Voleibol

Llega el momento de pedir paso para los menos habituales en Unicaja Almería

El entrenador y el receptor del plantel ahorrador ven a Palma como el rival más probable en el cruce de semifinales./IDEAL
El entrenador y el receptor del plantel ahorrador ven a Palma como el rival más probable en el cruce de semifinales. / IDEAL

Piero Molducci e Israel Rodríguez presentan el último partido de la fase regular de la Superliga frente a Tarragona 2018 SPSP, estando en marcha el operativo pensando en la reconquista del título

JAVIER NAVARROALMERÍA

La sinceridad por bandera en Piero Molducci, no ha dudado el técnico italiano en poner sus dudas en torno al Tarragona 2018 SPSP que vendrá al Pabellón Moisés Ruiz: «No sé cómo viajará aquí, porque cambia muchas veces el equipo, pero sí sabemos que ha ganado ningún partido, no ha logrado ni un solo punto, así que nosotros jugaremos con la gente que ha jugado menos y vamos a aprovecharlo».

También se ha modificado el plan de trabajo de la semana previa, metiendo estos días en la preparación más específica de los playoffs: «Hemos empezado esta semana haciendo pesas, de un modo diferente a otra semana normal de liga, porque estamos cargando bastante, como este jueves, que hacíamos pesas y técnico y sólo será de pesas».

Molducci tiene las cuentas y va a exprimir el tiempo, declarando que estamos preparando el playoff, para el que faltan dos semanas y media, y vamos a ir lo mejor que se pueda», sabiendo que en las eliminatorias por el título liguero podrá contar, por fin, con Israel Rodríguez.

Piero señala que «después de un año no es fácil empezar otra vez, ha entrenado muchísimo, ha tenido problemas en la primera fase de la recuperación, pero ahora está jugando... no puede al 100%, pero lo está haciendo bastante bien, y es una cosa que tenemos en el equipo con la que antes no contábamos».

Mirando a Palma

Acerca de contra qué conjunto deberá enfrentarse Unicaja Almería, el míster da a Palma como rival, si bien no está decidido del todo, y lo afronta con confianza argumentando que «el playoff es siempre una liga aparte, hay que ganar tres partidos de cuatro o de cinco, y tenemos posibilidades de ir a la final».

Repasado el momento palmesano, con la pérdida de Viciana, Molducci recuerda que «es siempre complicado porque tiene buenos jugadores y en su casa cuenta con un público bueno también». Pero eso no toca por ahora, y sí un clinic previo al duelo de Tarragona en el que disfrutará promocionando el voleibol.

«Yo hablo de saque-bloqueo-defensa, para mí los tres fundamentos más importantes porque se gana el partido con ellos, y Manolo Berenguel hablará de la fase recepción-colocación-ataque; es un clinic básico para entrenadores de juveniles, sabiendo que muchas veces es más importante lo que no se puede hacer cuando entrenas a juveniles, localizando esos errores», advierte el entrenador blanquiverde.

Un grande de vuelta

Junto a él, un motivado Israel Rodríguez que ante la pregunta de si es un Unicaja campeón ha dado la mejor respuesta posible y se muestra tajante: «Por supuesto, porque si no, no estaría aquí». Reconociendo el apoyo de sus compañeros, ha catalogado su regreso «sobre todo como una alegría personal, porque ha sido mucho tiempo de trabajo en solitario, sin el grupo, y la verdad es que estar de nuevo con ellos supone una alegría enorme».

Dicho sentimiento no solamente es compartido por el 'bombardero de Europa' sino también por los demás jugadores, habiéndose visto bien en Barcelona en su primer partido completo y confiesa que «las sensaciones han sido bastante buenas, al principio del partido con un poco de miedo de 'tirar', pero conforme avanzó sí que iba a más».

En ese sentido, a los mismos compañeros, al final, les comentó que estaba listo para comenzar otro encuentro, pese a que padeció nervios «por no saber cómo iba a reaccionar el hombro en un partido completo». Todavía está en el camino, y lo piensa afrontar con firmeza: «Somos conscientes todos de que me queda un poquito aún, sobre todo a la hora de tirar la potencia que tenía antes».

No obstante, Israel declara que «sí es cierto que cada semana voy tirando un poco más y que me voy encontrando mejor, este partido en Barcelona ha sido un paso adelante bastante grande y me da confianza como para seguir tirando, viendo que el hombro va bastante bien».

El poder de la mente

El encuentro con Tarragona llega en un momento perfecto: «Me viene estupendo para seguir cogiendo sensaciones». Además, Rodríguez tiene en mente que es necesario «adaptarse más al grupo, a los compañeros, que aunque ya los conozca a todos lo suficiente es obligado que se haga en el ritmo de partido».

Su músculo más importante en este duro período ha sido el cerebro y así lo detalla el propio jugador ahorrador: «La mente tiene mucho que ver, porque en una lesión tan larga como esta es la que te hace tirar, no tener ese miedo de 'me voy a romper otra vez', y estos partidos me van a ayudar a crear esa confianza».

El receptor también ve a Palma como rival y repasa su experiencia mencionando que «los playoffs siempre son complicados y es de ir partido a partido, porque cada uno va a ser seguramente diferente tanto los de Palma como los que juguemos aquí». Por este motivo, tiene claro que hay que entrar enchufados y cree que «debemos ir desde el primer minuto al cien por cien para darlo todo y sobre todo salir, cuando acabemos el partido, de ganar o perder, pero habiendo dejado todo en la pista, y con esa mentalidad se puede estar en la mentalidad».

Semifinal dura

Sabiendo que Palma será un adversario bastante duro, el sevillano opina que «los playoffs son diferentes y han perdido un referente como es Víctor Viciana, que todos sabemos que cambiaría mucho a su equipo», pero igualmente avisa que «tiene una plantilla que va a ponernos duras las cosas y hay que luchar».

Sin embargo, Israel Rodríguez apuesta por el verde y menciona que «el equipo, trabajando bien estas dos semanas que nos quedan, puede llegar en un buen momento de forma para estar en la final y al menos lucharla, que es el objetivo del club». Si se levanta el título, no olvidaría la lesión, «porque es difícil hacerlo después de tanto tiempo, pero sí sería una alegría enorme para todos».

No importa los muchos trofeos conquistados por Unicaja Almería y por las personas que componen su plantilla, porque todas ellas, como Piero Molducci o el arahalense, tienen la misma ilusión que cuando eran debutantes, todavía unida a sus ya numerosas temporadas de exitosas experiencias a nivel profesional.

Fotos

Vídeos