Rugby

Unión Rugby Almería no consigue puntuar pero sí suma confianza

El cruzado Tietie es agarrado por el cuello en un maul./URA
El cruzado Tietie es agarrado por el cuello en un maul. / URA

Partido serio de URA frente a un durísimo Sanitas Alcobendas B, reforzado y de contundencia en el contacto, sobre el que crece cara a las cuatro finales que restan

R. I.ALMERÍA

La primera lectura del encuentro es la de que si se llega a jugar así hace dos semanas, en el partido ante el Olímpico de Pozuelo, posiblemente se habría ganado. Por lo tanto, la sensación fue muy distinta esta vez, pese a tener un resultado de cero puntos en el casillero cruzado. Mejor mirar al frente que el lamerse las heridas, puesto que se sigue en puesto de promoción, que no de descenso directo, y Unión Rugby Almería sigue dependiendo de si mismo para sellar una cuarta temporada en División de Honor B. En el cuerpo a cuerpo se permitió mucho y Alcobendas B se fajó a su gusto. Durísimo en el contacto, el equipo madrileño demostró además, más allá de los refuerzos evidentes en su convocatoria, ser un equipo con mucho orden.

De hecho, el partido de URA no fue malo, si bien sigue teniendo problemas para hacer puntos pese a acumular méritos para lograrlos. El merodeo de la zona de marca no es suficiente y falta la claridad suficiente para ganar esos últimos metros. Se adelantó el cuadro madrileño con patada de castigo que fue respondida, pese a todo, con un primer ensayo almeriense a través de un Lucas Melián que tuvo que ser retirado por un esguince de tobillo. La mala racha de los unionistas en cuanto a lesiones ha seguido su curso otra jornada más, después de haber sido determinante al poco de comenzar el encuentro contra Olímpico al cobrarse las bajas de Alastrue y de Arias. La suerte no está de cara en ese sentido y habrá que hacerle frente con más unión.

Sanitas Alcobendas B siguió pensando en la dificultad que tenía el encuentro y de nuevo eligió palos en otro golpe para recobrar el mando en el marcador en el minuto 11. Pese a su contundencia por delantera, no pudo llegar al try hasta que en el minuto 25 se aprovechó de un desajuste local, ensayo además con la transformación posterior para ganar en tranquilidad ante lo ajustado del choque sobre el césped del Estadio Emilio Campra. Pero antes del descanso, última jugada y, como en muchas ocasiones, demasiadas para la situación delicada que tiene el equipo, se recibió otro ensayo más que puso tierra de por medio y que arruinó el gran desgaste físico propuesto por todos los hombres de Pablo Jiménez, que tuvo que rearmar moralmente a los suyos en el intermedio.

Esperanzas

La vuelta pareció esperanzadora, con una patada acertada a palos por parte del zaguero Jules Brotel que ponía el 8-18 con todo por delante todavía. Con la desventaja de diez puntos se jugaron los siguientes 20 minutos, sin ser capaz URA de romper la defensa madrileña. Al cabo de este tiempo Alcobendas B puso la puntilla con otro ensayo más también transformado, tras emplearse a fondo en el contacto para mantener a raya a los cruzados, todo bajo el 'dejar jugar' de Roger Parera. En ese sentido, solo hubo una expulsión temporal en el partido, siendo posiblemente, visto lo visto, un bagaje escaso, y fue ya en el minuto 72. Acabó Alcobendas con un hombre menos sobre el campo y en la última jugada del encuentro Ismael Varas ensayó para maquillar el resultado.

En cuanto a puntuación, sólo sirvió para eso, pero en cuanto a moral, el pitido final llegó con el equipo al alza, como queda la moral de cara a los últimos cuatro encuentros de la temporada. En el calendario está marcado en rojo la visita a Universidad de Granada, pero las cuentas deben irse un poco más allá. «Ha sido un partido muy duro, en el que, como preveíamos se han notado los refuerzos que traía un Alcobendas B que, por otro lado, ha demostrado que es un equipo muy ordenado, que ha sido capaz de aprovechar mucho los citados refuerzos, y que nos deja con más necesidad; era obligado ganar, no lo hemos conseguido, y tendremos que recuperar estos puntos en los otros partidos que nos quedan, que en principio eran mucho más difíciles».

Próximo reto

Así, la próxima semana se visita a Cisneros Z, muy complicado, «pero dado el nivel del partido que se ha jugado ante Alcobendas, que no ha estado mal a falta de un poco de orden en el ataque, que ha sido el gran fallo puesto que se ha tenido bastante consistencia en defensa, jugando a este nivel se puede ver el intento de ganar en Madrid». Después tocará Liceo Francés en el Emilio Campra, visitar a Universidad de Granada y cerrar la liga frente a CRC Pozuelo en propio feudo. Pablo Jiménez alberga fundadas esperanzas fijándose en lo que se ha hecho este domingo. «Lo hemos intentado durante todo el partido, no lo hemos hecho mal, pero ellos realmente han sido más eficientes, y los pocos errores que hemos tenido los han aprovechado muy bien».

Fotos

Vídeos