Voleibol

Con la meta de 'colocar' a Unicaja Almería en la final de la Superliga

Almerienses y palmesanos se vieron recientemente las caras tanto en la liga regular como en la Copa del Rey./IDEAL
Almerienses y palmesanos se vieron recientemente las caras tanto en la liga regular como en la Copa del Rey. / IDEAL

Ignacio Sánchez busca cerrar su 'cuadrado' de semifinales como lo empezó, ganando con el equipo ahorrador tras perder contra él en los dos años anteriores

JAVIER NAVARROALMERÍA

Campeón de la novena y de la décima vestido de blanquiverde, se puede decir que es un consumado especialista en llegar a las semifinales de la Superliga. En ellas ha estado con casi todos los combinados por los que ha pasado, ya que excepto con Fundación Cajasol Juvasa, quedándose a las puertas, lo ha logrado con Río Duero Soria y con Ushuaïa Ibiza Voley.

Que Ignacio Sánchez dirija a tres plantillas distintas cuatro años consecutivos, sin contar las anteriores a su paso por tierras sevillanas, hasta meterlas en playoff, eso es una prueba irrefutable de su calidad: «Parece que sí que llevo una racha de estar ahí, y eso quiere decir que si estoy ahí, es algo bueno». Y es que se le entrega la batuta de diferentes orquestas y él las hace sonar.

El colocador almeriense, eso sí, solamente ha logrado meterse en la final con su Unicaja para ganar la mitad, dos de cuatro, dándose la casualidad de haber caído ante el equipo verde tanto con sorianos como con pitiusos, por ese orden y de manera consecutiva: «Mi objetivo es pasar este año, porque las dos veces anteriores me ha eliminado Unicaja, así que a ver si este año -con tono jocoso- que Unicaja no puede eliminarme, puedo pasar ante Palma».

Más que preparado

Está muy motivado confesando que «tengo muchas ganas de que llegue este momento, tanto los años anteriores como este año, porque es el momento de que saquemos todo lo que llevamos preparado, y lo hago con las mismas intenciones que he tenido con Soria e Ibiza».

Su historia se ha escrito con demostraciones de lo que es capaz de hacer, desde su estancia en Palencia y pasando por búsqueda de un sitio en pista en el equipo ahorrador hasta esta temporada, tras dejar su impronta deportiva y humana fuera de Almería. Pese a su experiencia, alimenta al gusanillo y dice que «claro que hay nervios, todos los tenemos antes de llegar a estos sitios en los que se decide el título, pero es para lo que nos preparamos».

Su liturgia particular es buscar concentración y paz en la playa, mencionando que «salgo cada vez que puedo y me quedo en ella tranquilo, siempre me gusta hacerlo, y no sólo ahora porque sea la semifinal». Visualiza el partido en todas y cada una de sus situaciones posibles para hacerse más fuerte.

En ese sentido, y ya de cara al viaja a Mallorca, en la isla tiene claro lo que se va a encontrar «un rival muy duro que va a salir a por todo porque sabe que tiene que salir a matar». Ante eso, aplica la misma medicina: «Nosotros tenemos que ir y estar con esa actitud, igual que la de ellos e incluso con un plus más, que es el de estar jugando en su casa, o sea, que tenemos que salir más fuertes para que ellos sigan nuestro ritmo de juego y no nosotros el suyo».

Rivales conocidos

En la cuarta y quinta vez que vean las caras, las cosas se tienen claras e Ignacio comenta que «sabemos cómo tenemos que jugarle a Palma, la verdad, sabemos qué es lo que tenemos que hacer para ganar, aunque ellos también saben cómo jugamos nosotros, está muy claro».

Hay lucha deportiva con distintos frentes, y el primero es el visionado minucioso de las distintas opciones del adversario: «Supongo que nos tendrán estudiados tan igual como nosotros a ellos, así que llegados a este punto lo que haremos es usar nuestras armas para vencerles; el camino lo sabemos y ahora falta demostrarlo en el campo».

Otro de esos frentes es la fortaleza mental y el colocador blanquiverde asegura que «a mí me han ganado el primero y en el segundo he salido igual», añadiendo que «al final se va a ver allí, en el momento, y cada uno puede tener su pensamiento bajo sus experiencias, y las mías dicen que hay que salir en los dos igual, primero y segundo, si ganamos el primero tenemos que salir a ganar el segundo y si perdemos tenemos que salir con el mismo chip».

Sánchez tiene claro que «no sirve de nada ganar y pensar 'he ganado' con un consiguiente conformismo, no, hay que ganar los dos, hay que jugarlos primero e intentar ganarlos». El Pabellón de Son Moix, tal y como han valorado Almansa y Ferrera, es un escenario de lujo: «La última vez que jugamos allí estuvo muy bien, el campo es bueno, está todo bien, y la afición ayuda mucho a su equipo, pero todo se decide en la pista, y yo creo que los seis que estemos en ella jugando en cada momento, los trece con los de fuera, estaremos metidos en el partido».

Ganar ante cualquiera

En aquel momento fue 3-2 para los de Dreyer, pero eso es tan pasado como el 3-0 de la Copa y el ahorrador destaca sobre ello que «la liga regular sirve para ir situándote más arriba, pero viendo los cuatro equipos que hay...». Ignacio se refiere a que «al final la diferencia es mínima y da lo mismo jugar en Soria contra Soria o jugar en Palma contra Palma», porque «son equipos buenos y que van a salir todos a matar».

Además, ve a un Unicaja fuerte: «Hemos mejorado mucho en la temporada, hemos limado muchos aspectos y carencias, pero también resaltado otras cosas que teníamos buenas y que no las llegábamos a hacer, así que pienso que hemos llegado en un momento bueno y capaces de ganarle a cualquiera».

Acerca de Perini, el ahorrador valora que «ya está rodado y no es como cuando llegó, tanto él como con el equipo», y de Israel Rodríguez que «aparte de un plus por quien es, hay calidad en los entrenamientos, mejorándose todo el sistema y viniendo muy bien al equipo».

De esta manera, no hay duda de que en las filas blanquiverdes se guarda un gran respeto hacia Urbia Voley Palma, aunque por ello los pupilos de Piero Molducci saltarán más motivados a la cancha dispuestos a adelantarse en la eliminatoria.

Fotos

Vídeos