Voleibol

Israel Rodríguez, sin prisa, pero sin pausa

Israel Rodríguez se dispone a soltar con fuerza el brazo que no le ha dejado ser el mismo durante un año. /
Israel Rodríguez se dispone a soltar con fuerza el brazo que no le ha dejado ser el mismo durante un año.

El receptor se corona en su vuelta con dos partidazos en Palma para ser el MVP de la Superliga. El de Unicaja Almería avisa de que «es evidente que hemos ganado dos encuentros importantísimos, pero no está nada hecho»

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Emergió todo el trabajo callado y casi invisible de los últimos meses, largos y muy duros en lo personal, para resarcirse y para hacer posible que la duodécima final consecutiva está más cerca. Ante el mismo equipo con el que cayó lesionado hace más de un año, Israel Rodríguez se midió a un gran rival y a sus fantasmas para terminar realmente satisfecho tanto en lo individual como en lo colectivo. «Por los dos aspectos, por encontrarme de nuevo bien, más o menos al nivel que todos esperan de mí, y por supuesto por el equipo, por las dos victorias que nos hemos traído, que son muy importantes, dos fuera de casa, y estar así a una de entrar en la final; es lo que más se valora, los triunfos, porque han sido muy complicados», destacaba el sevillano.

El de Arahal fue considerado el mejor jugador de la primera jornada del playoff de semifinales, donde también cuenta lo sucedido entre CV Teruel y Río Duero Soria. El receptor blanquiverde sumó 37 puntos -17 en el primer partido y 20 en el segundo-, de los que 33 fueron de ataque -14 el primer día y 19 el segundo-, con un 50% de acierto en el primer partido y un 59% en el segundo, donde además atacó más balones y con excelentes números en recepción, que arrojaron un 56% en el primer partido y un 72% en el segundo. Además, no fue el único ahorrador en el equipo IDEAL, ya que también aparece Manuel Parres entre los más destacados de la jornada, al situarse como el mejor central de la jornada con nueve bloqueos entre los dos partidos disputados.

En su salsa

En ese duelo en el Pabellón de Son Moix, el sevillano estuvo 'en su propia salsa', en el tipo de partido que más disfruta. «Yo creo que a mí y a todos los jugadores de voley; cuando llega el momento decisivo y clave de la temporada nos gusta estar bien, en forma y en ese 'berenjenal', así que estoy muy contento por ganar y por verme jugar así de nuevo».

Quería tener una prueba definitiva de la recuperación de su hombro y no hubo otra mejor. «Yo espero que sí, pero voy a seguir como vengo haciendo este último año, trabajando mucho en el gimnasio, mucha prevención, mucho ejercicio para el hombro, para mantenerlo siempre fuerte; la verdad que han sido diez sets muy largos en 24 horas prácticamente, lo que necesitaba para ver que está bien».

Las reacciones que ha provocado su MVP del primer fin de semana de semifinales han sido extraordinarias, lo que le ha recordado que es querido y admirado. «Lo agradezco mucho; no soy muy de redes sociales, tengo Twitter porque los amigos me lo exigían cuando estaba en el extranjero para ver las 'aventuras' por ahí, pero no uso nada de redes; sí que me lo han contado y que los amigos y compañeros me han escrito por WhatsApp felicitándome y todo esto me hace feliz, porque ha sido un periodo muy duro para mí por la lesión, por el tiempo fuera de la cancha, y es de agradecer que se acuerden cuando las cosas van bien y cuando van mal, porque también me han apoyado durante la recuperación», relataba el receptor del conjunto blanquiverde y es que, realmente, hizo un partido completo, echándose al equipo a la espalda.

Pero su experiencia le hace no 'dormirse en los laureles', ya que lo hecho por ahora no es nada definitivo. «Somos conscientes de que hemos sacado dos partidos muy importantes ante un equipo que todos hemos visto que juega a voley, que ha estado todo el año ahí arriba y repito que es evidente que hemos ganado dos encuentros importantísimos, pero no está nada hecho todavía, hay que ganar otro, y sí es verdad que tenemos la ventaja de jugar en casa, así que desde aquí invito a todos los aficionados a que hagamos un buen ambiente para intentar ganar el primero si es posible y cerrar la eliminatoria y que el equipo vaya a la final». En ese sentido, el de la afición, lo dejó claro. «Felicito a Mallorca por su afición».

Disfrutar del ambiente

Israel Rodríguez ha disfrutado también por ello. «La verdad es que ha sido bonito de jugar estando dentro de la cancha y supongo que desde fuera se vería también un gran espectáculo, así que, como he dicho antes, invito a todos los almerienses a que vengan el viernes y animen al equipo para estar en la final, como la afición de Mallorca, que ha estado magnífica en ese aspecto». Es más, se necesita de ese aliento porque hay un enorme adversario al que batir. «Lo hemos visto en los dos partidos, que en tres o cuatro sets íbamos por delante tres o cuatro puntos y se han puesto por encima y han ganado, así que es un equipo que no se rinde nunca, que pelea mucho en defensa y bloqueo y que es peligroso».

Para afrontar el asalto final tiene claro que «estar concentrados al cien por cien en todo momento, porque los pequeños detalles deciden estos partidos tan ajustados como los vividos». Si esa es una clave, la otra es la fuerza del grupo. «Se ha visto este fin de semana que la palabra mayúscula es 'Equipo', ya que prácticamente todos hemos participado en las dos victorias y en los deportes de equipo es muy importante que todos sean partícipes, que aporten aunque sea un granito de arena cada uno». En ese sentido, elogia la actitud de Slaught sobre lo que el propio Isra aporta. «Yo intento mostrarles a los jóvenes lo que yo creo que es el camino, qué hay que hacer para mejorar, y siempre es con esfuerzo».

Por eso, irá a más todavía. «Creo que queda todavía un poco más y de hecho aquí estoy, antes de la hora para trabajar más el hombro y llevarlo al 100%; todas las semanas va a un poquito más fuerte y mejor, y para eso no paro de trabajar, para llegar en el mejor momento al cien por cien». Por último, advierte de que «es una forma de que lleguen las victorias, porque no sólo se gana e sábado, el domingo o el viernes, sino que soy de los que piensa que se gana el partido desde el primer día del entrenamiento, ya que depende del trabajo de la semana lo que después salga en el partido». Sí, Israel quiere ser mejor jugador, como siempre busca, «a base de esfuerzo, entrenamiento y constancia, aprender dada día un poco más».

Fotos

Vídeos