses de la involucración ahorradora con su entorno. «Estamos encantados de saber que cuando jugamos, lo hacemos por toda esta gente que nos rodea y por todos los que nos siguen incluso desde la distancia, y que cuando no jugamos, podemos aportar también en todo lo que esté en nuestra mano, ya que somos y nos sentimos como parte activa de la sociedad».

El salto entre 2017 y 2018 se ha hecho de un hospital a otro, extendiendo todo lo que se ha podido el influjo de la 'magia' del voley. Ningún ahorrador quiso faltar ni a una cita ni a otra, la primera como una reafirmación de valores y motivos por los que seguir esforzándose tras cerrarse una dura primera vuelta del campeonato, y la segunda como un espaldarazo para la consecución de las grandes metas de esta temporada, en la que una vez más lo deportivo no es lo único en lo que se quiere ganar. Lo que la sociedad ofrece al Club Voleibol Unicaja Almería, el propio equipo almeriense se lo devuelve a la sociedad y a la inversa, en este caso con muchos pequeños héroes que no se rinden jamás y de los que se aprende mucho, sin lugar a dudas.

Cada cual libra sus propias luchas y juega sus propios partidos, siendo el primero de los ahorradores el mismo día de los Reyes Magos en Melilla, a partir de las 20.00 horas exactamente. Será el primero de siete en otras tantas jornadas de la Superliga antes de disputar ojalá que tres más concentrados en un mismo fin de semana, porque eso significaría haber vencido cuartos de final y semifinales de la Copa del Rey, y estar en la final, el objetivo de cada año. Tras la parada en Soria restarán otras cuatro citas más para llegar al final de la fase regular, en la que se deberá haber confirmado la clasificación para el playoff por el título de Superliga. Desde ese momento, si se ganan seis partidos, se será campeón por duodécima vez.

Fotos

Vídeos