Unicaja Almería

Año nuevo, vida igual para Molducci

Piero Molducci comienza el año como lo dejó, concentrándose en sus entrenamientos y preocupado más por su propio equipo que por los rivales./IDEAL
Piero Molducci comienza el año como lo dejó, concentrándose en sus entrenamientos y preocupado más por su propio equipo que por los rivales. / IDEAL

El entrenador italiano se muestra inamovible en su sinceridad habitual : «Si jugamos como entrenamos, ganamos seguro»

JAVIER NAVARROAlmería

Simplemente Piero. Nada menos que Molducci. El transalpino comenzó 2018 siendo una fiel versión de si mismo y con la mirada intacta depositada en el buen voleibol, el que le cautiva y le hace encontrarse en una permanente búsqueda. Pasó cinco días en su casa de Italia que le han servido para alejarse física, que no mentalmente, de su equipo. De pocas palabras, como siempre, las que se pone en boca llegan desde lo más profundo, siendo incapaz de no ser sincero. «¿Qué pasa en España con la Copa del Rey, no solo en voley sino en todos los deportes, que gusta tanto?», se preguntó. Para él de lo que toca hablar es de la Superliga, porque es la competición que continua el sábado y la que realmente quiere ganar.

Si los compara, Piero habla de «un medio título y un título entero», sin el ánimo de menoscabar la importancia del Torneo del KO pero sí dejando clara su preferencia al final del curso. Para ello se trabaja, y se trabaja bien además, tras una mínima pausa, ya que reconoció que «solamente he desconectado un poco los cinco días en Italia, pero no he dejado de ver partidos en la tele, como siempre». Ante la cuestión de trabajo o placer, la respuesta fue «placer», aprovechando el alto nivel voleibolístico en su país y que no se para, además, porque «allí se juega siempre, se juega el día 1, el 2, el 30, se juega el 25..., es como el fútbol en Inglaterra, que cuando es fiesta, se juega más". Lo que ve, le motiva para continuar, cincel en mano, esculpiendo su proyecto.

La cabeza en la Superliga

Una de sus palabras más pronunciadas es «normal», y tiene el significado de «bien» en la mayor parte de ocasiones, como en su valoración de la vuelta a los entrenos, de la que expresó que «los chicos han regresado normal, no es la primera vez que les damos vacaciones en la Navidad, una semana. La gente vuelve bien porque está descansada física y mentalmente, empezamos otra vez porque ahora tenemos ya la segunda vuelta, miramos el partido del sábado. Hemos entrenado bastante, desde el día 28 hasta ahora». Enrique de Haro, el gran preparador físico de los ahorradores, evaluó con la segunda prueba de salto a los jugadores el miércoles por la tarde, y hubo charla entre Piero y él, pero por el momento no se inicia el plan especial copero.

El italiano no mezcla competiciones por el momento y aseguró que «no trabajamos la Copa del Rey por ahora porque no se puede hacer, lo haremos los últimos quince días y lo que entrenamos ahora es lo normal de partido cada fin de semana, porque lo más importante siempre es el título de liga. Yo estoy acostumbrado a jugar aquí por la Copa del Rey, que me gusta, pero veo que hay mucha locura en la gente con ella cuando el gran título es la Superliga». Como tipo inteligente que es, sabe que algo de ese sentimiento es muy provechoso, porque «es una buena mezcla en la plantilla tener hombres que lo han ganado todo y hombres que no han ganado nada pero que sí tienen capacidad para alzarse campeones y hacer al equipo ganador».

Pero el día a día que marca su trayectoria le devuelve a la cita del sábado, día de Reyes, en el Pabellón Polideportivo Javier Imbroda, donde habita el CV Melilla, del que consideró que «ha hecho una primera vuelta normal, sin hacer nada extraordinario en el plano bueno y en el plano malo, o sea, que ha sido regular. El año pasado mejor que este año, pero el año pasado tenía una plantilla mejor, pienso. Resumiendo, está haciendo un curso regular». Sobre la baja de Castellano en el cuadro norteafricano, lo que más le interesa es quien le vaya a sustituir, ya que «no sé finalmente si el sábado jugará el nuevo o no, y lo que estoy viendo son los vídeos que tenemos». Desde Melilla, Salim Abdelkader habló de «un colombiano de gran envergadura» que no estará para este primer partido.

Viajes y más viajes

En todo caso, Piero Molducci, para el que el año nuevo no modifica apenas nada, sigue con sus máximas y con la misma confianza en la calidad de sus jugadores y en el trabajo realizado, y confesó que «no sé que esperar de Melilla, pero me preocupo más por cómo juguemos nosotros, porque si jugamos bien vamos a ganar seguro y si no lo hacemos, nos podemos complicar». Y es que reconoce las virtudes del cuadro que dirige David Sánchez Flor, del que concluyó que «es un equipo que lucha siempre, no se rinde nunca, no tiene un pabellón complicado pero sí muy grande, y ellos tienen ganas siempre». Lo que sí complica algo más es el viaje, de tres días, que es «demasiado largo, porque han quitado el vuelo que teníamos entre Almería y Melilla».

Una de sus grandes batallas como 'almeriense' es la de las comunicaciones de la provincia, puesto que «salimos desde Málaga viajando antes en bus, como casi siempre, y es que esta zona está desterrada, con el partido más cercano a 600 kilómetros en Castellón, no hay otra». La segunda vuelta ya está aquí, y le sirve la primera. «Hay que mejorar, pero sí hemos hecho un buen voleibol hasta ahora con los dos que hemos perdido por 2-3 en casa, que ha sido lo malo, pero han sido iguales, con dos o tres jugadores que no han jugado como pueden. Si hubiéramos jugado como se ha entrenado, habríamos ganado seguro».

Fotos

Vídeos