Voleibol

Un paseo que alimenta el ego

Ángel Galindo se estrella contra el bloqueo de Thiago Maciel y Borja Ruiz./CVA
Ángel Galindo se estrella contra el bloqueo de Thiago Maciel y Borja Ruiz. / CVA

Unicaja Almería gana el partido y en sensaciones ante un Barça 'maniatado' por el saque | El equipo almeriense obligó al blaugrana a cometer mucho error porque plantó las diferencias desde el primer momento

JUANJO AGUILERAALMERÍA.

Unicaja Almería cortó de raíz los sueños, remotos, del FC Barcelona por meterse en el playoff con un partido inmaculado. Los de Piero Molducci, con un buen rendimiento en saque y bloqueo, no dieron opciones a los de David Lorente de estar casi nunca en disposición de quebrar las intenciones almerienses de crecer en su juego, más allá de alimentar sus opciones matemáticas de ser segundos en la clasificación. Así, sin mirar lo que pasaba en Castellón, el equipo blanquiverde se mostró sólido, obligó al FC Barcelona a jugar con el riesgo que requiere hacerlo ante un equipo que aspira al título.

Unicaja Almería cogió el guante y no dio vida, salvo en el segundo set, para que el partido fuese largo -el interés balugrana-. Los blanquiverdes jugaron a buen nivel, con la aportación de un Israel Rodríguez que actuó de salida para sentirse de nuevo titular y 'saborear' esas sensaciones, tan importantes con vistas a los playoffs donde tratar de conseguir su nivel competitivo que permita a los almerienses luchar por su duodécima Superliga.

Saque y bloqueo

Unicaja Almería, con novedades en el sexteto -jugaron Jean Pascal Diedhiou e Israel Rodríguez de inicio- comenzó dominando el juego en base al saque y al trabajo en defensa y bloqueo que permitió a los ahorradores mandar con solvencia en el marcador (2-5).

Aunque el Barça intentaba recortar diferencias con ataques por punta, el equipo almeriense se mostraba sólido y mantenía las diferencias. Ignacio Sánchez tenía una recepción cómoda que le permitía fijar centrales, con dos acciones continuadas de Borja Ruiz (6-10). Al contrario no sucedía lo mismo. El saque de Israel Rodríguez, que hizo punto directo, puso a los blanquiverdes -ayer de negro en memoria de Gabriel Cruz- con ventaja de cinco puntos para llegar al tiempo técnico (7-12).

El saque acercó al Barça en el marcador, con la aportación del mejor jugador blaugrana, Ángel Galindo. A ello se unió el trabajo en bloqueo, que obligó a los de Piero Molducci a tener que atacar dos o tres veces para puntuar (10-13). Pero fueron rachas. Conquistadas por los ahorradores para abrir de nuevo las diferencias y situarlas en los cinco puntos (10-15), aumentando el riesgo en los blaugranas y, con ello, el error. Con 12-17, David Lorente tuvo que pedir tiempo muerto.

Con la vuelta de Israel Rodríguez, de nuevo, al saque, los problemas crecieron para los barcelonistas, incapaces de reducir las diferencias (13-20). La aparición de Galindo, de nuevo, permitió recortar las diferencias, pero nunca sólidas para meterle en miedo en el cuerpo a los almerienses. David Lorente debió frenar de nuevo el partido con 16-23. Unicaja vio cercano el triunfo, arriesgó y el Barça recortó diferencias (19-24). Un ataque por cuatro de Monfort cerró el set.

Seguridad

El segundo set se enquistó de inicio como consecuencia del saque de Marcé que hizo daño a la recepción almeriense, a la que se unieron erróneas decisiones en ataque (4-1). Entonces fue el momento de tomar riesgos en saque. Javi Monfort quebró a la recepción blaugrana y el equipo almeriense se acercó en el marcador (5-4), que terminó equilibrándolo con una acción de Borja Ruiz, tras saque de Jean Pascal, que además puso la firma al que le dio la vuelta al marcador (6-7).

La pelea se escenificó por punta, con rachas sólo de dos puntos por bando, siempre con desventaja, que no permitieron que ninguno lograra escaparse con ventaja para ganar. Al tiempo técnico se llegaba con ventaja para los ahorradores (11-12). Ninguno de los dos hacía daño con el saque y el balón rápido a las puntas no encontraba la respuesta defensiva. Sin embargo, el saque de Jean Pascal y la opción de contraataque concluida con un remate de Thiago Maciel puso a los blanquiverdes con dos de ventaja (13-15), que obligó al Barça a arriesgar sin respuesta y a ver cómo Unicaja Almería se marchaba y obligó al técnico azulgrana a pedir tiempo muerto (14-17). El error en ataque del Barça y la lectura en bloqueo almerienses dio mayor ventaja (16-21), tras un gran ataque de Thiago Maciel.

La reacción azulgrana no llegó a concretarse a pesar de un buen trabajo defensivo. Con el saque, se acabó la reacción. Di Betta y Morató mandaron dos acciones fuera y Unicaja Almería se anotó el segundo parcial por 19-25.

Sin despeinarse

El tercer set no tuvo variación en sus inicios. Los de Piero Molducci, con el cambio de Rubén Lorente por Ignacio Sánchez, manejaron el partido con su saque y, a partir de entonces, dominó el juego con ventajas rápidas (1-4) que trataron los locales de recortar con un saque que impidiera a los blanquiverdes jugar con presión. No fue posible y pronto el marcador señaló un despegue contundente (2-8), apretando con su saque y obligando a David Lorente a parar el partido.

Rubén Lorente, con una gran lectura de bloqueo, utilizó a la perfección a sus hombres de punta para anotar por dos, con Thiago Maciel, o por cuatro, con Israel Rodríguez. Apenas el conjunto blaugrana tuvo opciones de contraatacar, opción esta que sí tuvo Unicaja Almería gracias a un gran trabajo defensivo, bien con bloqueo de continuidad o con defensa en segunda línea. Al tiempo técnico se llegaba con 4-12.

En el Parc Esportiu sonaba 'Volare', parecía que como homenaje a los ahorradores, que no pusieron los pies en el suelo. Se mantuvieron en el aire para, a pesar de una ligera reacción local por el error blanquiverde, poner una ventaja que se fue a los nueve puntos (7-16), tras un ataque de Thiago Maciel que condujo a los dos equipos al banquillo, tras un tiempo muerto de David Lorente, incapaz de frenar el hambre ahorradora de acabar cuanto antes el partido.

Con el saque de Thiago Maciel, la ventaja almeriense se situó en los diez puntos (8-18), con un buen saque en el que destacó, en el último tramo, Javi Monfort que situó a los almerienses en el camino para cerrar la tercera manga, que llegó con celeridad, tras un ataque de Israel Rodríguez y un saque fuera de Di Betta que concedía a los blanquiverdes una victoria cómoda que alimenta el ego para los playoffs.

Fotos

Vídeos